Consejos: Dormir al bebé boca arriba o boca abajo, ¿cómo evitar la muerte súbita?

266

Dormir al bebé siempre genera dudas, puesto que los padres a lo largo de su vida escuchan a sus madres y abuelas hablar del tema, sin embargo, los especialistas hacen ciertas recomendaciones.

La muerte súbita del lactante “se produce por asfixia accidental durante el sueño, por enfermedades genéticas e infecciones, aunque en algunos casos, las causas no están del todo claras”, indican los especialistas. Estos casos suelen registrarse, en la mayoría de las veces, cuando los lactantes tienen entre 2 y 4 meses mientras duermen.

Quienes además sostienen que “hay evidencia científica de que dormirlos boca arriba es hasta 20 veces más seguro que dormirlos boca a abajo” para evitar la muerte súbita.

Refirieron que “colocarlo para arriba no predispone a la aspiración de un posible vómito, como se creía anteriormente. Al contrario, la posición boca abajo favorece la reinhalación del propio aire espirado, es decir, del dióxido de carbono, y a su vez aumenta el sobrecalentamiento corporal”.

De acuerdo a lo expuesto, hasta hace poco tiempo, “algunos pediatras recomendaban poner al bebé de costado, pero ahora no, porque esa posición es muy inestable: el chico puede darse vuelta y quedar boca abajo sin que los papás se den cuenta”, dijo a Infobae, Flavia Raineri, directora de Maternidad e Infancia del Ministerio de Salud bonaerense, en Argentina.

Lee también: PIMS: datos de relevancia a un síndrome que afecta a la población pediátrica tras COVID-19

Los bebés tienen que dormir con sus padres al menos hasta los seis meses. Pero, insisten los especialistas, esto no significa dormir en la misma cama, ya que está probado que este hábito suele ser motivo de asfixia.

En tanto, la especialista señalo que “tanto el dormir con los padres como con hermanitos aumenta el riesgo de que el bebé pase a boca abajo o que sea aplastado durante el sueño”.

Agregó que el riesgo “se incrementa aún más cuando alguno de los padres toma medicación, fuma o bebe alcohol, porque suelen ingresar en un sueño pesado que les disminuye el nivel de alerta necesario frente a los requerimientos de un bebé”.

El acné del recién nacido se debe a un desequilibrio del sistema inmunitario de la piel del bebé

¿Cómo dormir al bebé?

Por su parte, la Academia Americana de Pediatría, a través de la Dra. Rachel Y. Moon, pediatra e investigadora de la Universidad de Virginia, realizó una guía que los padres deberían seguir para los cuidados de los pequeños a la hora de dormir.

