Cita con tu especialista: El ABC de la lactancia Materna

1,663

La lactancia materna es el proceso por el que la madre alimenta a su hijo recién nacido a través de sus senos, que segregan leche inmediatamente después del parto, que debería ser el principal alimento del bebé al menos hasta los dos años.

Las madres primerizas siempre tienen dudas respecto a cómo alimentar a sus pequeños, en esta oportunidad la Revista de Pediatría y Familia conversó con María Belén Oleagoitia Tinoco, licenciada en Psicología Clínica de la universidad Católica de Santiago de Guayaquil, Ecuador y especialista en Psicología clínica infantil y adolescente, quien nos orientó sobre algunos aspectos indispensables sobre la lactancia materna. 

Durante este periodo la leche materna debe ser el único alimento del bebé, excepto si necesita algún tipo de suplemento vitamínico. No es necesario que el bebé tome agua u otro tipo de líquidos: según la OMS la propia leche materna contiene un 88 por ciento de agua, por lo que es suficiente para saciar al lactante. La leche materna tendrá variaciones durante este periodo en cuanto a su composición y cantidad, adaptándose a las necesidades del recién nacido.

Se llama calostro a la leche materna que se producen durante los dos o tres primeros días tras el parto. Esta leche contiene una mayor cantidad de proteínas y minerales. En adelante, la leche va reduciendo su porcentaje de proteínas y aumenta el contenido en grasas y lactosa.

Este es un momento único entre la madre y el pequeño.

En este periodo no hay que establecer un horario para amamantar, sino que el bebé tiene que ser alimentado cuando lo necesite. Generalmente se dan entre 10 y 12 tomas diarias que duran entre 10 y 20 minutos.

Conozca a detalles como este procedimiento natural entre la madre y su pequeño crea un vínculo importante y resuelva las dudas frecuentes y tal vez las que no había contemplado.

P&F-. ¿Cómo se produce la leche en el cuerpo?

M.B-. Durante el embarazo se eleva la hormona llamada prolactina, es esta la encargada de que se produzca leche. Además, en los pechos se encuentran las glándulas mamarias, mismas que funcionan en tanto que exista estímulo externo, es decir, en tanto que haya succión sea del bebé propiamente o del extractor de leche. Se puede concluir diciendo que el único verdadero productor de leche es la succión del bebé. A mayor succión, mayor será la producción.

P&F-. ¿Qué puedo hacer para producir más leche?

M.B. Existen en el mercado un sinnúmero de productos que prometen ser galactóforos (productores de leche) tales como: pastillas de cebada, cerveza, galletas de avena, pastillas de fenogreco, té de hinojo e incluso hay suplementos multivitamínicos que afirman tener este efecto productor de leche. 

Tenemos por otro lado las creencias que venimos arrastrando de generación en generación con el único aval de “Así lo hizo mi abuela”. Entre las más comunes puedo mencionar: el tomar caldo de gallina criolla durante 3 meses posteriores al parto, tomar durante todo el día avena con canela, tomar una cerveza al día, bañarse con agua tibia, tomar 6 vasos de agua tibia en ayunas, entre muchas otras más.  

Pero, lo cierto es que, lo único que hay que hacer es hacer que el bebé succione el pecho. Esa succión activará todo el proceso de producción de leche.

P&F-. ¿Por qué no produzco suficiente leche?

M.B.Generalmente, durante los primeros días de haber dado a luz, la madre “siente” que no tiene suficiente leche porque por ejemplo su bebé lacta muy seguido o llora mucho. 

Por este tipo de motivos, sumado a la inseguridad que esto genera en la mamá y la falta de conocimiento sobre la lactancia, llevan a la madre a “complementar” la alimentación de su bebé con leche artificial suministrándole esta con el uso de biberones. 

El problema de alimentar a un bebé recién nacido con biberón es que la succión es completamente distinta a la del pecho, puesto que, el biberón no le exige esfuerzo alguno y tiene un flujo continuo mientras que, con el pecho, existe una succión ergonómicamente perfecta, pero puede tardar unos segundos en que empiece a salir la leche. 

