Los cerebros de bebés y adultos se sincronizan durante el juego

512

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

¿Sincronización de cerebros entre bebés y adultos durante el juego? Una nueva investigación sugiere que, literalmente, podría estar “en la misma longitud de onda”, experimentando una actividad cerebral similar en las mismas regiones del cerebro.

Un equipo de investigadores realizó el primer estudio sobre cómo interactúan los cerebros de bebés y adultos durante el juego natural, y encontraron similitudes medibles en su actividad neuronal

En otras palabras, “la actividad cerebral de bebés y adultos aumentó y disminuyó al compartir juguetes y contacto visual”.

Al respecto, investigaciones anteriores han demostrado que los cerebros de los adultos se sincronizan cuando miran películas y escuchan historias, pero se sabe poco acerca de cómo se desarrolla esta ‘sincronía neuronal’ en los primeros años de vida”, dijo Elise Piazza, investigadora asociada en el Princeton Neuroscience Institute (PNI) y el primer autor en un artículo publicado el 17 de diciembre de 2019, en Psychological Science .

Para estudiar la comunicación en tiempo real, los investigadores necesitaban crear un método amigable para los niños para registrar la actividad cerebral simultáneamente de los cerebros de bebés y adultos. Con fondos de la Beca de Tecnología Transformativa Eric y Wendy Schmidt, los investigadores desarrollaron un nuevo sistema de neuroimagen de doble cerebro que utiliza espectroscopía funcional de infrarrojo cercano (fNIRS), que es altamente seguro y registra la oxigenación en la sangre como un proxy para la actividad neuronal. 

Allí la configuración permitió a los investigadores registrar la coordinación neuronal entre bebés y adultos mientras jugaban con juguetes, cantaban canciones y leían un libro.

“El mismo adulto interactuó con los 42 bebés y niños pequeños que participaron en el estudio. De ellos, 21 tuvieron que ser excluidos porque “se retorcieron en exceso”, y otros tres se negaron a usar la gorra, dejando a 18 niños, con edades comprendidas entre 9 meses y 15 meses”.

dijo la investigadora.

El experimento tuvo dos porciones. En uno, el experimentador adulto pasó cinco minutos interactuando directamente con un niño, jugando con juguetes, cantando canciones infantiles o leyendo Goodnight Moon, mientras el niño se sentaba en el regazo de sus padres. En el otro, el experimentador se volvió hacia un lado y le contó una historia a otro adulto mientras el niño jugaba en silencio con sus padres.

Las tapas recopilaron datos de 57 canales del cerebro que se sabe que están involucrados en la predicción, el procesamiento del lenguaje y la comprensión de las perspectivas de otras personas.

“Cuando observaron los datos, los investigadores descubrieron que durante las sesiones cara a cara, los cerebros de los bebés se sincronizaron con el cerebro del adulto en varias áreas que se sabe que están involucradas en la comprensión de alto nivel del mundo, tal vez ayudando a los niños decodifican el significado general de una historia o analizan los motivos de la lectura adulta para ellos”.

Cuando el adulto y el bebé se alejaron el uno del otro y se relacionaron con otras personas, el acoplamiento entre ellos desapareció.

“También nos sorprendió descubrir que el cerebro infantil a menudo estaba ‘guiando’ al cerebro adulto por unos segundos, lo que sugiere que los bebés no solo reciben información de forma pasiva, sino que pueden guiar a los adultos hacia lo siguiente en lo que se centrarán: juguete para recoger, qué palabras decir “,

dijo Lew-Williams, quien es codirector del Princeton Baby Lab.

Mientras se comunican, el adulto y el niño parecen formar un circuito de retroalimentación”, agregó Piazza. “Es decir, el cerebro del adulto parecía predecir cuándo sonreirían los bebés, los cerebros de los bebés anticiparon cuándo el adulto usaría más ‘conversación de bebé’, y ambos cerebros rastrearon el contacto visual y la atención conjunta a los juguetes. Entonces, cuando un bebé y adultos juegan juntos, sus cerebros se influyen mutuamente de manera dinámica “.

Este enfoque de la neurociencia de dos cerebros podría abrir puertas para comprender cómo la unión con los cuidadores se descompone en el desarrollo atípico, como en niños diagnosticados con autismo, y cómo los educadores pueden optimizar sus enfoques de enseñanza para acomodar los diversos cerebros de los niños.

Fuente: Science Daily

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Consejos de seguridad para niños en Navidad

A diferencia de las demás épocas del año, en Navidad se hace necesario extremar la segurid…