¿Qué es el síndrome del niño hiperregalado y cómo evitarlo?

238

En época navideña, los niños no paran de recibir regalos desde las vísperas hasta el cierre de esta temporada con la llegada de los Reyes Magos. Sin embargo, expertos han sembrado la duda en muchos padres sobre si es beneficioso para los niños recibir tantos regalos, o por el contrario, puede significar una complicación en su desarrollo.

Lo cierto es que darles a los niños absolutamente todo lo que piden, puede cambiar la percepción con la que ven actos tan significativos como dar un regalo, porque lo ven como algo habitual, y a largo plazo puede convertirlos en adultos insatisfechos e insaciables.

Regla de los cuatro regalos

Los niños son los primeros expuestos a estrategias publicitarias en una sociedad que está acostumbrado al consumo. Adicional a esto, la falta de tiempo entre padres a hijos puede intentar suplir este vacío con objetos materiales.

Ahora bien, hablar del spindrome del niño hiperregalado es hablar de las conotaciones negativas que tiene para los niños recibir más regalos de los que puede llegar a disfrutar. Entre estas consecuencias se encuentra la inadecuada tolerancia a la frustración y un poco sentido de valor para conseguir objetivos a lo largo de su vida. Asimismo, expertos aseguran que un exceso de juguetes puede limitar la imaginación y creatividad infantil.

Algunos estudios recientes han permitido desarrollar una guía reglamentada en la que se establece que a partir de los cuatro años de edad, lo mejor para el niño es recibir cuatro regalos teniendo en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Debe ser algo que el pequeño realmente desee
  • Se recomienda que el objeto a regalar sea algo que pueda llevar
  • Procura que sea algo educativo
  • Debe ser algo que el niño necesite. Puede estar relacionado con sus actividades escolares, algo para su habitación, etc.

La cultura latina por lo general involucra a miembros familiares que no forman parte del núcleo principal, por lo que en muchas ocasiones la cantidad de regalos que reciben nuestros niños pueden no estar en nuestras manos. Lo ideal es poder dosificar todos aquellos detalles a lo largo del año para las diferentes celebraciones y recompensas. Contrario a lo que se suele creer, la abundancia no es sinónimo de ilusión.

Por otra parte, puedes inculcarle la cualidad de compartir. Cada año, puedes hacer que escoja los juguetes y objetos que ya no le son necesarios o que ya no utiliza para donarlos a fundaciones para que refugian niños. Esta es una buena forma para incentivar los buenos hábitos sociales con los niños.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Hábitos saludables para que tu hijo tenga una sonrisa sana

Para poder tener una sonrisa sana, es vital una buena higiene dental y está prevención emp…