Tres problemas de salud frecuentes en los recién nacidos

Por: Redacción Pediatría y Familia

Los bebés nacen frágiles porque su cuerpo debe adaptarse a la vida fuera del útero. Si se sigue un adecuado monitoreo del embarazo, a la hora del nacimiento el pequeño no debería presentar ninguna complicación grave y al contrario, encontrarse en perfectas condiciones de salud que le permitan crecer y desarrollarse adecuadamente. Sin embargo, esto no quiere decir que los pequeños estén exentos de cualquier padecimiento.

Como los recién nacidos y los bebés están fortaleciendo su sistema inmunológico todos los días, es probable que sufran de dolencias repentinas, una situación que angustia a los padres -especialmente si son primerizos-. Ante esta situación, es importante reconocer que los bebés también pueden manifestar dolencias físicas, sin que sean el indicador de una complicación de salud grave.

Por ese motivo, con el objetivo de resolver algunas dudas, en este artículo damos a conocer las cinco dolencias típicas de todo recién nacido. Cabe aclarar que esto es una nota informativa y que a la menor duda o síntoma se debe consultar con el médico pediatra del bebé.

Afecciones más comunes en los recién nacidos

Fiebre: La fiebre es uno de los síntomas más comunes de varias complicaciones. De acuerdo con los especialistas, en los recién nacidos se produce por las condiciones ambientales, ya que el niño está aprendiendo a controlar su temperatura corporal. Se presenta generalmente durante los primeros tres días de vida y no requiere de un tratamiento específico. Sin embargo, si sube a gran temperatura se debe llevar al médico de forma inmediata.

Ictericia: Se estima que el 70% de bebés padecen de ictericia luego de nacer, una afección que se manifiesta desde el tercer día de nacidos y se prolonga hasta el décimo día. Es fácilmente reconocible porque la piel del bebé adquiere una tonalidad amarilla, como consecuencia de los altos niveles de bilirrubina en su cuerpo. No requiere de tratamiento médico ya que suele desaparecer por sí sola.

Buches de leche: Los vómitos de leche en los recién nacidos alarman a las mamás primerizas, usualmente porque creen que su bebé no está alimentándose en la cantidad adecuada o correctamente. Sin embargo, no es un signo de preocupación pues es una afección que se presenta porque el bebé no se aferra correctamente al pezón y aspira aire mientras come. Para evitar estos buches de leche, es importante sacar los gases del bebé después de cada toma de comida.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Bebés
Los comentarios están cerrados.

Lea también

¿Cómo saber si tu bebé tiene hambre?

Saber identificar si tu bebé tiene hambre puede tomar su tiempo, como todos sabemos durant…