Sobreprotección: ¿cómo evitarla?

485
Por: Redacción Pediatría y Familia

Los padres siempre buscamos que nuestros hijos se sientan a gusto en sus entornos, se encuentren en perfecto estado de salud y además, fortalezcamos sus habilidades para garantizar su crecimiento y desarrollo. Aunque los médicos afirman que este comportamiento es instintivo, puede dar lugar a la sobreprotección. Cuando esto se presenta, los adultos tienden a cohibir al niño porque no consideran sus juegos o ideas, saludables.

Pese a que todos los niños necesitan un grado de protección y también de respeto, los padres y cuidadores deben comprender que ‘dejarlos ser niños’ es el mejor método para que los pequeños crezcan en ambientes saludables, tanto física como emocionalmente. De hecho, los psicólogos afirman que la sobreprotección o hiperprotección genera consecuencias terribles a largo plazo. El niño se convierte en un adulto desconfiado, emocionalmente inestable e incluso, podría desarrollar depresión o ansiedad.

Por fortuna, los especialistas también reiteran que este comportamiento sobreprotector es totalmente evitable. Es decir, que como adultos podemos notar cuando nos excedemos en la protección de nuestro hijo. Ante esto, lo primero que recomiendan es no olvidar que el niño es un ser humano en constante aprendizaje. Por ese motivo, no debemos temer en darles un poco de independencia o espacio, ya que es algo totalmente imprescindible para que ellos se desenvuelvan en múltiples espacios y cumplan ciertos roles con éxito.

Otra de las opciones más comunes para reducir o evitar la sobreprotección es dar al niño tareas en el hogar. De esta manera, el pequeño desarrolla nuevas capacidades y como adultos podemos descubrir si está desárrollandose adecuadamente, si es un niño inseguro o intrépido para así modificar esos comportamientos negativos antes de que sea demasiado tarde.

Lo último pero no menos importante: ayuda al niño a lidiar con sus sentimientos negativos. Desde temprana edad se debe aprender que no todo nos sale bien al primer intento o que hay ciertas cosas que requieren más tiempo del deseado. Así, cuando suceda en futuras ocasiones no se sentirán desprotegidos y sin saber qué hacer porque sus padres no están para socorrerlo.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Síndrome de Stickler afección en niños y sus articulaciones

Aunque no existe cura para el síndrome genético, los tratamientos pueden ayudar a controla…