Por qué los bebés menores de un año no deben ingerir jugo de frutas

193
Por qué los bebés menores de un año no deben ingerir jugo de frutas

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

Los niños menores de 1 año no deben consumir jugo de frutas, y los que tienen entre 1 y 3 años si lo hacen debe ser con mucha moderación.  

La preocupación es que el jugo no ofrece beneficios nutricionales en los primeros meses de vida; y puede ocupar el lugar de lo que realmente necesitan los bebés: leche materna o de fórmula y sus proteínas, grasas y minerales como el calcio.

Es importante puntualizar que la recomendación se refiere a los zumos que son 100% naturales. 

Las bebidas de frutas que no son jugo al 100% y además contienen azúcares añadidos, entran directamente en una categoría diferente de bebidas azucaradas, junto a las sodas, refrescos y bebidas energizantes. 

Los jugos no son buenos para los bebés porque carecen de fibra dietética, no ofrece suficientes propiedades nutritivas y predisponer a los niños a una ingesta excesiva de calorías que estaría relacionada con un leve incremento de peso.

De hecho, límite diario de jugo que los expertos recomiendan para los menores de 18 años en ningún caso alcanza el equivalente a una lata de refrescos.

Los jugos de frutas no son esenciales en una dieta balanceada

La recomendación de limitar en los niños el consumo de jugos de fruta natural quizás sorprenda a muchas personas que los consideran sanos y buenos para la dieta.

Pero aunque el consumo de jugos tiene algunos beneficios también tiene potenciales efectos nocivos.

En primer lugar, al hacer uso del exprimidor, la licuadora o los extractores de jugos, se rompen mayoritariamente las vitaminas, antioxidantes y la fibra natural de la fruta.

Además de lo anterior, los padres tienden a endulzar los jugos con azúcares refinados, sin considerar que, ya de por sí, las frutas tienen alto contenido de sacarosa, glucosa y fructosa, azúcares naturales que aportan alto valor calórico.

Así que añadirle más dulce incrementa la concentración de carbohidratos en el organismo y puede conllevar el aumento de peso porque al igual que las gaseosas, llegan a contribuir al desequilibrio energético.

Es mejor darle la fruta entera

Los pediatras dicen que la fruta entera es una fuente de vitaminas y nutrientes mucho mejor que los jugos.

Hay que enseñar a los niños a consumir frutas enteras, cortadas en trozos, trituradas o en puré; a fin de aumentar la ingesta de fibra que se pierde cuando se cuela la pulpa y se desecha la cáscara.

Las frutas enteras contienen fibra, que reduce la absorción de azúcar en nuestro cuerpo, y también ayuda a generar antes la sensación de estar llenos.

De hecho, una de las recomendaciones para los niños que padecen estreñimiento es incluir en su dieta una o más porciones de frutas y verduras, que se deben consumir crudas y con cáscara siempre y cuando ésta sea comestible.

Uno de los problemas más graves que señalan los expertos estadounidenses es que como el jugo se considera nutritivo, normalmente los padres no imponen límites.

De hecho, hay quienes les ofrecen una buena cantidad durante el día lo cual estaría asociado a la aparición de caries en los dientes de leche. 

La práctica de permitir que los niños lleven un biberón, una taza entrenadora o un botilito del que beben jugo todo el día conduce a una exposición excesiva de los dientes a los carbohidratos de la fruta, lo que promueve el desarrollo de caries.

Además la sed también puede ser saciada con agua o con leche, cuyo contenido en calcio es considerada esencial para el desarrollo de los huesos. 

El jugo de fruta no ofrece ningún beneficio nutricional para los bebés de menos de 1 año; el jugo de frutas no ofrece ningún beneficio nutricional mayor que la fruta y no tiene ningún papel esencial en las dietas saludables y balanceadas infantiles.

Cuánto jugo se recomienda para cada edad

Estas son las recomendaciones de la AAP como límite para cada edad por día 

  • Bebés: no se recomienda el consumo en menores de 12 meses, salvo por indicación médica específica.
  • 1 a 3 años: 118 ml .
  • 4 a 6 años: entre 118 y 177 ml.
  • 7 a 18 años: 236 ml.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Baby-led Weaning: Beneficios de dejar comer sólo a tu pequeño mediante la alimentación autorregulada

La BLW (Baby-led Weaning) o alimentación autorregulada por el bebé, es es un método de int…