A quien prefiere más su hijo, ¿a mamá o a papá?

628
A quien prefiere más su hijo, ¿a mamá o a papá?

Algunos padres se preguntan alguna vez si sus hijos quieren más a sus padres que a sus madres, pero, tome en cuenta que es una pregunta que nunca se les debe formular a ellos para saber la respuesta.

Los niños no tienen que sentir nunca la disyuntiva de pensar la respuesta de si quieren más a un padre o una madre, porque no importan las circunstancias que estén pasando, ellos siempre querrán a ambos.

Hay padres que piensan que puede que ellos mismos sean el favorito de sus hijos o quizá sus parejas. Puede haber preferencias, pero a la hora de querer a uno o a otro, las preferencias suelen difuminarse y existe amor para ambas de una forma u otra.

Igual que los niños deben sentirse amado por ambos padres, ellos también deben amarles para poder sentir un buen equilibrio emocional.

Pero aunque un niño quiera igual a su padre o a su madre, puede haber preferencias por uno o por otro y esto es totalmente normal. Igual que a veces los padres pueden tener a un hijo favorito aunque quieran a todos los hijos por igual, a los niños les sucede algo parecido con sus progenitores.shutterstock_313253813

Todas las personas pueden tener preferencias por aquellos con los que tienen más facilidad de comunicación, que son más simpáticos y que en definitiva se sienten mejor estando al lado de esa persona.

Que un niño tenga preferencias por un padre no significa que quiera menos al otro, simplemente significa que con un padre determinado puede suplir unas necesidades emocionales que van más allá de las palabras y que con el otro progenitor no lo consigue de la misma manera.

La realidad es que las preferencias por el padre favorito pueden cambiar con el tiempo y dependerá de la situación y de la relación que se tenga con los hijos. Este tipo de favoritismo que pueden tener los niños con sus padres es algo inofensivo y el otro padre no se debe sentir mal por la preferencia, y ni mucho menos usar este tipo de situación para manipulaciones emocionales.

Lo que resulta importante es que los padres entiendan que no hay ningún padre que sea favorecido o el finalista, el amor de un hijo no es una competición. Sólo es necesario trabajar las emociones en casa para conseguir que el niño pueda sentirse tranquilo y amado por ambos progenitores por igual y que no deben existir comportamientos tóxicos o inadecuados para ‘ganarse’ más amor del niño.

Tomado de Guia Infantil.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Temores del papá primerizo

Cuando se conoce la noticia de un embarazo, la mayoría de las personas piensa en mamá, en …