Conoce más sobre las infecciones por E. coli en bebés

605
Por: Redacción Pediatría y Familia

Las infecciones y molestias que puede causar la Escherichia coli, bacteria más conocida como E. coli, hacen parte de las condiciones más comunes que los pediatras diagnostican y tratan. Por eso, vale la pena aclarar -para quienes desconozcan la información- que este es un microorganismo que no solo se transmite por la comida. De manera equivocada, un buen número de personas cree que alimentos en mal estado o mal preparados son la única causa de una infección por E. coli.

Sin embargo, la bacteria también se transmite de la madre a bebé durante el parto o por contacto físico entre personas con E. coli. Debido a las múltiples vías de contacto, resulta importante tener en cuenta que la bacteria puede causar varias infecciones, siendo la septicemia y la meningitis las más grave de tratar. Desde la Asociación Americana de Pediatría, se realizan las siguientes recomendaciones para estar atentos a cualquier síntoma.

Signos de alerta en bebés y niños

Cuando un pequeño contrae la bacteria -aunque ésta reside en nuestro organismo-, si no tiene las defensas suficientes para combatirla, manifestará las señales de alerta de acuerdo con la condición a desarrollar. En el caso de la septicemia los síntomas iniciales serán: fiebre, apatía e irritabilidad, color amarillento en piel y ojos, diarrea y abdomen inflamado. Pero, en caso de ser una posible meningitis, el niño presentará: vómitos, fiebre alta o temperatura corporal muy baja y convulsiones.

Además, se debe tener en cuenta que la E. coli también puede provocar infecciones urinarias. Sobre esta última condición, los signos no difieren de una infección común. Es decir, el niño puede quejarse de dolor al orinar y aumento en el número de micciones.

¿Cómo puedo actuar si mi hijo tiene E. coli?

Ante una sospecha de infección por E. coli, el bebé o niño debe ser llevado al hospital. Se deben evitar al máximo los remedios caseros para controlar los síntomas, puesto que esto solo podría originar complicaciones. Ante los casos de septicemia o meningitis, los pediatras están preparados para detectarlas antes de que empeoren y así, darle al niño el tratamiento más adecuado que asegure su total recuperación.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Rebeldía de los niños a la hora de comer ¿Cómo evitarla?

La rebeldía de los niños a la hora de comer se hace muy presente cuando tu hijo comienza s…