Animales en casa, ¿perjudican a mi bebé?

Son muchos los hogares en los que existe una mascota en casa. Pero, ¿y cuando también hay un bebé? No todos son inofensivos y algunos pueden contagiar alguna que otra enfermedad. Precisamente por ello, si este es nuestro caso, tendremos que extremar las precauciones en lo que a higiene y vigilancia del bebé se refiere.

Los animales en casa son valiosos compañeros para cualquier niño. Es más, existen diversos estudios que demuestran que los niños que han tenido mascotas se integran mucho mejor en el colegio y suelen tener menos problemas de adaptación social.

Amor y celos: mascotas y bebés

Pero, pese a este gran elogio, existen otros factores a tener en cuenta, sobre todo si nuestro bebé sólo cuenta con unos pocos meses de vida. En primer lugar, debemos aclarar que cada animal tiene su propia personalidad. Esto implica, por ejemplo, que nuestra mascota puede reaccionar de formas muy dispares ante la llegada del bebé.

De hecho, no seríamos los primeros que tienen que enfrentarse a los celos desproporcionados de un cachorrillo supuestamente «desplazado» por un recién nacido.En estos casos, la terapia de choque pasa siempre por extremar la vigilancia del tal forma que nuestra mascota nunca se quede a solas con el bebé en ninguna habitación de la casa.

Los animales pueden transmitir enfermedades

Otra cuestión muy importante son las enfermedades que pueden llegar a transmitir los animales en casa. Para evitar que nuestro bebé pueda llegar a contraerlas intenta tomar todas las precauciones posibles. Así, si en nuestra familia existen antecedentes alérgicos quizá sea prudente realizar algunas pruebas al niño con el fin de evitar sustos innecesarios. Del mismo modo, asegúrate de que tu mascota se encuentra convenientemente vacunada acudiendo a cada una de las revisiones que nos imponga su veterinario.

En casa, intentaremos extremar la limpieza e higiene al máximo. Ten en cuenta que la tendencia natural de un bebé de pocos meses es la de llevarse todo a la boca por lo que intentaremos mantener las cosas del niño lo más limpias y alejadas de nuestra mascota que nos sea posible.

Una preciosa mascota

Evita que vuestra mascota chupe bajo ningún concepto la cara o las manos del niño. Además, trata de limpiar con cierta asiduidad la carita y las manos del bebé, sobre todo cuando el niño haya acariciado al animalillo.

En cuanto a la comida de vuestro animal de compañía, procura no dejar restos de su comida por medio y limpia cuidadosamente los comederos después de su uso.

Por último, intenta guardar los juguetes de tu mascota en un lugar bastante inaccesible para el pequeño de tal forma que al niño le resulte muy difícil entrar en contacto con ellas. Y es que, aunque nos parezca mentira, una inofensiva pelotita o un mordedor para animales puede resultar muy peligroso en manos de un bebé explorador… sobre todo si además de gatear le encanta chupetearlo todo.

Consejos para cuidar de tu bebé con una mascota en casa

1. Prevención por comportamiento. Mientras el bebé sea muy pequeño procura que tu mascota esté lo más alejada posible del niño. Así podremos asegurarnos de que el animalillo no hace daño sin querer a nuestro hijo.

2. Prevención de enfermedades. Acude a las revisiones periódicas de tu mascota. Esta la única forma que tendremos de asegurarnos de que nuestro animal de compañía no puede transmitir ninguna enfermedad al niño.

3. Prevención de alergias. Ten especial precaución con las alergias. Si en nuestra familia existen antecedentes de este tipo no dudes en realizar algunas pruebas a tu bebé para evitar desagradables sorpresas.

4. Posibles celos. Si percibes celos en tu mascota no les dejes solos bajo ningún concepto. El animalillo podría reaccionar mal ante la presencia del bebé y terminar arañándole o mordiéndole.

5. Objetos de uso individual. Evita dejar las pertenencias de nuestro animal de compañía desperdigadas por la casa. Sólo si las guardamos convenientemente podremos estar completamente seguros de que al niño le resulta difícil acceder a ellas.

6. Esperar. Si aún no tienes una mascota, espera a que el niño sea más mayor. La edad ideal para introducir un animalillo en casa es a los tres o cuatro años de edad.

7. Evita que tu mascota juegue con las cosas del niño. Un sonajero o un mordedor pueden ser muy atractivos para un perrillo juguetó,n pero debemos tener en cuenta que más tarde ese mismo sonajero y el mismo mordedor se lo llevará a la boca nuestro pequeño con las consiguientes consecuencias.

Mi mascota preferida

GATO
Salud. Es imprescindible que el gato lleve un collar antiparásitos, así como que se le aplique la vacuna trivalente anual y una desparasitación trimestral.
Cuidados. No necesita estar encerrado, pero es fundamental que se le cambie la arena cada dos días. Si nuestro gato es de pelo largo tendremos que cepillárselo a diario.
Problemas. Está especialmente contraindicado para los alérgicos.

TORTUGA
Salud. Tendremos que llevarla al veterinario una vez al año y desparasitar periódicamente.
Cuidados. Dependiendo de si es de tierra o no necesitará un terrario o un acuario.
Problemas. Sobre todo si se trata de un ejemplar de gran tamaño, puede llegar a morder.

CONEJO
Salud. Con dos visitas al veterinario serán más que suficientes.
Cuidados. ¡Ojo con sus uñas! Si no se las cortamos periódicamente puede que termine arañando a alguien sin darse cuenta.
Problemas. Es muy difícil controlar el olor que desprende este animalillo.

PERRO
Salud. Será imprescindible que el perro lleve collar antiparásitos. Le aplicaremos una desparasitación cada tres meses, la vacuna trivalente y antirrábica.
Cuidados. Debemos de tener especial cuidado con el pelo que sueltan mediante el cepillado diario.
Problemas. Al andar por toda la casa es bastante difícil controlar lo que tocan, chupan o mordisquean.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Bebés
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Cómo criar a su bebé

Todos los bebés: Aman explorar el mundo que los rodea, así que tiene que cerciorarse de qu…