  • Hasta que cumplan su primer año, los bebés deben dormir sobre sus espaldas (boca arriba) a cualquier hora que tengan que dormir —siestas y durante la noche. Sabemos que los bebés que duermen boca arriba tienen menor probabilidad de morir debido al SMSL, comparados con los bebés que duermen sobre sus estómagos (boca abajo) o en sus costados. El problema con las posiciones de costado es que el bebé se puede voltear con más facilidad sobre su estómago. A algunos padres les preocupa que los bebés se puedan asfixiar/atragantar boca arriba, pero la anatomía de sus vías respiratorias y su reflejo nauseoso evita​​​ que esto suceda. Incluso en los bebés con reflujo gastroesofágico (ERGE) deben dormir boca arriba.
    • Los recién nacidos deben ser colocados para recibir atención piel con piel con su madre tan pronto como sea posible después del parto, por lo menos durante la primera hora. Después, o cuando la madre deba dormir o no puede practicar la atención piel con piel, los bebés deben ser colocados boca arriba en un moisés.  Aunque los bebés prematuros puedan necesitar ser colocados boca abajo temporalmente mientras están en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) debido a problemas respiratorios, deben ser colocados boca arriba una vez se hayan resueltos estas dificultadas, así se pueden ir acostumbrando a estar boca arriba antes de salir del hospital.
    • Algunos bebés se voltean a sus estómagos. Siempre debe colocar a su bebé para dormir boca arriba, pero si su bebé se voltea cómodamente a ambas posiciones (de boca abajo a boca arriba y viceversa), entonces usted no debe volver a colocarlo boca arriba. Sin embargo, cerciórese de no tener mantas, almohadas, juguetes de peluche o protectores para cuna cerca del bebé para que su bebé no se voltee sobre alguno de estos objetos que pueden causarle bloqueo al flujo de aire.
    • Si el bebé ser duerme en un asiento de seguridad, cochecito, columpio para bebé o cabestrillo porta bebés, debe cambiarlo para que duerma boca arriba en una superficie firme tan pronto como sea posible.
  • Use una superficie firme para dormir. Una cuna, moisés, cuna o moisés portátil o corral para bebés que cumpla con los requisitos establecidos por la Comisión para la Seguridad de Productos de Consumo (CPSC, por sus siglas en inglés), junto con un colchón firme que se ajuste a la medida y con sábanas a la medida y bien templadas que estén diseñados para el producto en particular. No debe haber nada en la cuna, excepto el bebé. Una superficie firme es una superficie dura; no debe sumirse cuando el bebé está en ella. Las cunas o durmientes adyacentes que cumplen con las normas de seguridad de la CPSC pueden ser una buena opción, pero no se han publicado estudios de investigación que hayan evaluado la seguridad de estos productos. Además, se venden ciertos colchones y superficies para dormir que reducen el riesgo del SMSL. No existe evidencia de que esto sea cierto, pero los padres pueden usar estos productos si cumplen con las normas de seguridad de la CPSC.
  • Solo traiga al bebé a su cama para alimentarlo o tranquilizarlo. Coloque a su bebé boca arriba en su propia espacio para dormir cuando esté listo para hacerlo. Si usted cree que hay alguna posibilidad de que usted se duerma, cerciórese de no haya almohadas, sábanas, mantas o cualquier objeto que pueda cubrir la cara, cabeza o cuello del bebé o que puedan calentarlo demasiado. Tan pronto como usted se despierte, cerciórese de cambiar al bebé a su propia cama.
  • No se recomiendo compartir la cama con ningún bebé. Existen ciertas situaciones que hacen que el compartir la cama sea incluso muy peligroso. Por lo tanto, no debe compartir la cama con su bebé si:​
    • ​​​Su bebé es menor de 4 meses de edad.
    • Su bebé nació prematuro o con bajo peso corporal.
    • Usted o cualquier persona que duerme en la cama es un fumador (aunque no fume en la cama).
    • La madre del bebé fumó durante el embarazo.
    • Usted ha tomado medicamentos o fármacos que le puedan dificultar el despertarse.
    • Bebió alguna bebida alcohólica.
    • Usted no es uno de los padres del bebé.
    • Si la superficie es blanda, como el caso de una cama de agua, colchón viejo, sofá o sillón.
    • ​Hay prendas o ropa de cama suaves o blandas, tales como almohadas o mantas en la cama.
  • ​Compartir la habitación —mantenga el área (cuna) para dormir del bebé en la misma habitación donde usted duerme por los primeros 6 meses, y aún mejor durante el primer año. Ponga la cuna, moisés, cuna portátil o corral para bebé en su habitación y cerca de su cama. La AAP recomienda compartir la habitación porque esto puede reducir el riesgo del SMSL hasta en un 50 %, y es mucho más seguro que compartir la cama. Además, compartir la habitación facilitará alimentar, tranquilizar y cuidar a su bebé.
  • Mantenga los objetos suaves/blandos, ropa de cama suelta o cualquier objeto que pueda aumentar el riesgo de aprisionamiento, asfixia o estrangulamiento fuera de la cama o superficie para dormir. Estos incluyen: almohadas para cama, edredones, cobertores, colchas de piel de oveja, mantas, juguetes, protectores de cuna o productos similares que se sujetan en las barandas de la cuna o sus lados. Si le preocupa que su bebé sienta frío, puede usar ropa de dormir para bebé, tale como una manta para vestir. Por lo general, su bebé debe estar vestido con una capa adicional de la que usted tenga
  • No permita que su bebé se duerma en una almohada para amamantar o almohadas/cojines para recostarse. La Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor advirtió recientemente que más de una docena de bebés sufrieron asfixia en los últimos años cuando fueron dejados cerca a estos productos. El riesgo se genera cuando los bebés se dan vuelta a un lado o a sus estómagos y la cabeza les queda sobre estas telas/materiales blandos bloqueándoles el flujo del aire. O cuando un bebé se posiciona o apoya con las almohadas o cojines su cabeza se puede caer hacia adelante y bloquear las vías respiratorias.
  • Nunca ponga a su bebé a dormir en un sofá, sillón, silla o butaca/asiento. Estos lugares son sumamente peligrosos para poner a su bebé a dormir​
  • Puede envolver a su bebé. Sin embargo, cerciórese de que su bebé siempre esté boca arriba cuando está envuelto. No debe envolver al bebé de manera muy apretada o que dificulte que el bebé respire o mueva sus caderas. Cuando vea que su bebé está tratando de voltearse, debe dejar de envolverlo en mantas.
  • Trate de darle un chupón o chupete durante la siesta o en la noche. Esto ayuda a reducir el riesgo del SMSL, incluso cuando se sale de la boca después de que se duerme. Si usted está lactando, espera hasta que el proceso de lactancia se haya establecido antes de ofrecerle un chupete. Por lo general toma de 2 a 3 semanas. Si usted no está amamantando a su bebé, puede empezar a ofrecerle un chupete cuando quiera. No se preocupe si su bebé no le gusta el chupete. Puede tratar de ofrecérselo más adelante, pero a algunos bebés simplemente no les gusta. Si el chupete se cae después de que el bebé se duerme, no tiene que ponérselo otra vez.

