El soplo de corazón en niños es muy frecuente, según cardiólogo pediátrico

Servicio de Noticias de Pediatría y Familia.com

Entrevista a: Dr. Enrique Carrión Vargas, cardiólogo pediátrico

E

l 90 por ciento de los niños desarrolla algún tipo de soplo de corazón a lo largo de su vida. Lo que va a determinar el riesgo y si requerirá cirugía, es la ubicación del mismo, estableció el cardiólogo pediátrico Enrique Carrión Vargas.

El especialista definió el soplo como una vibración que se escucha en el latido del corazón y que obedece a cambios en presión que ocurren en el corazón debido a diferentes causas “y que alarma a cualquier médico y también a cualquier paciente”. Sin embargo, si se trata de un soplo funcional de baja frecuencia, de grado uno a grado dos, es menos riesgoso.

Humira 300×250

A mayor número en esa escala, significa que el soplo es más fuerte, mencionó el catedrático de la Escuela de Medicina de la Universidad de Puerto Rico.

El soplo funcional de baja frecuencia puede que no sea escuchado en todo momento, por lo que es importante auscultar al paciente con el estetoscopio mientras está de pie, sentado y acostado, detalló Carrión Vargas, quien tiene consultorio en el Manatí Medical Center.

“Hay veces que se escucha cuando está sentado, y cuando el paciente se acuesta, desaparece. O al mover el cuello, desaparece. Tiene que ver con el cambio en gravedad”, mencionó el galeno, quien dijo que muchas veces los médicos no los detectan.

Mencionó que un estudio realizado hace cerca de 20 años sobre la detección de un defecto interatrial con estudiantes de medicina, residentes y pediatras expuestos a un paciente con ese tipo de soplo, reveló que la mayoría falló. 

Al detectar la anomalía, hay que verificar si hay variación en la estructura del corazón, como una válvula más estrecha de lo normal, o que no cierre o no abra bien, que impida que la sangre fluya con la presión adecuada. La turbulencia que crea es definida como soplo, indicó Carrión Vargas, uno de los pocos especialistas en la disciplina que hay en Puerto Rico.    

Otro ejemplo de soplo es un orificio o filtración entre las cavidades del corazón.

Un niño en etapa preescolar o escolar puede desarrollar un soplo funcional, lo cual no afecta sus actividades cotidianas ni su funcionamiento. Pueden practicar deportes. Sin embargo, un soplo en un recién nacido es de más cuidado, advirtió el intensivista pediátrico.

“Implica que hay que evaluarlo para saber si es reflejo de una condición congénita cardíaca que requiera una cirugía de corazón abierto o expandir una válvula que estrecha u obstruida, un huequito que haya que tapar. Eso iría acompañado de otros signos de los que el médico se da cuenta al momento de examinarlo, como que le falte oxígeno en la sangre y se ponga cianótico, moradito”, detalló el médico graduado del Medical College of Virginia.      

Mareos y desmayos podrían ser síntomas de un soplo. No hay medicamentos para el soplo y los funcionales pudieran desaparecer con el tiempo. Sólo se utiliza cirugía para los casos determinados.

   

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Manatí Medical Center
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Posicionado el Manatí Medical Center en servicios de pediatría para todo Puerto Rico

Servicio de Noticias de Pediatría y Familia.com Entrevista a: Dra. Marilyn Toledo, directo…