Infecciones intrahospitalarias en recién nacidos

128

También conocidas como infecciones nosocomiales, hacen referencia a las infecciones adquiridas en el hospital. Desafortunadamente, aumentan las cifras de padecer enfermedades potencialmente mortales a largo plazo en neonatos.

Algunas infecciones se contraen después del ingreso al pabellón de recién nacidos, y en algunos casos no es claro si la fuente contagio es la madre o el ambiente hospitalario. Sin embargo, de lo que no cabe duda es que los bebés prematuros son más susceptibles a adquirir este tipo de infecciones, teniendo en cuenta que su estadía en el centro médico es más extensa.

La frecuencia de estas infecciones varía dependiendo del tipo de pacientes que son admitidos en las unidades de cuidados intensivos de recién nacidos, los hábitos en la administración de medicamentos y el número de procedimientos invasivos que se realizan.

En el marco de la escasez de recursos, estas infecciones se asocian directamente con malas prácticas de higiene y sanitización y retrasos en la detección de las bacterias, aunque, también, por otro lado se ha demostrado que el constante uso de antibióticos en estos lugares puede ser responsable de la aparición de microorganismos resistentes a las medidas de desinfección ya adaptadas.

Las infecciones más comunes que se pueden contraer en un entorno hospitalario, suelen ser la neumonia y la bacteriemia.

En recién nacidos, la sintomatología puede ser inexacta, sin embargo, pueden presentar vómito, inapetencia, letargo, fiebre, respiración acelerada, erupciones cutáneas, diarrea, abdomen inflamado, etc. Estos síntomas no aparecen de inmediato sino hasta, incluso, 30 días después de haberse contagiado.

Los lactantes de bajo peso al nacer son más propensos a adquirir infecciones causadas por estafilococos, además de otras bacterias y hongos, pues entre menor es el peso al nacer, mayor es el riesgo de infección.

Las sospechas para su diagnóstico oficial, será a través de un reconocimiento médico que incluye numerosas pruebas para medir su estado de salud.

Prevención

La prevención de las infecciones nosocomiales es, a la fecha, un reto en el que los programas de vigilancia monitorizan las tendencias epidemiológicas, la identificación de factores de riesgo y la evaluación de la efectividad de medidas preventivas.

Para reducir el riesgo de contagio, el personal hospitalario asegura una distancia prudente entre los recién nacidos que están en incubadoras o en calentadores radiantes. Hacen la desinfección y el proceso de esterilización a conciencia y usan catéteres intravenosos y respiradores durante el menor tiempo posible.

Los hospitales administran, también, vacunas siguiendo un calendario habitual a los bebés que allí se encuentren, y en algunos casos, estas vacunas son aplicada hasta el momento del alta.

Otras medidas adoptadas por el centro médico son:

  • Reducción de la propagación de bacterias potencialmente infecciosas en los pabellones neonatales
  • Minucioso lavado de manos
  • Monitoreo de infecciones dentro del hospital
  • Jornada de vacunación

Tratamiento

No existe un tratamiento determinado para las infecciones intrahospitalarias; depende únicamente del microorganismo que esté afectando al bebé.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Uñeros en los dedos de los niños: ¿cómo tratarlos?

Los uñeros se produce cuando la uña se clava en la piel, provocando enrojecimiento de la z…