La crianza en brazos está de moda

1,880

Servicio de Noticias de Pediatría y Familia.com

“”””V

an por la calle con sus bebés a cuestas. Se les llama bandolera,  mochila ergonómica o  fular. A los chicos se les ve tranquilos y cómodos. A veces empujan un carrito vacío, la mayoría de las veces el cochecito brilla por su ausencia. Y cada vez son más. Hace unos años llamaba la atención ver a una madre o a un padre porteando a su bebé por la calle, pero cada vez es más común. Estamos redescubriendo que los bebés, cuando están en contacto con mamá o papá, lloran menos. Y que si les llevas en un portabebés, hacer los recados o salir a la calle es mucho más fácil.

¡No se malacostumbran!

Según un interesante articulo publicado en el portal digital serpadres,  esto es algo que todas las madres saben en las culturas ancestrales, pero en Occidente los mensajes tipo “es mejor dejarle llorar” o “no le cojas tanto en brazos, que se malacostumbra” se hicieron omnipresentes durante décadas.

El articulo sigue diciendo “entonces llegó la antropóloga Jean Liedloff. En 1975 publicó El concepto del continuum: en busca del bienestar perdido, un libro que recoge los principios básicos de la crianza natural a partir de su convivencia con la tribu de los yekuana en Venezuela. Liedloff observó que los bebés de esta tribu iban siempre en brazos, y que nunca gritaban y rara vez lloraban. Estableció la importancia de la “fase en brazos”, que empieza en el nacimiento y termina con el comienzo voluntario del gateo, en la que el bebé disfruta de contacto físico constante con sus cuidadores 24 horas al día”.

Continua el relato planteando que en el regazo de su madre, “el bebé tiene todo cuanto necesita: alimento, calor y apego. Y su madre le incorpora a su vida cotidiana con naturalidad mientras el bebé aprende a convivir con su “tribu”.

Citando diversos estudios Serpadres.es dice “Los estudios de Jean Liedloff conectan con la teoría del apego desarrollada por John Bowlby a partir de los años 50. Según este terapeuta, el modelo de apego que desarrollamos de bebés con nuestros cuidadores primarios (especialmente con la madre) se mantiene toda la vida y es la base de nuestras futuras relaciones y de nuestra salud emocional y psicológica. Por eso no tiene sentido dejar llorar a un bebé o no cogerle en brazos”.

Todo un movimiento social

Según la prestigiosa revista “Estos enfoques están en la base del movimiento Crianza en brazos, que intenta transmitir algo tan sencillo como eso: los niños necesitan ser criados en contacto constante, amoroso y respetuoso con sus padres para crecer sanos y seguros. Afortunadamente, el mensaje va prendiendo en lo que llamamos las sociedades desarrolladas. De hecho, desde 2008 se celebra la Semana Mundial de la Crianza en Brazos, una iniciativa de la asociación estadounidense Babywearing International cuyo objetivo es dar visibilidad al porteo ergonómico y a las ventajas del contacto piel con piel para los porteadores y para los bebés”.

“El porteo es la herramienta que te permite dar a tu hijo todos los brazos que demanda de una manera fácil. Pero la idea es atender la necesidad biológica de contacto que tiene el bebé”, les explica a Serpadres Elena López Acuña, codirectora del programa de formación de asesoras de porteo y maternidad Continuum y una de las fundadoras de la Red Canguro.  Informan además, que López de Acuña “escribe el blog Monitos y risas. “La crianza en brazos comienza con un embarazo consciente y sigue con un parto respetado, lactancia prolongada, porteo, porque es más práctico, colecho y una educación basada en la negociación y en escuchar al niño casi en igualdad de condiciones, y en poner límites desde el respeto, no desde la imposición”. Elena especifica que, en cualquier caso, para portear no es necesario pertenecer a ninguna corriente de crianza. “El contacto es positivo siempre, los padres que deciden portear por cuestiones prácticas se benefician de las demás ventajas, y su hijo, también”.

También entrevistan a Mª Angustias Salmerón quien es pediatra en el Hospital Universitario de La Paz de Madrid, madre de dos niñas y autora del blog Mi mamá ya no es pediatra y firme defensora del porteo.  La citan diciendo “Tú puedes coger en brazos a tu bebé todo lo que quieras y no portear. Lo que pasa es que el porteo facilita la crianza, porque te permite tener las manos libres mientras permaneces en contacto con tu bebé”.

Asesórate en el embarazo

El artículo plantea que la variedad de portabebés ergonómicos y formas de utilizarlos es inmensa. “Por eso siempre digo que es preferible regalar una asesoría de porteo que un dispositivo”, explica la doctora Salmerón. “Porque el modelo idóneo depende de si quieres hacer porteo intensivo o no, si van a portear mamá y papá con un solo dispositivo, del bebé, de los gustos personales… Por ejemplo, el fular es lo más indicado para un recién nacido, pero a mí no me gustaba tener que ponerlo en el suelo hasta que cogiera destreza, por lo que elegí otro”.

Los errores más frecuentes al portear son usar una  mochila no ergonómica o utilizar mal un dispositivo ergonómico.

Susana Santamaría, asesora y autora del blog Camalaqué, la cual presta  asesoramiento online desde la web les explica lo siguiente. “A veces nos envían fotos por email y viéndolas podemos aconsejar a las madres y, si alguien requiere asesoría personalizada le recomendamos un sitio cerca de su casa. Hacemos quedadas para probar los portabebés. Y tenemos un fondo de alquiler para que puedas usarlos unos días y ver si es el que mejor se adapta a ti antes de comprar”. También te enseñan a utilizar cada dispositivo de manera óptima.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Errores de los padres manejando la fiebre en sus hijos

Una fiebre es sinónimo de infección y no de enfermedad, afirma Felipe González, espec…