Estos son los cuidados del recién nacido en casa

Redacción Pediatría y Familia

Cuando un recién nacido llega a casa, a pesar de las asesorías de los padres de médicos y enfermeros, a la hora de enfrentarnos en nuestra vida cotidiana con sus cuidados puede resultar abrumador. Por una parte -especialmente en caso de ser padres primerizos- está el miedo latente sobre el éxito en todas las labores como estrenados padres. Pero por otra, se encuentran los temores asociados a la vida cotidiana y a la seguridad básica que debemos proporcionar al bebé.

Para adquirir más confianza en nosotros mismos, es vital escuchar con atención a los profesionales de la salud y sus consejos. No quiere decir que se deban seguir sus instrucciones al pie de la letra, pues cada familia es un mundo diferente de costumbres y hábitos, pero si facilitarán a nosotros la resolución de nuestras propias dudas. Lo que se debe tener siempre en cuenta es que el niño es frágil y requiere de ciertas atenciones.

¿A qué aspectos debo prestar atención?

Recuerda que durante los primeros días, los médicos recomiendan e incluso prohíben bañar al bebé. Esto se debe a que la capa que los recubre en el útero hasta el nacimiento, conocida como vérnix le ayuda al pequeño a regular su temperatura, a hidratar su piel y evita que varios patógenos entren en contacto directo con su cuerpo. Además, al ser una sustancia natural, el cuerpo del bebé la absorbe poco a poco después de nacer.

También no te preocupes si notas que tu bebé pierde peso. Los médicos afirman que esto es un cambio totalmente normal. De acuerdo con datos de especialistas, los recién nacidos pierden el 7% de su peso corporal mientras se habitúan a su nuevo régimen de alimentación con leche materna.

Por supuesto, dentro de lo más importante se encuentra el correcto cuidado del cordón umbilical.  En caso de que lo hayas olvidado, nuestro ombligo es la cicatriz que dejó la unión a nuestras madres. Al momento del parto, los profesionales de salud cortan al cordón que unió a tu bebé contigo y colocan sobre el muñón, una pinza plástica.

Esta pinza debe quitarse obligatoriamente a las 24 horas del nacimiento, con el fin de evitar una infección. Aunque el cordón umbilical se desprende por su cuenta -entre los días 3 y 12-, debemos mantener limpia el área de la herida y cubrir con una gasa previamente untada con alcohol, para acelerar el proceso. En caso de que este vendaje se ensucie, se manche o se caiga, debe repetirse la limpieza de la herida y cubrir de nuevo.

Para no olvidar:

-El bebé puede tomar su primer baño cuando cumple la primera semana. Lo ideal es bañar al pequeño en una bañera pequeña en la que se pueda sentir seguro y cómodo. La temperatura del agua no debe ser mayor a 36°c y el jabón debe ser con pH neutro o especial para esta etapa del bebé.

-Lava tus manos muy bien antes de tocar o acariciar al pequeño. Durante los primeros días, el organismo del bebé comienza su adaptación al mundo exterior. Sin embargo, su sistema inmunológico no está todavía preparado para combatir infecciones y virus.

-No expongas al bebé al sol. En los recién nacidos, la piel es un órgano muy delicado que puede manifestar alergias o irritaciones con facilidad. Ten en cuenta que a esta edad, el uso de bloqueadores no está permitido así que no puedes prevenir el contacto del niño con los rayos UV y sus consecuencias negativas a futuro.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Bebés
Los comentarios están cerrados.

Lea también

12 señales para reconocer el autismo, según la edad del niño

Es importante que el autismo se detecte a edades tempranas (durante los 3 primeros añ…