Es por esto que, los bebés una vez que prueban el biberón, van a pedirlo siempre, ya que es más fácil para ellos extraer la leche de este que del pecho de su madre pero, no significa que el pecho tenga algún error, se necesita que al bebé le cueste un poco de trabajo extraer la leche para que así se canse y se quede dormido. Entonces, al empezar a darle biberón, el bebé ya no pasará tiempo valioso succionando y estimulando el pecho de su madre y la producción de leche se irá disminuyendo. 

Lee también: PIMS: datos de relevancia a un síndrome que afecta a la población pediátrica tras COVID-19

Otro de los motivos importantes por los cuales puede haber baja producción es porque se le da entretenedores al recién nacido, mejor conocidos como pacificadores o chupones. Estos deberían estar prohibidos en los bebés menores de cinco meses, puesto que tienen dos efectos muy negativos. El primero de ellos consiste precisamente en que se le resta tiempo valiosísimo de estímulo de la glándula mamaria y segundo, al darle estos pacificadores, no se sabe si el bebé realmente lo que tiene es hambre y se empiezan a saltar tomas importantes para su adecuado crecimiento y aumento de peso.

Existe claro, razones clínicas reales por las que una madre pueda presentar una baja o nula producción de leche, estos son:

-Hipoplasia mamaria: Consiste en la atrofia de la glándula mamaria

-Reducción quirúrgica mamaria: Debido a que al realizar una reducción se retira tanto tejido graso como glandular, es posible que haya una baja producción.

-Situaciones hormonales de la madre: Existen ciertas enfermedades hormonales como el hipotiroidismo que pueden dificultar la producción de leche.

Importante: En todos los casos mencionados puede haber producción de leche. Todo depende de lo informada que esté la madre y que intente dar de lactar. Yo trabajé como asesora de 7 madres con cuadros clínicos hormonales controlados con medicación y todas pudieron tener una lactancia materna exclusiva, quiere decir, sin ningún sucedáneo de leche.

P&F-. ¿Cómo debe ser la alimentación de la madre para una leche de calidad?

M.B. La leche siempre tiene una excelente calidad, más de la que podamos imaginar. No importa si la madre se alimenta de frutas y legumbres todos los días o si solo lo hace una vez a la semana, siempre la leche es perfecta para el bebé.

Está comprobado que en la única situación en que la leche carecerá de los nutrientes necesarios, será cuando la madre se encuentre en un estado de desnutrición severa.

P&F-. ¿La lactancia puede prevenir enfermedades en la mujer?

M.B.- Claro que sí, previene osteoporosis, previene cáncer de útero, ovarios y senos, reduce los niveles de azúcar en sangre, así que para madres con problemas de glucosa elevada, es perfecto dar de lactar. Previene la depresión post-parto, previene hemorragias post-parto y ayuda a la pérdida de peso ganado en el embarazo.

P&F-. ¿Qué deportes puedo hacer durante la lactancia?

M.B. Puedes practicar todo tipo de actividad deportiva durante la lactancia, puedes estar en una sesión de yoga y dar de lactar, puedes dar de lactar después de jugar fútbol, puedes dar de lactar antes de tu clase de pilates. 

De hecho, ni siquiera necesitas preocuparte por si estás sudada o con mal olor, puesto que esto hará que tu bebé te reconozca mejor. Los bebés no necesitan que la mamá huela a champú, jabón o a los más caros perfumes.

P&F-. ¿Cuáles son los beneficios de la lactancia para el bebé?

M.B.-

-Menor probabilidad de presentar caries.

-Menor riesgo de presentar diabetes tipo 2, hipertensión.

-Mejor desarrollo del proceso del sueño.

-Contiene dosis perfectas de vitaminas, proteínas, minerales, grasa, hormonas y demás.

-Disminuye la probabilidad de padecer alergias.

-Tienen un Sistema inmunológico superior a los niños que toman fórmula.

