¿Por qué debemos tener un botiquín en casa?

¿Por qué debemos tener un botiquín en casa?

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

Uno de los aspectos más importantes en un hogar es la seguridad. Mantener a los bebés y niños en espacios seguros es una labor que los padres realizan día tras día, sin que realmente se den cuenta. En muchos casos, el instinto biológico hace que los adultos realicen las actividades cotidianas siempre buscando preservar la integridad del niño.

Por supuesto, no en todos los casos se logra. A pesar de todas las precauciones, los niños en algún punto se enferman, la mayoría de veces sin previo aviso. Cuando esto ocurre, la primera reacción de los padres o cuidadores es el temor a cualquier complicación o a que el niño esté sufriendo algo grave. Por este motivo, y con la intención de reducir al máximo las consecuencias en la salud del niño, los hogares deben contar con un botiquín de primeros auxilios.

Estos botiquines, que se encuentran a la venta en farmacias o supermercados, ya vienen listos con los implementos e instrumentos necesarios para atender emergencias. Éstas bien pueden ser provocadas por catástrofes naturales, accidentes que involucren una evacuación masiva o accidentes caseros, una situación ante la que debemos estar siempre atentos; especialmente si nuestros hijos son muy inquietos.

¿Qué debe contener un botiquín de primeros auxilios?

De acuerdo con la Cruz Roja Internacional en su guía de primeros auxilios para bebés y niños, los botiquines deben contar con los siguientes elementos:

Material de curas:

– Suero fisiológico en envases de plástico.
– Gasas para cubrir heridas o quemaduras.
– Esparadrapo hipoalergénico de papel o de plástico.
– Tiritas en bandas. Las bandas se pueden adaptar mejor al tamaño de la lesión.
– Analgésicos y antitérmicos.
– Antisépticos: clorhexidina y alcohol 70%.
– Pañuelos.
– Tijeras de punta redonda.
– Pinzas.
– Dos bolsas de frío térmico.
– Termómetro.
– Linterna con pilas de recambio.
– Bloc de notas con un lápiz.

Material de autoprotección:

– Mascarilla de protección para realizar ventilaciones.
– Toallitas limpiadoras sin alcohol.
– Guantes de vinilo de un sólo uso.

Además también conviene agregar una linterna con dos pares de pilas, un biberón esterilizado y un chupete (en caso de que en casa haya un bebé). Como medicamentos bastará con ibuprofeno y paracetamol, puesto que son fármacos efectivos para tratar la fiebre y el dolor. Sin embargo, si tu hijo u otro miembro de la familia padece una condición que necesita tratamiento farmacológico, también deberían agregarse al botiquín.

Para mayor seguridad, se puede ubicar un papel plastificado con los números telefónicos de emergencias, el médico de la familia y el pediatra del niño. De esta manera, podremos alertarlos en caso de que una eventualidad ocurra.

El botiquín debe mantenerse en un lugar de fácil acceso pero que permanezca seco y sin luz. Esto se debe a que algunos medicamentos podrían perder su eficacia e incluso, deteriorarse lo que impediría su consumo. Por supuesto, el contenedor debe estar siempre lejos del alcance y de la vista de los pequeños.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Artículo original
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Psoriasis, una enfermedad crónica de la piel en los niños

Si tu hijo se rasca insistentemente la piel y ves que tiene manchas rojas muy localizadas,…