Lee también: El error de reprimir las emociones de nuestros hijos

Qué más pueden hacer los padres de familia: recomendaciones para antes y después del nacimiento

  • No fume durante el embarazo o después del nacimiento de su bebé. Mantenga a sus bebé alejado de fumadores o de lugares donde la gente fuma. Si usted es un fumador o fumó durante el embarazo, es muy importante que no comparta la cama con su bebé. Además, mantenga su vehículo y su hogar libre de humo. No fume en las cercanías de un bebé, incluso si usted está fumando al aire libre.
  • No consuma alcohol o drogas ilícitas durante el embarazo o después del nacimiento del bebé. Es muy importante que no comparta la cama con su bebé si ha estado bebiendo bebidas alcohólicas, tomado medicamentos o ingerido drogas ilícitas que le puedan dificultar el despertarse.
  • Los bebés amamantados corren menos riesgo del SMSL. Amamante o alimente a su bebé con leche materna extraída. La American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda la lactancia materna como la única fuente de nutrición para su bebé durante aproximadamente seis meses. Incluso después de adicionar alimentos sólidos a la dieta del bebé, continúe lactando por lo menos durante 12 meses o más tiempo si usted y su bebé lo desean.
  •  Programe y vaya a todas las visitas de control de salud del niño sano. A su bebé le aplicarán vacunas muy importante durante estas visitas al médico. Nueva evidencia sugiere que las vacunas pudieran tener un efecto protector contra el SMSL.
  • Cerciórese de que su bebé pasa tiempo en su estómago cuando está despierto todos los días. Cuando está despierto el bebé puede pasar tiempo en su estómago (boca abajo) si está siendo supervisado por un adulto. Esto ayuda al desarrollo motor del bebé y previene el síndrome de la cabeza plana. Ver Boca arriba para dormir, boca abajo para jugar para más información y formas para jugar con su bebé durante el tiempo que está sobre su estómago.

Sea precavido cuando compra productos

  • Tenga precaución con los productos que prometen reducir el riesgo del SMSL. Los cojines o almohadas para posicionar al bebé y otros ayudas para dormir y colchones de superficies especiales no han demostrado reducir el riesgo del SMSL, de acuerdo con la AAP.
  • No confíe en monitores para el corazón o la respiración para reducir el riesgo del SMSL. Si tiene preguntas acerca de estos monitores para otras afecciones o enfermedades, hable con su pediatra.
  • No existen suficientes estudios de investigación sobre las camas adyacentes o durmientes. La AAP no puede recomendar a favor o en contra de estos productos debido a que no existen estudios que hayan evaluado su efecto en el SMSL o si estos aumentan el riesgo de lesión o muerte por asfixia/estrangulamiento.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Hay que luchar contra la obesidad en los niños de 0 a 3 años

La obesidad es uno de los principales problemas de salud pública en la actualidad. En el c…