Papilla hecha en casa vs. papilla comercial: ¿cuál es la más nutritiva?

Investigadores se dieron a la tarea de demostrar qué grupo aporta más beneficios.

Cuando tu hijo comienza el sexto mes de vida, se hace cada vez más importante la necesidad de realizar los primeros cambios en su alimentación. O mejor conocido como alimentación complementaria, una etapa en la que el bebé descubre nuevos sabores, colores, olores y texturas. Sin embargo, es natural que te preguntes si es mejor alimentarlo con papillas caseras o con papillas comerciales.

Para resolver esta duda, un equipo del Departamento de Nutrición y Estudios de Alimentos de la Universidad George Mason (Estados Unidos) y de la Escuela de Dietética y Nutrición Humana en conjunto con el departamento de pediatría de McGill University (Canadá) se dedicó a averiguar si el tipo de comida en realidad interfería con el peso, la talla y el tipo de dieta a la que se acostumbraban los niños.

Entonces, se llevó a cabo un riguroso seguimiento a 65 bebés de 6, 9, 12 y 36 meses de edad. Los pequeños fueron agrupados en tres categorías -según el método de preparación de alimentos-:

– los bebés que consumían fruta, carne y/o verduras preparadas en casa
– los bebés que consumían productos comerciales (papillas)
– los bebés que consumían alimentos con ambos tipos de preparación.

Luego, rastrearon durante 9 meses las variaciones en la ingesta de calorías y nutrientes entre uno y otro grupo.

Las conclusiones del estudio, que fue recientemente publicado en la revista International Journal of Obesity, revelan que si bien no se encontraron diferencias significativas en el crecimiento, los bebés que son alimentados exclusivamente con comida casera acumularon menos grasa corporal en comparación con aquellos que fueron alimentados con productos comerciales.

Como importante dato adicional, los investigadores revelaron que los pequeños que se alimentan con comida casera, aprenden a aceptar e incluir mayor diversidad de alimentos, pues su paladar se desarrolla gracias a las diferentes texturas y sabores que les brindan. Esto permite que la creación de hábitos alimenticios saludables sea un proceso exitoso desde la primera infancia.

«Los resultados podrían influir en la prevención de la obesidad y las enfermedades crónicas asociadas con las malas elecciones alimentarias», dijo la autora principal, doctora Elise Mok, del Instituto de Investigación del Centro de Salud de la Universidad McGill y el Hospital de Niños de Montreal.

Algunas recomendaciones para tener en cuenta:

Nutricionistas infantiles y pediatras de la clínica de la Universidad de La Sabana, respondieron algunas de las inquietudes de los padres que quieren brindar comida casera a sus bebés. En este artículo presentamos varias que te pueden ser muy útiles.

¿Cuáles son las verduras que no son adecuadas para los bebés y por qué?

No hay ninguna restricción en cuanto al suministro de verduras en los bebés. Pero, no deben dar a los bebés verduras crudas antes del primer año de edad y mantener estrictas prácticas de higiene y manejo de alimentos.

Es preferible dar las verduras en forma de cremas o puré. Para ello, se pueden utilizar algunas como la zanahoria, la acelga, la habichuela, entre otras. Estas pueden cocerse el mínimo de tiempo necesario para alcanzar la consistencia que se requiere. Lo ideal es dar una verdura verde y una amarilla cada día. 

¿En qué momento el bebé puede comer alimentos sólidos?

La consistencia de los alimentos se debe ir aumentando gradualmente conforme crece el niño, lo que estimula el desarrollo de la coordinación mano – boca, la masticación y fortalece músculos implicados en el desarrollo del lenguaje. El bebé puede comer papillas, purés y alimentos semisólidos a partir de los 6 meses de edad. A los 8 meses, la mayoría de niños también pueden consumir alimentos que se pueden comer con los dedos. A los 12 meses, la mayoría de los niños puede consumir los alimentos familiares de consistencia sólida.

Deben evitarse los alimentos que puedan causar que los niños se atoren o atraganten (es decir, alimentos cuya forma y/o consistencia implica el riesgo de que pudieran bloquear la tráquea, por ejemplo nueces, uvas, zanahorias crudas, palomitas de maíz, etc.).

¿A qué edad puede empezar a comer proteínas?

Cuando el bebé cumple los 7 meses o se acerca a esta edad, pueden dar inicio a la introducción de estos alimentos en forma de puré, pues son alimentos fuente de hierro, vitaminas del complejo B y vitamina A. Antes de de iniciar el proceso, se recomienda revisar el antecedente de alergias familiares al comer pescado. En estos casos, se deben seguir las indicaciones nutricionales entregadas por el médico tratante o el nutricionista.

¿Se puede utilizar aceite en la preparación de los alimentos del bebé?

Es muy importante proveer dietas con un contenido adecuado de grasa. Se deben evitar preparaciones con alto contenido de grasa y buscar siempre dar una alimentación natural, baja en sal y en condimentos.

¿Cuándo puedo darle frutas a mi bebé?

Se puede iniciar desde el sexto mes con frutas como mango, papaya o granadilla, luego utilizar frutas carnosas como banano, pera, durazno, manzana. Es conveniente darlas crudas, bien lavadas y simplemente licuadas o maceradas, para evitar la pérdida de vitaminas con la cocción. Se recomienda retirar las semillas de las frutas especialmente en el primer año de vida.


Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Bebés
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Amamantar a tu bebé previene el cáncer de mama

En ocasiones la lactancia materna podría disminuir el cáncer de mama. Al respecto, Armando…