Consejos para prevenir y tratar el dolor de garganta en niños

El dolor de garganta es una de las causas más comunes de consulta pediátrica. Además del dolor, el niño puede sentir sequedad, picazón o sensación de raspado en la garganta. Los principales factores o causas por los que se presenta son:

  • Infecciones como el resfriado o la gripe.
  • Los niños que duermen con la boca abierta.
  • Niños con goteo postnasal.
  • Algunos virus.
  • Una bacteria del género Streptococcus: este tipo de dolor de garganta se conoce como faringitis estreptocócica. Dentro del género de los estreptococos, el estreptococo beta-hemolítico del grupo A (EBHGA) puede provocar las infecciones más graves, que suelen acompañarse de complicaciones. Los grupos C y G también pueden causar faringitis estreptocócica, pero sin las posibles complicaciones de EBHGA.
  • Amígdalas infectadas: más conocido como tonsilitis, cuando esto sucede, las amígdalas pueden doler, agrandarse y volverse más rojas de lo normal.

Lo mejor para evitar el dolor de garganta es apartar al niño de posibles focos de infección como compañeros o hermanos ya enfermos de catarros o de gripe. También se recomienda evitar situaciones que puedan irritar esta zona del cuerpo de los pequeños, en este punto alejarlos de los humos del tabaco es muy importante.

A continuación algunos otros consejos para aliviar el dolor de garganta en niños:

  • Abriga al niño durante los días más fríos para evitar que la mucosa se reseque y pueda aparecer el dolor de garganta.
  • Si el niño tiene problemas para tragar, lo mejor es ofrecerle alimentos blandos que sean fáciles de tragar.
  • Hay que asegurar que el niño toma una cantidad abundante de líquidos.
  • Si el niño tiene más de 1 año, se puede recurrir a la miel para suavizar la irritación y rebajar la tos.
  • Los niños mayores pueden tratar de hacer gárgaras con agua tibia y sal.
  • Lavar las vías nasales del niño con solución salina puede ayudar a disminuir el carraspeo o la tos de forma que la garganta se resienta menos.

Recuerda que si el niño tiene dolor de garganta por más de 24 horas, y sobre todo si tiene fiebre, es imperativo solicitar asistencia médica. También cuando el niño ha estado en contacto con alguien que tiene faringitis estreptocócica o cuando ha tenido faringitis estreptocócica en el pasado.

Por otra parte, si el médico sospecha que el niño puede tener faringitis estreptocócica, realizará un hisopado de fauces. Esto significa que el médico usará un hisopo para recolectar líquido de la parte lateral de la garganta del niño y lo enviará al laboratorio para su análisis o cultivo. Esta es la única manera de saber a ciencia cierta si su niño tiene faringitis estreptocócica. Sin embargo, la mayor parte de los dolores de garganta no necesitan hisopados de fauces.

Si el hisopado de fauces revela que su niño tiene una infección en la garganta producida por EBHGA, el médico le prescribirá antibióticos. Pero si el dolor de garganta se debe a un virus u obedece a alguna otra causa, los antibióticos no serán de utilidad.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Niños
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Juguetes inteligentes en niños, cómo sacar el máximo provecho del juego

Hacer Familia El juego es una actividad importante en la vida de toda persona. Desde que n…