Un año nuevo: gran ocasión para motivar a los niños

311

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

Llegó el año nuevo y es normal que muchos de nosotros deseemos que nuestros planes y proyectos fructifiquen o, al menos, que estén bien encaminados.

Es esta una buena ocasión para enseñar a nuestros hijos a motivarse y a ponerse pequeños objetivos en los que trabajar durante el Año Nuevo, o ante el comienzo de cualquier etapa importante en sus vidas.

“La motivación es el motor que nos mueve a lograr los objetivos que nos hemos propuesto”.

Propósitos de Año Nuevo para motivar a toda la familia

Si logramos estimular a nuestros hijos a coger las riendas de sus propósitos, es lo mismo que conseguir un niño motivado, con autoestima alta y buena disponibilidad para superar dificultad, mejorar e ir creciendo en todos los aspectos de la vida.

Mover a nuestros hijos a tener pequeños planes y a motivarles en su realización, le ayudará, sin duda, a tratar de mejorar y trabajar su comportamiento, su responsabilidad, su compañerismo, su ilusión, etc.

“Son cosas muy sencillas, pero muy importantes, ya que le ayudará a crecer. Los niños tienen que aprender a conocerse a sí mismos, a saber que ellos pueden, con su esfuerzo, recoger los frutos de las pequeñas semillas que han sembrado”

Herramientas para motivar a los niños a cumplir sus metas

En nuestra mano tenemos muchas y muy diferentes herramientas o recursos que nos pueden ayudar en nuestro objetivo de transmitir a los niños el valor del esfuerzo y la importancia de proponerse metas para el año nuevo.

A continuación hemos elaborado una pequeña lista que podría servirte de inspiración. Sin embargo, no dudes en añadir todos las herramientas que se te ocurran para lograr vuestro propósito: ¡conseguir vuestros sueños en el año que arranca!

  • Escribir una lista de propósitos para el Año nuevo
    Animemos a nuestros hijos a escribir en unas breves líneas sus propósitos para el nuevo año, no condicionados por nosotros, sino desde su propia motivación, desde sus jóvenes mentes, desde su propia reflexión y sinceridad.

No debemos obsesionarnos con que estos propósitos sean súpergrandes o rebuscados. A veces las metas más sencillas son las más importantes de cumplir. Algunos propósitos que los niños podrían escribir son, por ejemplo, mantener la habitación ordenada durante más tiempo o ayudar más en las tareas del hogar.

  • Compartir con los niños nuestra propia lista de propósitos
    También resultará muy positivo que nosotros mismos, los padres, escribamos nuestra propia lista de propósitos para el año nuevo y la compartamos con los peques.

Esta servirá de ejemplo para los niños que, cuando nos vean a nosotros esforzándonos para cumplirlos (porque seguro que los cumplimos) ello se motivarán para trabajar por los suyos propios.

Además, sabiendo que los niños nos están observando seguro que nosotros nos motivamos aún más para lograr nuestras metas.

  • Iniciar el juego del frasco de la felicidad en casa
    Para aumentar la motivación y la positividad de los niños, pero también del resto de la familia, te proponemos empezar a llevar a cabo el juego del frasco de la felicidad. Es tan sencillo como coger un tarro que tengamos en casa, aunque también vale una caja, y cada día escribir en un papel pequeño (que meteremos en el recipiente) algo bueno que haya ocurrido a lo largo del día a cada miembro de la familia.

Al final de la semana, hay que sacar todos estos mensajes y leerlos en voz alta. De esta forma, tanto los niños como los adultos nos daremos cuenta de la cantidad de buenas noticias o buenos momentos que hemos vivido en los últimos días.

  • Apuntar a los niños a una actividad que les motive
    ¿Tu hijo va a clases extraescolares? Hay ciertas actividades que pueden ser muy motivadoras para los niños como, por ejemplo, el deporte o la música. Por lo tanto, llevar a tus hijos a distintos talleres o clases en las que se fomente aquello que les guste les puede aportar mucha felicidad y ganas de conseguir todo lo que se propongan.

Además, este tipo de actividades lo que consiguen es transmitir a los niños la capacidad para esforzarse y sacar de ellos mismos lo mejor.

Para que esto ocurra, hay que dar con la actividad que mejor se ajusta a las necesidades y a los gustos de nuestros hijos. Y es que no todo vale ni todo va a hacerles felices.

Para saber cuál es el mejor taller para nuestro pequeño, lo mejor es preguntarle de forma directa: ¿Qué te gustaría hacer después del colegio? ¿Hay algo que te interese en particular? Sin embargo, también resulta esencial observarles, para no caer en el error de apuntarles a la actividad extraescolar que está de moda o a la que están apuntados sus amigos.

  • Leer cuentos que hablen sobre el esfuerzo
    Los cuentos y las fábulas son un pequeño tesoro en el que los padres nos podemos apoyar para transmitir a los niños diferentes valores. En este caso, debemos buscar títulos que hablen sobre el valor del esfuerzo y del trabajo personal.

Aunque parecen cuentos muy complicados de encontrar, simplemente son pequeñas historias en las que los personajes se enfrenten a situaciones que requieran cierto esfuerzo por su parte. Guía la lectura y haz preguntas a tus hijos para que reflexionen sobre lo que están leyendo.

De: Guía Infantil

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

A mayor exposición a pantallas, menor desarrollo infantil

Entre más tiempo pase tu hijo menor de 5 años frente a la pantalla de un dispositivo elect…