La importancia de realizar análisis químicos a los niños

Servicio de Noticias de Pediatría y Familia.com

Entrevista a: Dra. Janice Crespo Salgado, nefróloga pediátrica

L

a nefróloga pediátrica Janice Crespo Salgado destacó la importancia de realizar análisis químicos a los menores cuando se van a realizar pruebas de sangre como el CBC, ya que ayuda a detectar a tiempo condiciones del riñón y evita eventuales complicaciones que pudieran requerir hemodiálisis y hasta trasplante.

“Yo le recomiendo a los pediatras que ya que los van a pinchar, aprovechen para hacerles también las químicas”, dijo la doctora, quien mencionó además, que “con una simple muestra de orina se puede notar si hay presencia de proteína o sangre en la orina”, lo que también es un aviso de que algo no está bien, dijo la doctora con práctica en el Manatí Medical Center.

Humira – 300

Crespo Salgado subrayó la importancia de las pruebas que pudieran reflejar problemas del riñón en su etapa temprana, ya que generalmente son detectadas en su estadío tres en adelante, lo cual se considera avanzado.

Otras condiciones son de carácter congénito, por lo que ha atendido pacientes son reflujo de orina bien severo, riñón hipoplástico, es decir, con malformación, o algún tipo de situación con las válvulas posteriores.

La especialista, quien dijo que actualmente en la Isla hay cerca de 24 casos de niños con enfermedad crónica del riñón, destacó que “es importante que los pediatras monitoreen la presión arterial, porque puede ser síntoma de que hay algún problema en el riñón”. Resultados irregulares de hemoglobina, como la anemia, si hay deformaciones en los huesos o se ve un crecimiento lento, pudieran ser señales de que hay mal funcionamiento del riñón, alertó.

Y advirtió que es importante detectar cualquier problema de esa índole a tiempo, ya que “a medida que las condiciones van avanzando, los riñones dejan de funcionar”, lo que requeriría diálisis peritonial, en los casos de bebés e infantes a quienes se les coloca una cánula en el abdomen, o hemodiálisis, recomendada para niños de dos años en adelante y adolescentes. Los pacientes que existen en Puerto Rico en estos momentos reciben una de estas dos modalidades de diálisis, indicó Crespo Salgado.

El último paso sería el trasplante, para lo cual se requiere que el paciente pese al menos 20 libras, “ya que el riñón que va a recibir es de un adulto, ya sea de uno de sus padres o un familiar, o de una persona que muera. También se miran los factores sociales, ya que el trasplante no elimina la condición, sino que va a requerir de cuidados continuos, como tomar inmunosupresores el resto de su vida, lo que va a requerir de unos padres comprometidos. Vemos padres que hasta tienen que dejar de trabajar para cuidar a sus hijos”, observó la galena.

En estos momentos, no se realizan trasplantes a menores en la Isla, aunque se espera que este año pueda reiniciar ese proceso, mencionó Crespo Salgado, quien reveló que los menores tienen prioridad sobre los adultos cuando necesitan que se les implante ese órgano.       

Para citas y/o consultar a la nefróloga pediátrica puede ir o comunicarse con sus oficinas en el Manatí Medical Center al (787) 621-3270.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Manatí Medical Center
Los comentarios están cerrados.

Lea también

El soplo de corazón en niños es muy frecuente, según cardiólogo pediátrico

Servicio de Noticias de Pediatría y Familia.com Entrevista a: Dr. Enrique Carrión Vargas, …