Retos de la sedación en odontopediatría para evitar la muerte infantil

221

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

La anestesia es un estado de conciencia o sedación que se alcanza a través del uso de drogas y/u otros métodos para bloquear la sensación de dolor. En este sentido, la sedación pediátrica ayuda a aliviar la ansiedad y a controlar el dolor y el movimiento excesivo de los niños. 

Esta puede lograrse a través de una anestesia general o con cuidados anestésicos monitorizados. Sin embargo este aún es un tema de discusión actual entre pediatras, profesionales y especialistas en el campo. 

La Revista Pediatría y Familia tuvo la oportunidad de participar en la conferencia impartida por la anestesióloga Liliana Suárez, directora científica de la sociedad de anestesiólogos acerca de la sedación en pediatría, quien expresó que esta no se  puede tomar como un procedimiento menor, se le debe dar la importancia que los niños merecen.

La galena inició con la narración de la historia de un caso desafortunado realizado en el año 2015. Se trató de un niño de seis años llamado Caleb, un niño completamente sano al que se le realizó un procedimiento odontológico en California y, mientras se le administraba anestesia general por un cirujano maxilofacial, el paciente comenzó a padecer una depresión respiratoria, el cirujano no supo qué hacer y el niño falleció.

La sedación en general ha tenido un crecimiento de forma muy exponencial, vamos en crecimiento, al igual que la sedación en pediatría. Y eso es a nivel del mundo”, 

afirmó la doctora. 

Resulta que los médicos pueden tener complicaciones en un quirófano o consultorio y, puede pasar que en un procedimiento quirúrgico un niño presente depresión respiratoria, laringoespasmo, tener reacciones alérgicas, perder la permeabilidad de la vía aérea e incluso llegar a la muerte.

Según la galena, están son una serie de eventos desafortunados que, sin embargo, si se tienen con una monitorización adecuada se pueden manejar de una forma extraordinaria. “Para ello hay que tener un desde un plan A hasta un plan Z”, dijo.  

La sedación que le vamos a dar a cualquier persona se tiene que planear y tenemos que ser mucho más cuidados, en especial si hablamos de los niños, pues el niño no es un adulto pequeño. Es ese un grave error de los médicos ya que lo siguen viendo y manejando así. Tenemos que cambiar ese tipo de filosofía”,

añadió. 

Los tres pasos esenciales para una calificada sedación

  • Pre-sedación
  • Sedación
  • Post-sedación

Son tres tiempos en los se debe tener una impecable planeación para poder aterrizar adecuadamente con un paciente. Todo con el fin de proteger la seguridad del paciente. 

Objetivos en un procedimiento de sedación en pediatría

  • Reducir y minimizar el miedo en la ansiedad que lleva el niño. Es decir, minimizar el trauma psicológico que se necesita para que el niño tenga amnesia del evento.  
  • Disminuir la incomodidad y el dolor relacionado con los procedimientos. Es decir, conocer y tratar con excelencia la parte de la analgesia.
  • Controlar el comportamiento y movimiento del niño para así poder hacer el procedimiento de manera segura y exitosa. 

La anestesióloga manifestó que la sedación no puede convertirse en una anestesia enzimática porque, de lo contrario, es fallida y no garantiza alta calidad.

Variables 

Existen ciertas variables a tener en cuenta para la sedación pediátrica:

  • Ansiedad del paciente
  • Cooperación del paciente
  •  Edad del paciente

Para esto se debe hacer un muy buen engranaje y para ello están las guías, entre las que resalta la de la Sociedad Americana de Pediatría, la Sociedad Odontológica de Pediatría y Sociedad Europea de Anestesiología, entre otras.

Algo importante aquí, además de aplicar los pasos antes de la sedación, durante y después, se debe evaluar y conocer la historia clínica del paciente, saber si tuvo antecedentes de sedación y saber cómo le fue. Si tuvo náuseas o no y, en general, saber cómo reaccionó al procedimiento.

Asimismo, algo que no se puede menospreciar es el consentimiento informado. Hay que informarle a los papás y al paciente las técnicas, riesgos, beneficios, alternativas y, por supuesto, explicarles que puede haber fallos en la sedación. 

Tips para aplicar cuando un paciente entra en depresión respiratoria 

  • Vigilancia: signos clínicos, monitoria, refuerzo del co2 y de las escalas.
  • Documentación: Hay que aplicar lista de chequeos para verificar al paciente. 
  • Evaluación del paciente: el registro durante la sedación entrega recomendaciones al profesional
  • Reposicionamiento. Verificar que vuelva a respirar.
  • Succión e irrigación (con una jeringa)

En la sedación se debe tener cuenta la elección el tipo de procedimiento, duración del procedimiento, objetivo de la sedación, contraindicaciones para el uso de ciertos medicamentos, efectos secundarios de los procedimientos, preferencias de los niños o de los padres, edad y nivel de comprensión (para poderles explicar). 

En conclusión, para la sedación en pediatría la seguridad no es lo único importante, también hay que individualizar al paciente, pues no todos necesitan lo mismo. El reconocimiento de los cambios en el paciente debe realizarlos alguien con alta experticia y, más que estudiar, hay que hacer estudios. “Hacer muchos más estudios al respecto”, finalizó la doctora Liliana.

Por: Alejandra Martínez | Periodista

  • Qué nos dice la boca de la salud de los niños

    Especialistas en odontopediatría insisten en la importancia de que tanto los padres como l…
Cargue Artículos Más Relacionados
Comentarios cerrados

Mira además

Recomendaciones para reducir errores de medicación en los niños

Los errores de medicación en los hospitales tienen el potencial de tener graves consecuenc…