Mi bebé ya no duerme en su horario: ¿a qué se debe?

Mi bebé ya no duerme en su horario: ¿a qué se debe?

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

Una de las satisfacciones más grandes para los padres es lograr que el bebé duerma solo. Esta primera meta infantil se alcanza sobre los 6 -7 meses de edad en la mayoría de casos. Pero, en algunos hogares ocurre una situación desconcertante: el niño deja de seguir su rutina nocturna sin una explicación aparente. Como consecuencia, se debe re-enseñar al niño a retomar un horario indispensable para asegurar su descanso y desarrollo.

De acuerdo con expertos en comportamiento infantil, este hecho no tiene una única causa de origen. Las más comunes se presentan en diferentes etapas del crecimiento, sin que se conviertan en un riesgo para la salud del niño (a menos que ocurra durante varias semanas). También recalcan que si se sospecha de esta situación, lo más recomendable es visitar al pediatra del niño para solucionar el inconveniente antes de que se convierta en un hábito difícil de corregir.

En este artículo presentamos las causas más comunes de las alteraciones de la rutina en nuestros niños.

1. El bebé despierta y no recuerda cómo dormirse: el ciclo de sueño de los seres humanos está compuesto por fases que se repiten durante la noche. Aunque cuesta creerlo, al terminar cada una de ellas, nos despertamos durante unos pocos segundos y continuamos durmiendo. Sin embargo, si presentamos alguna incomodidad física o algo nos despierta, podemos pasar más tiempo de lo habitual despiertos.

En el caso del bebé, si siente calor o frío o moja su pañal, quizás lo note en el intermedio de estas fases. También si aprendió a dormir en brazos, querrá dormirse de la misma manera porque no recuerda o no ha aprendido a hacerlo solo.

2. Le asusta quedarse solo: una de las mayores contradicciones de aprender a dormir solo es que durante estos meses, comienzan a sentir ‘ansiedad por separación’. Es decir, se asustan cuando se alejan de la presencia de sus padres o sus cuidadores más cercanos. Cabe resaltar que solamente es una etapa que el bebé aprende a superar a medida que pasan ciertos días.

3.  Quiere jugar a deshoras: en caso de que el niño permanezca despierto o se despierte a altas horas de la noche con ganas de jugar, significa que durante el día no está gastando la energía suficiente. A veces se debe a que el niño descansa largo rato en la mañana o que necesita un nuevo ajuste en sus horarios.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Artículo original
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Cuidados en la cabeza del bebé recién nacido para evitar malformaciones

Cada vez son más frecuentes los bebés recién nacidos que presentan una malformación en el …