Así puedes evitar los celos entre hermanos

806

Revista Pediatría y Familia

La convivencia familiar no siempre resulta fácil. Especialmente cuando se habla de la convivencia entre hermanos, ya que de ser los mejores amigos pasan a ser casi extraños durante una pelea. Para los padres, los conflictos entre sus hijos siempre es un asunto de preocupación. Aunque pueden intentar ayudarles a resolver sus peleas, lo cierto es que la situación debe ser resuelta por ellos mismos.

Los especialistas aconsejan a los padres no resolver la pelea por ellos. Eso sí, pueden sentarse por separado y hablar sobre la situación, los sentimientos y las posibles soluciones. Además es un recurso que puede funcionar para monitorear los causantes de las peleas entre ellos para crear estrategias que les permitan pasar el tiempo disfrutando entre ellos.

Sin embargo, la causa principal en casi todas las familias son los celos entre hermanos.

Con el fin de reducir las peleas entre hermanos, desde la revista Pediatría y Familia presentamos algunas claves que puedes poner en práctica.

Las claves del éxito para reducir las peleas

1. No trates igual a tus hijos: Cada niño tiene su propia personalidad y gustos. Así que debes revisar cómo pasas tu tiempo con cada uno de ellos, qué cosas los animan y motivan. No olvides que las soluciones para cualquier problema entre hermanos, pueden no funcionar igual en cada niño.

2. ¡No los compares!: La sabiduría popular dice que los hermanos no deben compararse. Y esto es totalmente cierto. Cada pequeño tiene su forma de ver el mundo e interesarse por él. Esto quiere decir que su comportamiento nunca será igual al de su hermano. Lo que para uno puede ser divertido y curioso, al otro puede parecerle aburrido y sin gracia. No olvides que no hay mejores hijos que otros.

3. Demuéstrale que la vida entre hermanos es más divertida: Es muy importante que los padres hablen con cada niño y les digan los aspectos positivos del otro. En estas conversaciones pueden mostrar las cualidades, los juegos compartidos y todas las actividades que pueden hacer juntos para divertirse. Además, si ellos notan que la relación de sus padres con sus hermanos es buena, seguro imitarán este comportamiento.

4. Celebren los triunfos de cada niño de la misma forma: Puede que a los padres les guste más que su hijo juegue fútbol, a que su otro hijo esté en un club de ciencias. Sin embargo, para los niños estas actividades son muy importantes. Si damos más atención a nuestros intereses o a los de un hermano en particular, esto hará que el otro pequeño sienta tristeza, enojo e incluso rabia ante su hermano.

5. Recuerda que ninguno es más importante que otro: Los niños deben sentir  y recibir el mismo amor que su hermano. Cuando ambos niños se sienten apreciados y queridos, la rivalidad entre ellos queda como un asunto del pasado.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

La importancia de hacer la revisión en los ojos de los niños

La Academia Americana de Oftalmología y la Academia Americana de Pediatría recomiendan rea…