Los niños deberían comer menos alimentos hipercalóricos

648

¿Crees que para un adulto no es sano desayunar o merendar a diario una buena pieza de repostería? Entonces, ¿por qué se lo das a tu hijo?

Este podría ser un eslogan de una campaña publicitaria dirigida a los padres con el objetivo de mejorar la alimentación de sus hijos.

¿Quién ha dicho que los niños necesiten más grasas saturadas y transazúcares o aditivos en su dieta que un adulto? ¿Es que eso les ayuda a crecer mejor? ¿O crees que su organismo joven y sano puede con todo?

Son reflexiones que vienen a la mente a tenor de una investigación de la Fundación Española de la Nutrición (FEN) y la Fundación Iberoamericana de la Nutrición (FINUT) que concluye que los niños deberían reducir el consumo de alimentos apetitosos e hipercalóricos, pues muestran un alto consumo de productos considerados menos saludables.

La investigación ha sido publicada en la revista internacional Nutrients en el marco del Estudio EsNuPI (Estudio Nutricional en Población Infantil Española).

LEJOS DE LA DIETA MEDITERRÁNEA

Este estudio es el primero que explora los patrones de alimentación en niños españoles menores de 10 años de forma tan global, ya que que tiene en cuenta factores dietéticossociodemográficos y de estilo de vida.

Del trabajo se extrae la conclusión de que hay niños que siguen un patrón dietético saludable y próximo a la dieta mediterránea y otros que no.

  • Entre los que no siguen un patrón mediterráneo, el principal componente dietético de su alimentación son los alimentos hipercalóricos y apetitosos, con un consumo alto de azúcares y grasas. Estos niños consumen habitualmente bollería, repostería, alimentos precocinados o aperitivos.
  • En el polo opuesto están los niños que se alimentan mejor y que, según revela el estudio, casualmente son niños consumidores de leches infantiles enriquecidas. Estos niños presentaron un consumo más alto de frutasverduras, leche y productos lácteos y cereales.

A MEDIDA QUE CRECEN COMEN PEOR

Los autores del estudio observaron también que el consumo de alimentos poco saludables va aumentando con la edad.

Conforme pasan los años, comen más ultraprocesados y reducen el consumo de leche, verduras o frutas.

“A medida que los niños crecen, su exposición a alimentos procesados es mayor. Esto puede llevar a patrones dietéticos menos saludables”, explica el profesor Angel Gil, presidente de la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT) y Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular por la Facultad de Farmacia de la Universidad de Granada.

“La razón es que los procesados son más calóricos y más ricos en azúcares añadidos y grasas saturadas, y su consumo va en detrimento de los alimentos que realmente deberían componer la base de la dieta de los niños, como, por ejemplo, la fruta y la verdura, la leche y los productos lácteos o los huevos y cereales”, concluye.

A COMER BIEN SE APRENDE DE NIÑO

Es curioso observar que los niños que comen bien hasta los 6 añosabusan menos de los ultraprocesados a medida que crecen.

Pero los que comen mal van a peor. Y es que los hábitos dietéticos se adquieren en la infancia y pueden acompañarnos toda la vida si no le ponemos remedio.

Además, los alimentos hipercalóricos suelen ser apetitosos y generan cierta adicción, por lo que al niño y posteriormente al adolescente, cada vez le cuesta más prescindir de ellos.

“Los hábitos y patrones de alimentación que se establezcan en la infancia persistirán a lo largo de la vida y por eso es tan importante seguir trabajando en la educación nutricional de los niños y de sus padres”, asegura el profesor Gregorio Varela-Moreiras, Presidente de la Fundación Española de la Nutrición (FEN) y catedrático de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Farmacia de la Universidad CEU San Pablo.

LOS PELIGROS DE LA MALA ALIMENTACIÓN

El estudio de la Fundación Española de la Nutrición (FEN) y la Fundación Iberoamericana de la Nutrición (FINUT) alerta sobre el alto consumo de alimentos hipercalóricos en niños y se suma a otros que también llaman la atención sobre los riesgos de una alimentación desequilibrada en la infancia.

Según datos publicados por la AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) del Ministerio de Consumo, el exceso de peso afecta a más del 40% de los menores españoles de entre 6 y 9 años.

Y un niño con obesidad tiene más riesgo de desarrollar obesidad de adulto, que a su vez aumenta el riesgo de diabetesenfermedades cardiovasculares o cáncer.

Fuente: Saber Vivir

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

¿Qué beneficios tiene el magnesio para los niños?

Más de la mitad del magnesio presente en el organismo, se encuentraen los huesos y en los …