“Mamá, ¡Yo no quiero ser grande!”

1,276

Luz N. Colón De Martí, MD

UPR- RCM
Departamento de Psiquiatría

Esta fue la expresión de un niño a su mamá.  ¿Cuál es el mensaje detrás de esta expresión?

“”””T

odas las personas, sin excepción alguna, atraviesan por períodos difíciles. Hemos tenido que enfrentar dificultades relacionadas al aspecto económico, al  desempleo, a la muerte por eventos violentos y otras pérdidas. Como adultos se espera que estemos más preparados para enfrentar algunas de estas crisis, pero todos sabemos que nuestras reacciones van a depender de las fortalezas que hayamos ido desarrollando, de factores biológicos y de las experiencias vividas, entre otros factores.

Como madres, uno de nuestros desafíos es cómo ayudamos a nuestros niños a enfrentarse a estas situaciones y protegerlos de los eventos y reacciones para los que no están  preparados.

Tenemos que tener mucho cuidado cómo nos expresamos frente a ellos y de la manera que nos ajustamos a una crisis sin sobrecargarlos, por así decirlo. Esta labor no es fácil pero necesitamos proveerles expectativas positivas sobre el futuro, sin dejarlos caer en actitudes derrotistas y mucho menos, hacerlos responsables de nuestra carga emocional.

DEBEMOS ESTAR PENDIENTES A:

 Cómo, dónde y con quién compartimos nuestras preocupaciones.

Tratar de que disfruten sus experiencias tomando en cuenta su etapa de desarrollo,  sus fortalezas y debilidades.

Promover actitudes positivas de cómo las cosas pueden mejorar y que ellos se sientan siempre Apoyados, Protegidos y Amados.

Los niños más pequeños no pueden expresar sus preocupaciones a través del lenguaje; por lo tanto, hay que estar pendientes a cómo lo expresan a través de su comportamiento (Ejemplo: llanto excesivo, rabietas, etc.).

Hay que estar receptivos a sus reacciones y expresiones, y buscar la manera de aclarar sus dudas y preocupaciones.

Hay que protegerlos de la exposición excesiva a eventos estresantes, lo cual puede contribuir más a la expresión de las enfermedades mentales en aquellos que ya tienen una predisposición genética.

Aunque las reacciones de ansiedad ocurren durante etapas de la niñez, es necesario considerar ayuda profesional -para prevenir dificultades futuras- cuando el nivel de ansiedad interfiere con el funcionamiento del menor en el hogar, la escuela y/o con sus relaciones sociales.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Beneficios del yoga en los niños

En busca de actividades que potencien la diversión, el desarrollo físico y mental, el yoga…