La razón por la que los bebés sonríen mientras duermen

La razón por la que los bebés sonríen mientras duermen

Qué nos dice la sonrisa de un recién nacido.

Si hay algo con lo que a cualquier padre se le cae la baba es con la sonrisa de su hijo, algo que nos relaja y, a su vez, nos hace sentir una felicidad plena. Cuando este acto que realizan los recién nacidos se manifiesta mientras están durmiendo, las especulaciones no tardan en aparecer. ¿Sueñan los bebés? ¿Tienen pensamientos positivos y/o negativos durante su descanso? ¿Por qué se dibuja en su cara esta gesto tierno? ¡Te contamos por qué los bebés sonríen mientras duermen y cómo evoluciona dicha sonrisa según van creciendo. 

¿Por qué sonríen los bebés mientras duermen?

La sonrisa, junto con el llanto, son dos mecanismos de comunicación de los más pequeños de la casa. Una situación muy particular en la sonrisa de los bebés es el hecho de que en los primeros días de vida fuera de útero puede observarse que sonríe cuando está dormido, generándose inquietudes sobre el motivo de esta sonrisa.

Algunas respuestas comunes en el seno familiar se orientan a que ‘está soñando con algo bonito’, ‘sueña que aún está en el útero’, ‘sueña con su ángel de la guarda’, ‘sueña con papá Dios’. Dentro de lo que se conoce como literatura pediátrica nos podemos encontrar referencias con términos como ‘primera sonrisa’, ‘sonrisa del sueño’, ‘sonrisa de los ángeles’ o ‘sonrisa angelical.

Efectivamente, la sonrisa es una contracción facial que se forma a partir de los movimientos de los músculos que rodean los ojos y la boca para expresar una sensación placentera. Sin embargo, en los recién nacidos, esta sonrisa mientras duerme es un acto reflejo, involuntario y sin ninguna intención expresa de comunicar algo o agradar a quien lo esté viendo en ese momento. Puede aparecer en ciclos de 60 –90 minutos después que el bebé haya conciliado el sueño, en el instante que su cuerpo está relajado, pero hay una intensa actividad en el sistema nervioso central.

Puede darse, incluso, desde las últimas semanas dentro del vientre materno, conocido como sonrisa fetal (ecografías o ultrasonidos realizados a embarazadas, a partir de los siete u ocho meses de gestación, confirman la presencia de expresiones faciales de sonrisa en el feto). Esta actividad tampoco es consciente, es un reflejo automático de sus músculos.

Estudios científicos han determinado que el ser humano comienza a almacenar recuerdos en su memoria desde que está en el útero de la madre, por lo que no es descabellado pensar que estas sonrisas, involuntarias y sin ninguna intención, puedan deberse a sensaciones de bienestar vividas en el vientre de mamá o en el momento presente, como sentirse limpio, satisfecho en su alimentación y en descanso placentero, por lo que debemos tomarlas como indicador de que el bebé se siente bien.

De lo que sí no hay duda es de la felicidad y el placer que otorga a los padres ver en sus bebés esas primeras sonrisas, por lo que este hermoso gesto debe disfrutarse al máximo.

Cómo estimular la sonrisa de los bebés

A medida que el pequeño va creciendo, cerca del primer mes, la sonrisa deja de ser un movimiento involuntario y también se da cuando está despierto, comenzando a ser respuesta a estímulos externos, como sensaciones táctiles (cosquilleo), visuales (las caras de papá y mamá o las personas cercanas) o sonidos agradables (voces en voz baja o música) e iniciando así otras etapas de su sonrisa, con diferentes motivaciones.

Desde ese momento, la sonrisa del bebé pasa a tener otra connotación y se convierte en una sonrisa ‘social’ que comienza a ser utilizada como mecanismo de comunicación consciente y voluntaria.

Esta sonrisa debe ser estimulada con juegos, juguetes y objetos de su interés y, sobre todo, es muy importante que esta sonrisa reciba una respuesta de parte de sus padres y de quienes estén a su lado, de manera que fortalezca su confianza, se vaya convirtiendo en un medio de comunicación afectiva con su entorno y se refuerce en su conducta el buen humor, contribuyendo a su desarrollo psico social.

Estos cambios en las primeras sonrisas del bebé son muy significativos, ya que nos indican el funcionamiento normal de su cerebro, de manera que se debe estar muy al pendiente en este comportamiento y ante cualquier duda, llevar al bebé a que sea valorado por su pediatra.

Guía Infantil | Andrea Cardozo

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Bebés
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Cómo aliviar el dolor de los primeros dientes del bebé

El inicio de la dentición infantil, es un momento muy especial para los padres, pero sin d…