La primera Navidad como madre

La primera Navidad como madre es un acontecimiento muy especial tanto para la madre como para el resto de la familia. Por ello, se pueden generar situaciones en las que el agobio invada las celebraciones y ocasione incomodidades, haciendo olvidar la ilusión de la Navidad, que se debe vivir con especial intensidad gracias a la presencia del primer bebé.

A continuación encontrarás algunos consejos para vivir la Navidad como madre primeriza:

Las celebraciones, mejor en casa

Si es posible, es mejor que el bebé esté en su entorno. Nada como su habitación y su cuna para conciliar el sueño cuando lo necesite. Pero, a veces, no es posible y hay que desplazarse a casa de los familiares, por lo que conviene que te dejen una habitación tranquila donde tu bebé pueda descansar. Esta tranquilidad es necesaria para él, ya que todo el mundo querrá cogerle y pasará de mano en mano sin saber por qué. Estas situaciones suelen alterar un poco a los bebés y, por eso, es recomendable que no olvides su peluche o juguete de apego para tranquilizarse y hacerle sentir seguro.

klim4

Ten paciencia

Salir de su rutina diaria es especialmente duro para los bebés y cuando están molestos no paran de llorar. Por tanto, si ves que llora con más facilidad, ha perdido la rutina y horarios de sueño, y darle de comer se convierte en algo difícil. Es normal que los bebés estén más irascibles. En la medida de lo posible, intenta mantener los horarios y procura que no falte la siesta a media mañana y a media tarde para que tu bebé se encuentre de mejor humor.

Evita que se asuste

Aunque a los niños les encanta la presencia de Papá Noel y los Reyes Magos, ten en cuenta que tu bebé es la primera vez que los ve y su indumentaria, por considerarla extraña, puede asustarle. De manera que conviene ir despacio, no acercarse demasiado al principio, observar su reacción y dejarle observar cómo actúan los otros niños con ellos.

Estimula sus sentidos con los adornos navideños

Los colores vivos y brillantes, y las luces parpadeantes fascinan a los bebés. Aprovecha la decoración del árbol de Navidad para estimular los sentidos de tu bebé. Y no te olvides de los villancicos, serán un gran estimulante.

Si ya gatea, evita el peligro

Revisa aquellos lugares de peligro, sobre todo si tu bebé ya gatea y puede llevarse cosas a la boca. Los bebés son grandes exploradores y muchos accidentes han tenido lugar precisamente en las celebraciones navideñas. Cuando hay tanta gente en las casas, es fácil que se caigan cosas y no nos demos cuenta. Vigila los pasos de tu bebé y eleva los objetos que consideres un peligro para que no pueda alcanzarlos.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más En Familia
Comentarios cerrados

Lea también

Formas positivas de decir NO a los niños

“No” es una palabra cargada de poder que muchas veces genera sentimientos negativos en los…