Los deportes y las lesiones de rodilla en niños

Por: Angélica Claudio Merced

Múltiples estudios confirman los beneficios que trae a la salud practicar un deporte. Sin embargo, la preocupación viene cuando ocurren lesiones en la rodilla y van en aumento los casos de niños y adolescentes que tienen que enfrentarse a una cirugía de reconstrucción de ligamento.

Una de las lesiones de rodilla más comunes es la rotura del ligamento cruzado anterior, un tendón que se encuentra en la rodilla y cuya función es darle estabilidad. Según la ortopeda pediátrica Lissette Salgueiro, esta rotura ocurre cuando se realizan deportes en los que se dan cambios constantes de ritmo o velocidad, como el baloncesto o el soccer. “La rotura se refiere a una lesión en la sustancia del ligamento. Puede despegarse ya sea del fémur (hueso del muslo), de la tibia (hueso de la rodilla) o romperse a la misma mitad. En los niños lo más común era que tuvieran una fractura de la espina tibial, que es donde se inserta ese ligamento. Pero como ahora están participando en actividades físicas a nivel competitivo, se ha visto un aumento en las lesiones del ligamento”, dijo.  

Algunos síntomas que pueden presentarse como escuchar un sonido mientras ocurre la lesión, hinchazón en la rodilla y un examen físico, que puede incluir evaluación del arco de movimiento o fracturas pueden indicarle al médico de un posible diagnóstico de rotura en el ligamento cruzado anterior. No obstante, la prueba de Lachman (en donde la rodilla se dobla aproximadamente a 30 grados y se ejerce presión tratando de trasladar la tibia, aguantando el fémur hacia al frente) y un estudio de resonancia magnética confirmarán la rotura.

klim4

La doctora Salgueiro explicó que con un diagnóstico positivo el tratamiento de las roturas de este ligamento es quirúrgico y es de suma importancia realizar la cirugía para evitar otros daños a la rodilla. “Lo que se hace es una reconstrucción, que significa que vamos a poner un auto injerto de dos tendones dentro de la rodilla para que haga la función de ligamento. En niños que están en crecimiento es bien importante proteger esas áreas durante la cirugía para que no se afecte el crecimiento de la extremidad inferior. Se puede determinar si vamos a hacer la cirugía al momento que tuvo la rotura o esperar un poquito más”, señaló la especialista, una de los diez ortopedas pediátricos que tiene Puerto Rico.

Luego de la cirugía el paciente debe seguir un proceso de rehabilitación que puede durar hasta un año e incluye: el uso de abracaderas, muletas, movimientos a la rodilla de forma pasiva, terapia física, bicicleta, trotadora, yoguear, práctica de deportes y finalmente jugar el deporte de manera competitiva.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más En Niños
Comentarios cerrados

Lea también

¿Cómo y cuándo pasar a un niño pequeño de la cuna a la cama?

Muchos padres se preguntan cuándo es el momento indicado para pasar al bebé de la cuna a l…