Importancia de la leche en la formación de huesos saludables

270
La leche es una fuente de vitaminas y minerales como magnesio, calcio, zinc, potasio y fósforo.

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

Por: Diana Castañeda

La leche es una gran fuente de calcio para el ser humano, así que los primeros seis meses de vida de un recién nacido lo único que se recomienda es leche, ya sea la materna o de fórmula. En este tiempo el bebé debe recibir una cantidad adecuada de calcio necesaria para la formación y el fortalecimiento de los huesos.

La infancia es el momento ideal para que los padres y madres inculquen hábitos alimenticios y un estilo de vida saludables, para que así sus hijos tengan un desarrollo normal y adecuado. Aunque el crecimiento y la densidad ósea se ven influenciados en la mayoría de los casos por la genética individual, el aporte de nutrientes y actividad física son factores importantes en la determinación de la salud de los huesos durante el crecimiento.

“Incluso después del año es necesario que los niños continúen con el consumo de leche ya que están en crecimiento y uno de los factores importantes es el buen desarrollo de los huesos en ellos proveniente del calcio que nos brinda este alimento”, comentó el Dr. Orlando Brinn, especialista en pediatría, durante una entrevista para la Revista Pediatría y Familia.

¿Cómo lograr huesos fuertes y sanos?

Especialistas en nutrición infantil recomiendan que, además del ejercicio continuo, los niños mantengan una alimentación rica en calcio y vitamina D.

La Clínica Internacional sugiere, en un artículo publicado en su página web, que los niños con huesos fuertes tienen menor probabilidad de padecer de huesos débiles en la edad madura.

Como padres, pueden ayudar a proteger la salud ósea de los niños siguiendo algunas medidas simples en cuanto a la alimentación:

  • Si el niño come productos lácteos, su médico o nutricionista le puede ayudar a decidir cuántas porciones debe comer, basándose en su edad. Los niños más pequeños pueden necesitar de 2 a 3 porciones de productos lácteos bajos en grasa cada día, mientras que los niños mayores pueden necesitar 4 porciones.
  • Puede reemplazar algunos alimentos comunes con aquellos que tengan alto contenido de calcio. Por ejemplo, compre mantequilla de almendra en lugar de mantequilla de maní o jugo de naranja fortificado con calcio en lugar de uno regular.
  • Los niños entre las edades de 9 y 18 años necesitan aproximadamente 1300 mg de calcio al día, ya que sus huesos están creciendo a un ritmo más rápido.

Los huesos crecen hasta alcanzar su pico de masa ósea, que se da entre los 18 a los 25 años. No obstante, al llegar a la etapa adulta, estos mantienen un proceso de regeneración constante que disminuye con la edad, por lo que nuestros huesos, con el paso del tiempo, se vuelven más débiles.

Nutrientes de la leche para el fortalecimiento de los huesos

La leche es una fuente de vitaminas y minerales como magnesio, calcio, zinc, potasio y fósforo, que aportan beneficios no solo para la salud ósea, sino para el sistema inmunológico, sistema reproductivo, la visión y el crecimiento y la diferenciación celular.

Vitamina D: ayuda a que los intestinos absorban el fósforo y el calcio, beneficiando a los huesos y las articulaciones.

Vitamina E: es un poderoso antioxidante que protege las lipoproteínas y las membranas celulares, también estimula la respuesta inmune de su cuerpo frente a las enfermedades.

Vitamina K: es importante para una adecuada coagulación sanguínea.

Proteínas y aminoácidos: el Consejo de Exportación de Productos Lácteos de EE. UU. informa que los aminoácidos que se encuentran en las proteínas de la leche son biodisponibles y digeribles.

Hidratos de carbono: adicionalmente, el Consejo de Exportación de Productos Lácteos de EE. UU. agrega en su informe sobre la importancia de la leche que la glucosa y la galactosa forman lactosa, la cual puede ser beneficiosa para los bebés al prevenir la perturbación gastrointestinal y promover las bacterias del ácido láctico. La lactosa también puede beneficiar a las dietas diabéticas ya que no aumenta los niveles de glucosa en sangre y se digiere más lentamente que la glucosa y la fructosa, contribuyendo a la absorción de calcio.

*Siempre consulte con su pediatra.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Zinc: importante en la reparación de células y el desarrollo de un sistema inmune saludable

El zinc es esencial por el micronutriente que aporta al metabolismo del cuerpo humano y, a…