-Ayuda a la madurez adecuada del sistema digestivo.

-Obtienen resultados de coeficiente intelectual más altos.

-Menos probabilidad de presentar déficit atencional.

-No tendrá malformaciones maxilofaciales.

-Ayuda a aliviar las molestias del proceso de dentición.

P&F-. ¿Si tengo problemas hormonales puedo seguir medicándome, así esté lactando?

M.B.- Aunque sea difícil de creer, existe solo un pequeño porcentaje de medicamentos que no son compatibles con la lactancia. Lo importante es consultarle al médico pero sobre todo, consultar en la página web e-lactancia.org. 

Es una organización sin fines de lucro que está formada por varios profesionales como pediatras, ginecólogos, oncólogos y demás y están en constante investigación sobre el efecto de los medicamentos e incluso el consumo de infusiones de plantas y raíces en la leche materna y por ende, en el bebé 

P&F-. ¿Cuáles son las mejores posiciones para alimentar al bebé?

M.B-. Depende de cada madre, pero en mi propia experiencia la mejor es aquella en que la madre se recuesta de lado y pone a su bebé frente a ella, así ambos vuelven a quedarse dormidos inmediatamente.

P&F-. ¿Cuáles son los errores más comunes?

M.B-. 

-Estar desinformada.

-Tener pediatras o ginecólogos que no estén formados en lactancia materna ya que ellos suelen repetir las creencias de sus madres y abuelas. Generalmente, dentro de su pensum académico no tienen formación en lactancia materna, deben hacer un curso adicional sobre esto y la mayoría no lo hace.

-No confiar en tu cuerpo.

-Creer que lo que dice la publicidad de la leche de fórmula es real. Por ejemplo, afirman que se asemeja a la leche materna y esto no es cierto ni nunca podrá serlo, ya que es leche de otra especie y muy difícil de digerir para los bebés, además de tener una alta incidencia de alergias en los bebés.

P&F-. ¿Es la lactancia un método de planificar seguro?  

M.B-. Sí y no. Si se cumplen los requisitos al pie de la letra, pues sí. Pero si un día se falla, el riesgo de quedar embarazada es muy alto. Los requisitos son bastante sencillos: dar lactancia exclusiva y a demanda, esto quiere decir, cada vez que el bebé tenga hambre. A partir de los 6 meses que los bebés suelen empezar su alimentación complementaria, este método anticonceptivo pierde seguridad.

P&F-. ¿Puedo lactar si tengo una cirugía plástica?

M.B-. Por supuesto que sí. Años atrás las cirugías de aumento de senos no respetaban del todo a la glándula mamaria y los conductos galactóforos (conductos por donde pasa la leche). Pero ahora, las técnicas han cambiado y se puede tranquilamente dar de lactar con aumento mamario.

P&F-. ¿Es saludable decidir no lactar a mi bebé?

M.B-.  No dar de lactar no va a enfermar a la madre, tendrá que ponerse compresas frías en los pechos para ir cortando la producción de leche. Pero, para el bebé no es nada saludable que no le den de lactar. Es su primera barrera de protección para resistir los patógenos que se encuentran en el ambiente y además, es la única fuente de alimento que se adapta a sus necesidades y requerimientos alimenticios de manera diaria. 

Esto quiere decir que, la leche se adapta y cambia su composición incluso en el mismo día. La leche de la mañana tiene una composición distinta a la de la noche. La leche que toma un bebé que está sano, no es la misma a la que tomará un bebé que esté enfermo puesto que, en este caso, la leche para el bebé enfermo será más rica en células de defensa.

Así que no hay alimento que logre siquiera asemejarse a todas las bondades que posee la leche materna.

María Belén Oleagoitia Tinoco, junto a su hija Amelia y su perrita Pancha. Ella asegura que ser madre cambió su perspectiva y le dio más sentido a su especialidad en lactancia segura y positiva.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

¿Qué beneficios tiene el magnesio para los niños?

Más de la mitad del magnesio presente en el organismo, se encuentraen los huesos y en los …