Grafomotricidad, cómo ayudar a los niños a escribir

5,050
Grafomotricidad, cómo ayudar a los niños a escribir

“”””L

a manera en la que se parte para enseñar a un niño a escribir es la grafomotricidad, que es un movimiento gráfico que realizamos con la mano al escribir o dibujar. Se trata de aprender a realizar unos movimientos con la mano para plasmar un trazo en un papel y adquirir una coordinación ojo-mano en el proceso.

Algunos consejos que pueden ayudar al niño:

  • Preparar un ambiente relajado y tranquilo, incluso con una música que le estimule para ello: rápida para hacer trazos cortos y suave para largos y ondulantes.
  • Antes de trabajar con un lápiz y un papel es bueno que el niño comience a dibujar con el dedo en el aire, harina o arena, pintura de dedos…
  • Enseñar al niño a tomar correctamente el lápiz, a sostenerlo entre los dedos y a ir deslizándolo sobre el papel.
  • Para ganar destreza manual, deberá trabajar los trazos verticales, horizontales, oblícuos, circulares, en zig-zag. En casa se pueden realizar plantillas primero con puntitos que el niño siga en su trazo y para finalmente complicarlo con dos puntos que el niño debe unir.
  • No presionar al niño es fundamental, el proceso de la escritura abarca 3 o 4 años y cada niño tiene su ritmo.
  • Para aprender a escribir no sólo hay que practicar la escritura. Actividades como dibujar, pintar, colorear, recortar, hacer pasatiempos como los laberintos o une los puntos, ayudará al niño a desarrollar la psicomotricidad fina.

A los 6 años, el calendario escolar contempla el aprendizaje de la escritura y la lectura de manera formal. Todo lo aprendido anteriormente les ayudará en esta etapa en la que comenzarán a escribir palabras completas e incluso frases. También serán capaces de leer, inicialmente silabeando para ir ganando agilidad y velocidad.

Si te interesa este artículo te recomendamos leer esta entrevista a la profesora Ana Roa, pedagoga y profesora de Educación Infantil, quien aclara algunas dudas importantes en conmishijos.com.

¿Hay una edad oficial para aprender a escribir?

En este punto, hay opiniones variadas y contrapuestas entre diferentes escuelas y metodologías. Lo más recomendable es que, en la Educación Infantil (3, 4 y 5 años), se tenga un primer contacto con el lenguaje escrito sin exigir a los niños que, al finalizar este periodo, sepan leer y escribir con normalidad. En esta etapa, realizan trazos y se familiarizan con los diversos instrumentos (ceras, lápices, etc.), desarrollan su capacidad para dibujar y empiezan a conocer algunas letras y palabras (como su nombre). Todo ello de una forma lúdica, que despierta su interés por el lenguaje escrito. En esta etapa, y hasta los 6 años, podemos hablar de iniciación al proceso de la escritura.

¿Y los niños avanzan todos a la vez en el aprendizaje de la escritura?

En los colegios, aún sigue siendo frecuente llevar a todos los alumnos del grupo al mismo ritmo, sin tener en cuenta las diferencias individuales (tipo de inteligencia predominante, estilo de aprendizaje…). Actualmente, con la metodología constructivista, igual que sucede en la lectura, los niños usan la escritura para comunicarse, expresarse o entretenerse, inventándola según sus propias reglas y aproximándose, poco a poco, al sistema convencional mediante un proceso que avanza unido a sus etapas evolutivas. Pero, independientemente del método pedagógico que se utilice, prevalecerá el interés del niño, su predisposición. Además, hay que considerar que cada niño tiene su ritmo, aunque sabemos que todos lograrán el objetivo.

¿Cómo es el proceso de aprender a escribir?

El punto de partida es la grafomotricidad, que está integrada dentro de la motricidad fina (es decir, de la precisión de los movimientos, fundamentalmente, la coordinación ojo-mano). El desarrollo del «gesto fino» se lleva a cabo a través de ejercicios que requieren precisión, rapidez y control de movimientos en las manos y en los dedos. Estos ejercicios desarrollan una serie de habilidades necesarias para, posteriormente, realizar los primeros grafismos. La manifestación más temprana de la grafomotricidad es el garabateo, que se desarrolla de manera simultánea al dibujo espontáneo o al dibujo con modelos y que precede a la escritura propiamente dicha.

¿Y en qué consisten estos ejercicios de escritura?

Se empieza aprendiendo a manejar los materiales: es decir, el instrumento con el que realizar los trazos y el soporte sobre el que se realizan dichos trazos. El instrumento debe convertirse en una prolongación de la mano: el niño tiene que aprender a sostenerlo entre los dedos y a deslizarlo sobre un soporte. El instrumento no será ni duro (pues impediría el movimiento de la mano) ni excesivamente blando (ya que se difuminarían los trazos). Al principio, ponemos a disposición de los niños ti-zas, pintura de dedos, ceras blandas y lapiceros hexagonales muy gruesos para que aprendan a colocar los dedos lo más correctamente posible.

Después, pasaremos a utilizar ceras más finas y otro tipo de lápices. El soporte es la base en la que el niño se apoya para realizar los ejercicios. Al principio, debe ser grande (un papel de estraza extendido sobre el suelo o una pizarra colgada en la pared) para permitirle hacer movimientos amplios y firmes. Cuando el niño consigue aumentar el control del brazo, pasamos a utilizar soportes más pequeños (fichas específicas para este fin). En general, los ejercicios son cortos y atractivos, y responden a las preferencias del niño. Los primeros trazos son movimientos voluntarios de la mano y del brazo. Se empieza por los palotes simples y combinados y se sigue con círculos y espirales hasta llegar a los más complejos, los bucles, con el objetivo de abordar, a continuación, las primeras letras y números.

¿Qué consejos darías a los padres de niños que están aprendiendo a escribir?

La ejecución de los ejercicios requiere un ambiente silencioso y relajado. Los niños deben adoptar una buena postura corporal y una actitud de concentración. La música ayuda mucho: se pone música con ritmos muy marcados y rápidos para la realización de trazos cortos e intermitentes; y música más lenta y suave para los trazos largos y ondulantes. Por último, realizar los ejercicios previamente en el aire, en arena o en harina, facilita la posterior ejecución de los trazos en una ficha. En el último curso de la Educación Infantil, es importante que el niño tenga adquiridas estas habilidades para facilitar el paso a Primaria en condiciones de adquirir los conocimientos establecidos en esta nueva etapa.

FUENTES: Entrevista de Consuelo Cuevas, Redactora Jefe en Bayard Revistas. Guía Infantil.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

A mayor exposición a pantallas, menor desarrollo infantil

Entre más tiempo pase tu hijo menor de 5 años frente a la pantalla de un dispositivo elect…