Esta es la razón por la que el bebé pone su mano en tu boca mientras lo alimentas: Winnicott

169

Donald Woods Winnicott, psicoanalista y pediatra inglés, propuso diferentes teorías a lo largo de su vida que resultaron muy interesantes para las diferentes ciencias, especialmente la psicología. Al igual que otros psiconoanalistas, Winnicott contaba con el interés de conocer los procesos y los fenómenos presentes en la constitución, desarrollo y funcionamiento que ocurren en el psíquico de las personas, yéndose por una rama aún más interesante como lo es la pediatría.

Esta rama es lo que caracterizó las investigaciones realizadas en vida, puesto que la mayoría de sus trabajos giraban en torno a las madres y sus bebés, de manera que en algún momento llegó a explicar qué es la mutualidad y cómo es percibida por los más pequeños.

Mutualidad, ¿qué es?

No hay nada más seguro y placentero para los bebés que estar en el regazo de su madre. Se intercambian las miradas y algunas caricias. El niño es consciente de que su mamá hace algo por él, como darle calidez, amamantarlo, brindarle afecto, alivio, etc., y con el paso del tiempo el bebé siente la necesidad natural de retribuirle algo por todo lo que recibe, de ahí que quiera poner su mano en nuestra boca, en señal de darnos algo.

A este pequeño gesto, le conocen como mutualidad o identificación cruzada y es fundamental para el inicio de una vida social saludable.

Un punto crucial que menciona Winnicott, es la necesidad del niño por crecer y desarrollarse en un ambiente óptimo, que le brinde estabilidad. Este primer ambiente, por supuesto, es el ambiente del hogar junto con su madre. Para esta primera etapa, el autor recomienda algunas tareas y disposiciones mentales que debemos tener en cuenta para un sano crecimiento del niño.

  • Holding: Es la capacidad de sostener emocionalmente al niño en todos los momentos y en los estados por los que pueda atravesar la afectividad e impusividad.
  • Handling: Hace referencia a los soportes y cuidados que requiee el niño. Menciona que debemos estar atentas a las necesidades que manifieste; de esa manera le estás dando a entender lo que él significa para ti y cuánto lo quieres, aún con lenguaje no verbal.

Cuando una madre por alguna u otra razón se encuentra deprimida o cansada, el bebé es capaz de reconocer esa carga emocional e impacta negativamente en las experiencias que pueden tener juntos, no hay sintonía y se puede sentir incómodo. De ahí la importancia de poder pasar ratos agradables con ellos, por pequeños que sean.

Fuentes consultadas: bbmundo, Centro Psicoanalítico Madrid (CPM)

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Lactancia en tándem: ¿es sano amamantar a dos bebés al tiempo?

Las mujeres pueden quedar embarazadas cuando aún están alimentando a su bebé. Varios mitos…