Disquecia del lactante: el bebé no sabe cómo hacer caca

1,151

Las disquecia del lactante o falso estreñimiento es un malestar causado por la inmadurez del sistema excretor. Se presenta durante los primeros días o semanas del nacimiento, tanto en prematuros como en bebés nacidos a término. Aunque esto no representa ningún riesgo para la salud de los pequeños, es una molestia para los niños que la sufren.

El falso estreñimiento es la falta de coordinación del bebé con el sistema excretor. Es decir, cuando el bebé siente la necesidad de defecar pero en realidad, no lo hace. En el proceso, el bebé cierra el esfínter anal en vez de abrirlo para que sus desechos salgan del cuerpo. La frustración y la imposibilidad de hacer caca, causan en tu bebé episodios de llanto incontrolables. Contrario a lo que muchos padres creen, la disquecia no es estreñimiento.

Los niños que sufren esta molestia pueden defecar entre 6 – 10 veces al día con deposiciones blandas y suaves, iguales a la de la mayoría de bebés. En cambio, los bebés que sufren de estreñimiento, sus deposiciones son duras, secas y difíciles de eliminar. En el estreñimiento, el factor más influyente es la variedad y cantidad de alimentos que el bebé consume.

¿Cómo identificar si mi hijo sufre de disquecia del lactante?

Puedes saber si tu hijo sufre de disquecia con estas dos señales:

1. Notas que tu bebé se coloca en posición para defecar y realiza todos los movimientos que indican que está listo para hacerlo. Al cabo de unos minutos, el bebé estará enrojecido y llorando porque no logra su propósito. Si abres el pañal en ese momento, observarás que el ano del bebé estará completamente cerrado.

2. Cuando el bebé logra hacer sus deposiciones, te llamarán la atención porque serán muy blandas y casi líquidas, un signo que se confunde con diarrea.

Ante un caso de disquecia, no debemos alarmarnos. Esta molestia desaparece por sí sola cuando el bebé aprende a relajar sus esfínteres, de acuerdo  con su necesidad, y el sistema excretor alcanza su maduración. El proceso no se acelera o desacelera según la cantidad de leche que tome el bebé durante el día.

Sin embargo, si crees que el malestar del bebé solo aumenta y le causa mucho dolor, consulta a tu pediatra para que te de los mejores consejos para tu caso en particular.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

¿Cuándo debo llevar a mi hijo al dentista por primera vez?

Por: Redacción Pediatría y Familia Hace ya algunos años, los pediatras recomendaban a los …