Pediculosis: Cómo prevenir y combatir los molestos piojos en nuestros niños

370

La pediculosis (piojos) es un problema común que suele afectar a niños en edad escolar y a sus familias. 

Hablamos de pediculosis cuando se produce una infestación por piojos, unos parásitos exclusivamente humanos de unos dos milímetros de longitud que se contagian de unas personas a otros, especialmente entre los niños de 3 a 11 años.

Además de contagiarse con facilidad, los piojos se reproducen muy deprisa y, aunque no viven más de un mes, en pocos días pueden poner suficientes huevos (liendres) como para que la infestación aumente en pocas semanas.

Si bien la pediculosis puede ser muy molesta, a día de hoy no provoca enfermedades graves; por ello en la mayoría de casos se puede tratar en el hogar, no obstante es importante acudir con el médico si es reiterativo o incontrolable. Puesto que en algún momento pueden transmitir infecciones.

Es muy usual que el tener piojos se relacione con falta de aseo o suciedad; sin embargo hay que aclarar que este no es un factor clave para el contagio de piojos, por el contrario entre más limpio está el cuero cabelludo, más vulnerable es al contagio

¿Cuál es el ciclo de vida del piojo?

Los piojos viven aproximadamente 28 días. Se desarrollan en 3 fases: huevo (también llamado liendre), ninfa y piojo adulto. 

  • Huevo o liendre. Los huevos o liendres incuban entre 6 y 9 días. Los huevos generalmente se encuentran de 4 a 6 mm del cuero cabelludo y no sobreviven si están más lejos.
  • Ninfa. La ninfa luce como un piojo adulto pero es mucho más pequeña [aproximadamente del tamaño de la cabeza de un alfiler (1.5 mm)]. Las ninfas se convierten en adultas aproximadamente 7 días después de salir del huevo.
  • Piojo adulto. Un piojo adulto puede multiplicarse rápidamente y poner hasta 10 huevos por día. A los huevos recién puestos solo les lleva entre casi 12 y 14 días alcanzar la adultez.

Este ciclo se puede repetir cada 3 semanas si no se trata la pediculosis.

¿Cómo se contagian los piojos?

Los piojos son insectos que se arrastran. No pueden saltar, brincar ni volar. La manera principal en que se contagian los piojos es con el contacto cercano y prolongado entre una cabeza y otra.  

¿Cuáles son los síntomas de la pediculosis?

El síntoma más común es picazón en las áreas donde los piojos están presentes. Sin embargo, puede tardar de 4 a 6 semanas después de que los piojos llegan al cuero cabelludo y antes de que el cuero cabelludo se vuelva sensible a su saliva y que comience la picazón.

La mayor parte de la picazón se produce detrás de las orejas o del cuello. Además, la picazón provocada por la pediculosis puede durar semanas, incluso después de que ya no haya piojos.  

¿Cómo controlar la pediculosis?

Una buena manera de detectar piojos antes de que tengan tiempo de multiplicarse e infectar la cabeza de tu hijo es realizando controles periódicos. 

  • Sienta a tu hijo en una habitación muy iluminada
  • Separa el cabello.
  • Busca piojos que se arrastren y liendres en el cuero cabelludo de tu hijo en una sección a la vez.
  • Los piojos vivos son difíciles de encontrar. Evitan la luz y se mueven rápidamente.
  • Las liendres tienen el aspecto de puntitos blancos o marrones amarillentos y están adheridas con firmeza al cabello cercano al cuero cabelludo. 

El lugar más fácil para encontrarlas es en la línea de cabello detrás del cuello o de las orejas. Las liendres se pueden confundir con muchas otras cosas tales como caspa, partículas de suciedad o gotas de fijador para el cabello. 

La manera de diferenciarlas es que las liendres están firmemente adheridas al cabello mientras que la caspa, la suciedad u otras partículas, no.

  • Utiliza un peine de dientes finos para ayudar a buscar en el cuero cabelludo sección por sección. 

¿Cómo se trata la pediculosis?

Consulta con el médico de tu hijo antes de comenzar cualquier tratamiento contra la pediculosis. La manera más efectiva de tratarla es con un medicamento contra la enfermedad. 

Los repelentes de piojos contra la pediculosis solamente se debe usar cuando no quedan dudas de que su hijo tiene piojos vivos. Recuerde, consulte con el médico de su hijo antes de comenzar cualquier medicamento contra la pediculosis. 

Además, cuando se usan medicamentos contra la pediculosis, es importante hacerlo de manera segura. Aquí te damos algunas pautas de seguridad.

  • Sigue exactamente las instrucciones que aparecen en el envase.
  • Nunca dejes que los niños se apliquen el medicamento. Esto debe hacerlo un adulto.
  • No apliques el medicamento en niños de 2 años a menos de que lo hayas consultado primero con tu médico.
  • No uses ni apliques el medicamento a los niños si estás embarazada o amamantando sin consultar primero a tu médico.
  • Siempre enjuaga el medicamento sobre el lavabo y no durante una ducha o baño, de modo que el medicamento no corra desde la cabeza hacia otras áreas de la piel. Coloca la cabeza de tu hijo sobre el lavabo y enjuaga el medicamento con agua tibia (no agua caliente).
  • Nunca coloques bolsas plásticas sobre la cabeza del niño.
  • No dejes solo al niño con medicamento en el cabello.
  • Almacena el medicamento en un armario cerrado con llave, fuera de la vista y del alcance de los niños.
  • Consulta al médico de tu hijo antes de comenzar un segundo o tercer tratamiento. Es posible que se deba repetir el tratamiento de 7 a 9 o de 9 a 10 días después del primer tratamiento dependiendo del medicamento.
  • Si tienes alguna pregunta o si no has obtenido resultado con los tratamientos contra la pediculosis consulta con tu médico.

Recomendaciones importantes

Nunca uses productos peligrosos como gasolina o querosén ni medicamentos fabricados para el uso en animales. Además, no uses remedios caseros como la vaselina, la mayonesa, la margarina en pote, los aceites herbales o el aceite de oliva ya que no están científicamente probados y pueden producir más problemas que soluciones.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Importancia de los complementos alimenticios para el desarrollo normal de los huesos

Desde el vientre de la madre, los bebés van acumulando nutrientes para su desarrollo. Por …