La cirugía fetal de la espina bífida es más eficaz que la cirugía correctora postparto

659

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

La espina bífida aparece durante las primeras semanas de desarrollo, cuando el tubo neural no puede cerrarse y da lugar a una médula espinal que no se ha desarrollado por completo.

Según estudio, “los niños que pasan por una operación de espina bífida cuando aún se encuentran en el útero se desarrollan mejor y padecen menores complicaciones neurológicas que los que se someten a esta cirugía correctora tras el nacimiento“,

según un estudio de la Universidad de California en San Francisco (Estados Unidos) que se publica en la edición digital de la revista New England Journal of Medicine.

¿Cómo se llegó a esta conclusión?

En el trabajo, en el que participaban 200 mujeres embarazadas cuyo hijo tenía mielomeningocele, tenía una duración de ocho años pero se detuvo en 2010 antes de tiempo dados los buenos resultados obtenidos.

El trabajo mostró que la cirugía prenatal reduce en gran medida la necesidad de desviar líquido cefalorraquídeo, mejora el desarrollo mental y el funcionamiento motor y aumenta la probabilidad de que un niño pueda algún día caminar sin ayuda.

Es la primera vez que un ensayo clínico demuestra que la cirugía antes del nacimiento mejora la evolución de los pacientes.

En los casos de mielomeningocele, una porción de médula espinal se expone y sobresale a través de una apertura en la espalda que se asemeja a un quiste.

Los niños con mielomeningocele afrontan discapacidades durante toda la vida que incluyen debilidad en las piernas o parálisis y una pérdida del control de la vejiga y el intestino”.

Además, la mayoría de niños que nacen con el trastorno tienen también una anomalía cerebral, conocida como malformación de Chiari tipo II, en la que el cerebelo se encuentra en el canal superior de la médula. El líquido cefalorraquídeo se ve alterado y se produce hidrocefalia, que se trata insertando con cirugía una derivación en el cerebro para drenar el exceso de líquido.

Según señalan los investigadores, el ensayo ha probado que algunos de los factores que causan problemas como la hidrocefalia son en realidad aquellos que se desarrollan durante la segunda mitad del embarazo, al cerrar la espalda del feto antes, durante el embarazo, en realidad se evita el desarrollo de esta grave enfermedad en muchos pacientes.

Los autores señalan que esta es una opción más de tratamiento pero no la única y que supone unos riesgos. Los niños que pasaron por la cirugía fetal eran más propensos al parto prematuro, con una media de edad gestacional de 34,1 semanas, en comparación con las 37,3 semanas de media del grupo de cirugía postnatal. Las madres que pasaban por esta cirugía durante el embarazo también afrontaban mayores riesgos y todas deben pasar en posteriores embarazos por una cesárea para evitar la ruptura uterina.

De: El medio interactivo

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Consejos de seguridad para niños en Navidad

A diferencia de las demás épocas del año, en Navidad se hace necesario extremar la segurid…