Vacunación y Embarazo

José F. Cordero, MD, MPH

Patel Distinguished Professor of Public Health Chair, Department of Epidemiology and Biostatistics College of Public Health University of Georgia

«»»»El embarazo es un tiempo muy especial y es cuando más nos preocupamos por evitar cualquier exposición que pueda afectar al bebé y asegurarnos de que el bebé nazca sano.  Por eso, el cuidado prenatal temprano, la buena nutrición y el ejercicio óptimo, son importantes.  Cuando pensamos en vacunas lo usual es pensar sobre las vacunas previas al embarazo o después del parto.

flip front_content=»Antes del embarazo » front_bg=»#349bd4″ front_txtc=»#fcfcfc» back_content=»Es de suma importancia la vacuna contra el sarampión alemán antes de que comience el embarazo ya que su efectividad mayor estriba en proteger al bebé de tener defectos congénitos que pueden ser muy serios tales como sordera, cataratas y defectos del corazón.» back_bg=»#349bd4″ back_txtc=»»

flip front_content=»Después del embarazo » front_bg=»#ee4580″ front_txtc=»#fcfcfc» back_content=»Una vacuna que se utiliza después del embarazo es la inmunoglobulina de Rh la cual se administra a madres que son Rh negativas para proteger contra la sensibilización hacia el Rh positivo lo cual conlleva complicaciones para el bebé en futuros embarazos.» back_bg=»#ee4580″ back_txtc=»»

flip front_content=»Vacunas durante el embarazo » front_bg=»#349bd4″ front_txtc=»#fcfcfc» back_content=»Existen dos vacunas para la mujer embarazada y su bebé, la vacuna de influenza y la de tosferina. La vacuna de influenza se recomienda a toda mujer que vaya a estar embarazada durante la temporada de influenza, los meses desde octubre hasta mayo de cada año. La vacuna contra la tosferina es una nueva adición a las recomendaciones de vacunas para adultos ya que este grupo es una de las fuentes más importante de transmisión de esta grave enfermedad a niños pequeños.» back_bg=»#349bd4″ back_txtc=»»

¿Qué necesitamos saber sobre la influenza en el embarazo?

La influenza en el embarazo es una infección muy seria tanto  para la madre embarazada como para el bebé. Cuando pensamos en una madre joven, consideramos que por su edad y buena salud tiene buena protección contra la influenza.  Sin embargo, los cambios en la inmunidad que ocurren típicamente durante el embarazo hacen más susceptible a la embarazada hacia complicaciones graves y hasta la muerte. Se estima que una mujer embarazada de unos 20 años tiene un riesgo de complicaciones y muerte por influenza, uno tan alto como las personas de 65 años o mayores, el grupo más susceptible a esta condición.

La influenza también puede afectar al bebé durante el embarazo. Un ejemplo es la fiebre alta que ocurre en la madre con la infección con influenza en la gestación puede causar defectos congénitos serios tales como la espina bífida y otros.  La influenza en el segundo y tercer trimestre también aumenta el riesgo de un parto prematuro. Se ha observado que cerca  de 1 de cada tres madres con influenza en embarazo tiene un bebé prematuro que requiere admisión en la unidad de intensivo neonatal. El nacimiento prematuro y sus complicaciones son una de las causas principales de muerte en el primer mes de vida en Puerto Rico y en la mayoría de países en el mundo.

“La posibilidad de morir de un recién nacido infectado con influenza es cerca de 10 veces mayor que de aquellos no infectados.  Por otro lado, los estudios demuestran que las madres vacunadas durante el embarazo reducen en cerca de un 65% el riesgo de las infecciones severas en el bebé y de morir en los primeros 28 días de nacido.”

¿Por qué es necesaria la vacuna contra la tosferina durante el embarazo?

La tosferina es una condición que puede ser muy severa o mortal para los infantes de menos de seis meses y es causada por una bacteria llamada “Bordetella pertussis” y su síntoma principal es la tos violenta e incontrolable que puede durar una seis semanas. En recién nacidos la tos puede ser tan severa que puede llevar a la asfixia y al sangramiento cerebral.  Los infantes menores de  seis meses están en alto riesgo de tosferina ya que no tienen inmunidad propia y más aún los bebés de menos de dos meses ya que la vacunación contra la tosferina comienza a los dos meses y la protección es más certera luego de tres dosis las cuales se completan a los seis meses de edad.

En los Estados Unidos la gran mayoría (90%) de las muertes por tosferina ocurren en infantes menores de seis meses.  El contagio de estos viene en su mayoría de adultos con la condición ya que hasta hace unos años no existía vacuna eficaz contra la tosferina para adultos y ese grupo representaba una gran fuente de transmisión de la enfermedad.  La mejor forma de proteger los infantes en sus primeros seis meses de vida es que la madre se vacune entre las 27 y las 36 semanas de gestación contra la tosferina utilizando la nueva vacuna llamada Tdap (tétanos, difteria y tosferina para adultos). El otro aspecto importante es que los adultos que rodean al nuevo bebé también esté vacunados.  Esto incluye a los padres, abuelos, hermanos y hermanas además de los cuidadores de bebés.   Esto provee un anillo de protección al bebé que no puede ser vacunado ya que no tiene la edad pero si tiene un gran riesgo de complicaciones graves si no está vacunado.   En resumen, la vacunación durante el embarazo es de gran importancia y la mejor forma de proteger tanto a la madre como al bebé frente a enfermedades muy serias que pueden ser fatales.  Aseguremos un embarazo y un nacimiento saludable mediante la vacunación contra la influenza y la tosferina.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Cuidado Prenatal
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Anomalías de los riñones se pueden detectar durante la gestación

La incorporación rutinaria de sonografías en el manejo del embarazo, ha ocasionado un aume…