Niños que no soportan escuchar la palabra no

5,341
Ramón L. Gutiérrez, M.D., LND Psiquiatra de Niños y Adolescentes

“Llego a la hora que me dá la gana,” “Me gusta que se hagan las cosas a mi manera.”  Estas son algunas de las expresiones más frecuentes de los adolescentes con trastorno oposicional desafiante.  ¿En qué consiste este desorden?

El trastorno oposicional desafiante es un patrón de conducta negativista, hostil, el cual dura al menos seis (6) meses, durante el cual cuatro (4) o más de los siguientes síntomas deben estar presentes:

  1. Pierde el temperamento frecuentemente
  2. Discute con adultos frecuentemente
  3. Se niega a seguir o desafía las reglas y normas de los adultos
  4. Molesta e irrita a los demás a propósito
  5. Culpa a los demás por sus propios errores o mal comportamiento
  6. Es muy sensible o se molesta fácilmente con otras personas
  7. Frecuentemente está molesto
  8. Puede ser vengativo

Este trastorno debe causar impedimento clínico significativo en su función social, académica y/o ocupacional.  También es importante verificar que este patrón de comportamiento no ocurre exclusivamente durante el transcurso de un trastorno del talante o sicótico.

Epidemiología del trastorno oposicional desafiante

Típicamente comienza a los 8 años de edad, usualmente no más tarde de la adolescencia.  Hay ocasiones en que se manifiesta tan temprano como a los tres (3) años de edad.   Es más prevalente en niños que niñas antes de la pubertad, luego de la adolescencia la prevalencia es igual para ambos.

Etiología

Según la teoría psicoanalítica clásica, se implica la presencia de conflictos sin resolver que se desarrollaron durante la etapa anal.  Los conductualistas han sugerido que el oposicionalismo es un comportamiento aprendido, el cual es reforzado, a través del cual el niño ejerce control sobre figuras de autoridad.

Riesgos relacionados con el control de este comportamiento de forma crónica

  1. Aún cuando poseen una inteligencia adecuada pueden fracasar en la escuela debido a que se aíslan, resisten las demandas externas e insisten en resolver sus problemas sin ayuda de otros.
  2. Pueden desarrollar baja autoestima, pobre tolerancia a frustraciones y hasta síntomas depresivos.
  3. Los adolescentes con esta condición pueden abusar del alcohol u otras sustancias ilícitas.
  4. Si este trastorno persiste por mucho tiempo, puede desarrollarse en uno más severo, como por ejemplo, el trastorno de conducta o desarrollan algún trastorno del talante.

Tratamiento

El tratamiento primario es psicoterapia individual en el niño/a con consejería y entrenamiento directo de los padres en el manejo de las destrezas del hijo.  La terapia de modificación de conducta se reenfoca en reforzar selectivamente y resaltar el comportamiento apropiado.  Se trata de ignorar o de no reforzar el comportamiento indeseable.

Trastorno de Conducta

Este trastorno consiste en una serie de comportamientos que se desenvuelven con el tiempo.  Se caracteriza mayormente por agresión y violación de los derechos de losdemás.  Se asocian con otros desórdenes psiquiátricos, tales como trastornos de déficit de atención / hiperactividad, depresión y problemas de aprendizaje.  También se asocian con factores psicosociales tales como:

Niveles socioeconómicos bajos

Padres que son muy severos en su disciplina

Pérdida de capacidad social

Para su diagnóstico se requiere la presencia de un patrón de comportamiento persistente y repetitivo, en el cual se violan los derechos básicos de los demás.  Deben de haber 3 o más de los siguientes criterios:

1)     Criterio presente en los primeros seis (6) meses

2)     Agresión contra personas o animales

  • Amenazar, intimidar, molestar a los demás
  • Frecuentemente comienza peleas físicas
  • Ha sido cruel con personas o animales
  • Ha robado por medio de confrontación a su víctima
  • Ha forzado a alguien a sostener relaciones sexuales

3)     Destrucción de propiedad

  • Ha estado envuelto en el comienzo de fuegos de forma deliberada, con intención de causar daños serios
  • Ha destruido propiedad ajena de forma deliberada

4)     Robo o engaño

  • Ha forzado su entrada en el hogar, auto o edificios ajenos
  • Miente frecuentemente con el propósito de obtener ganancias, favores o para evitar obligaciones
  • Ha robado objetos sin valor sin confrontación de víctimas

5)     Violaciones serias de reglas

  • Pasa la noche fuera de casa, sin autorización paternal, comenzando desde antes de los 13 años.
  • El menor se ha fugado de su casa en dos ocasiones por toda una noche o sólo una vez, pero por tiempo prolongado.
  • Frecuentemente corta clases comenzando desde previo a los 13 años.

Existen dos tipos:

Comienza durante la niñez, antes de los 10 años de edad

Comienza en la adolescencia, luego de los 10 años de edad

Existen varios factores biosicosociales que contribuyen al desarrollo de este desorden:

Ø  Factores paternales:

  • Castigo físico severo
  • Agresión verbal
  • Sicopatología en padres
  • Abuso y negligencia en los niños
  • Dependencia al alcohol
  • Abuso de sustancias
  • Presencia de trastornos sicóticos

Ø  Factores socioculturales:

  • Limitación socioeconómica
  • Desempleo en padres
  • Falta de grupo de apoyo social

Ø  Factores sicológicos:

  • Crecimiento en hogares negligentes

Ø  Factores neurobiológicos:

  • Niveles bajos de dopamina beta-hidroxilasa en plasma.  Esta enzima convierte la dopamina en norepinefrina.  Esto sostiene la teoría existente sobre una disminución neurobiológica.
  • Algunos ofensores juveniles han tenido aumento en niveles en sangre de serotonina (5 HT).  Estos niveles altos correlacionan negativamente con niveles de 5 HIAA (metabolite de 5 HT) en el líquido cerebro espinal (CSF) por lo tanto, niveles bajos de 5 HIAA en CSF correlacionan con agresión y violencia.

Prognosis: En general, es peor en casos donde surgen los síntomas antes de los 10 años de edad.  La mejor prognosis se predice en secuencia de sicopatología coexistente y funcionamiento intelectual normal.

Tratamiento: Programa de tratamiento multimodal, tales como programas residenciales donde se utilicen recursos familiares y comunitarios, los cuales han sido muy efectivos.

La farmacoterapia puede incluir:

  • Antisicóticos para control de explosividad, impulsividad; ejemplo, Haldol, Risperidone, Geodon, Seroquel.
  • Estabilizadores del ánimo como Litio, Depakote, Tegretol.
  • SSRI como Prozac, Paxil, Zoloft, que disminuyen irritabilidad e impulsividad.
  • Agonistas alfa 2 como Clonidine (Catapres).*Precaución: La dosis máxima debe ser de 0.4 mg por día.
  • Síncope asociado con ejercicio
  • Hipotensión
  • Bloqueadores Beta; Propanolol (Inderal). Efectos severos más comunes son broncoconstricción, hipoglicemia, mareos.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Preguntas frecuentes sobre la fiebre en los niños

fiebre es una temperatura del cuerpo más elevada de lo normal.  "La fiebre no es una enfe…