Las diferencias en el cuidado de bebés prematuros

719

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

Durante la gestación, una de las preocupaciones más comunes es la posibilidad de tener un parto prematuro, pues tanto padres como médicos están conscientes de los riesgos y consecuencias que implican. En el caso de los bebés prematuros, los cuidados y las consecuencias futuras en su salud dependerán en gran parte de la semana en la que nazca.

Para facilitar la comprensión de este artículo, se debe tener en cuenta que los bebés que se consideran prematuros son aquellos nacidos antes de la semana 37. Es decir, desde que un embarazo llega -en términos de medicina- a término. Sin embargo, no todos los bebés prematuros deben recibir los mismos tratamientos pues todo depende de la inmadurez de sus órganos y sistemas al momento de su nacimiento.

En el grupo de bebés prematuros se encuentran los ‘gran prematuros’, que son los niños nacidos desde la semana 25 de gestación.

Semanas 23 – 25:

Estas semanas son llamadas ‘límite de viabilidad‘ porque las esperanzas de vida del pequeño están condicionadas a varios factores. Desde la semana 25, las posibilidades de sobrevivir aumentan sin presentar secuelas graves en su futuro.

Semanas 26 – 27:

Una de las consecuencias inmediatas del nacimiento en estas semanas, es la imposibilidad de regular la temperatura corporal a causa de la inmadurez de la piel y la falta de grasa en el cuerpo. Además son bebés que no pueden lactar porque no han desarrollado el reflejo de deglución y tienen un su sistema gastrointestinal que no está desarrollado completamente. En estos casos se alimentan a los bebés con una sonda para que se fortalezcan. A veces se presenta una afección ocular llamada retinopatía con secuelas que generalmente necesitan tratamiento durante un largo tiempo.

Desde que nace un bebé prematuro, los especialistas cuentan cada día sin complicaciones como una victoria del bebé. A medida que va creciendo, las dificultades de salud se van superando sin graves consecuencias en la evolución de su salud y de su organismo.

Bebés prematuros desde la semana 35

Los niños que nacen desde la semana 35 se consideran como prematuros tardíos. Se llaman así porque son neonatos que han cumplido casi en su totalidad, el ciclo de un embarazo normal. De ahí que no presenten complicaciones de salud que puedan comprometer su vida o que necesiten de un extenso tiempo en el hospital antes de que puedan llegar a su hogar.

En ocasiones, los bebés que nacen desde esta semana suelen presentar trastornos relacionados con el lenguaje, el aprendizaje, el desarrollo de su memoria o dificultades en la evolución de su motricidad.
En la mayoría de casos, estos bebés se recuperan con un adecuado tratamiento y la detección temprana de este tipo de patologías.

Lo más importante al recibir un bebé prematuro es manifestarle todo el amor de su familia, el deseo de compartir con él y los deseos de su recuperación pronta. Está demostrado que los bebés responden positivamente a las manifestaciones de afecto, recuperándose velozmente.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Reflujo gastroesofágico en los bebés

El reflujo gastroesofágico, también conocido como bocanadas de leche, afecta a los bebés, …