¿Es posible que aumente la miopía en el embarazo?

124

Estudios recientes afirman que algunas mujeres presentan aumento de algunas diopatrías a lo largo del embarazo, causado por la retención de líqudos. Generalmente, las zonas afectadas son la córnea y el cristalino. En la mayoría de los casos, estos problemas desaparecen progresivamente al finalizar la gestación o cuando termina el periodo de lactancia

Para nadie es un secreto que el cuerpo de la mujer sufre grandes alteraciones durante el embarazo, y en la visión, las hormonas podrían ser las causantes de provocar algunos cambios. Estas variaciones se clasifican clínicamente de la siguiente manera:

  • Cambios en la presión ocular: En el segundo trimestre de la gestación puede suceder una disminución de la presión intraocular en ojos sanos. Si la mujer padece hipertensión ocular esta disminución de presión puede ser mayor. Este cambio desaparece una vez que la mujer da a luz.
  • Córnea: La retención de líquidos afecta a todo el cuerpo de la mujer, y también a la córnea, provocando una disminución en la sensibilidad y aumentando el espesor y curvatura. Suele aparecer en la recta final del embarazo y es un problema temporal que desaparece después del parto.
  • Renitopatía diabética: Si es posible que una mujer diabética, con daño en su retina, pueda emporar durante el embarazo
  • El “síndrome del ojo seco” sí es frecuente que empeore en los últimos meses del embarazo y se recupere en las semanas posteriores al parto. Esta circunstancia es la responsable de que algunas embarazadas no toleren bien las lentillas durante su embarazo
  • Cambios en el cristalino, que pueden generar pequeños cambios en la graduación, y ser provisionales.
  • La piel de alrededor de los ojos puede verse alterada con un cambio de pigmentación. Es lo que se conoce por cloasma y nada tiene que ver con la visión.
  • En mujeres con otros problemas como enfermedad de Graves, tumores intracraneales o intraorbitarios, problemas vasculares, … deben tener un control exhaustivo de su enfermedad que si puede empeorar durante el embarazo.

¿Operación después del embarazo?

Someterse a una operación ocular si se planea quedar en embarazo, o durante la gestación es totalmente contraindicado. De manera que una madre con disminución de la vista o alguna afección de las anteriores mencionadas, debe esperar incluso a finalizar la lactancia para poder realizarla, puesto que el cuerpo sufre una baja de defensas considerable.

Lo ideal es asistir regularmente a consultas oftalmológicas durante el embarazo para controlar los cambios que se pueden presentar, sin embargo, ten en cuenta que estas alteraciones son temporales.

Fuente consultada: Equipo médico de ginecología y obstetricia (EGOM)

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Conoce cómo es el trabajo de parto exitoso

Estas son las recomendaciones de respiración, ejercicio, alimentación y empuje para tener …