Datos para tener una alimentación saludable en casa

261
Las ventajas y los trucos para comer en familia

Alimentarse en forma saludable significa comer una variedad de alimentos para que su hijo reciba los nutrientes (como proteínascarbohidratos, grasas, vitaminas y minerales) que necesita para un crecimiento normal. Si su hijo come una gran variedad de alimentos básicos en forma regular, estará bien nutrido.

¿Por qué mi niño no come sus comidas?

Los niños pequeños rechazan los alimentos por diversas razones: desinterés, preferencia por la autoalimentación, aparición de los dientes, enfermedad y a veces por hábitos alimenticios. Los bebés alimentados con alimentos blandos durante demasiado tiempo pueden volverse muy exigentes. Por tanto, los bebés pueden querer alimentarse predominantemente con alimentos dulces tales como fruta y no con alimentos tales como los vegetales.

Los niños tienen estómagos pequeños así que pueden llenarse fácilmente con la merienda, la leche u otras bebidas. Evita alimentar a tu pequeño demasiado cerca de una comida principal, evita la comida chatarra y ofrécele cosas como la leche después de una comida.

Algunos niños no se adhieren a nuestras opiniones sobre los hábitos alimenticios, prefiriendo suplir sus necesidades nutricionales en sólo un par de comidas al día. Algunos incluso tienen una comida principal en el almuerzo y apenas tocan su cena. Todo esto es muy normal y un buen consejo es nunca obligar a un niño a comer ya que puedes inducir una asociación negativa y duradera respecto a ésta. No obstante, sigue ofreciendo alimentos saludables en las horas habituales y permítele elegir. Sé paciente, persistente y consistente.

En cuanto a los problemas con la comida en los niños, hablamos de que la alimentación es una de las batallas diarias con las que deben lidiar los padres a diario.

¿Qué puedo hacer para fomentar una alimentación saludable?

Una de las herramientas realmente valiosas que tienes como padre es el control sobre el medio ambiente: qué ocurre en el hogar, cómo ocurre, su regularidad, dónde ocurre y quién está involucrado. Como dice el Dr. Phill: esta es ” la moneda” que puedes usar para mantener las cosas en buen camino.

Tú diriges la cocina, así que úsala. Haz que los niños participen en la preparación y cocción de los alimentos. Enlista a tus pequeños ayudantes para que pelen, corten (con ayuda), viertan, revuelvan, laven, pongan la mesa, etc. y siempre supervisa y asegura que el ambiente sea seguro. Enseña a tu pequeño sobre la limpieza. Mi hijo se molesta al ver una verdura, pero me ayuda a rallar el calabacín que ponemos en un pastel, lo mezclamos, lo cocinamos en el horno y se lo come una vez está preparado.

Lee también: Los siete alimentos que no pueden faltar en la dieta de los niños

Cultivar tus propias verduras es otra manera fantástica de hacer la comida divertida, además puede ser muy estimulante para los niños. Incluso si no tienes jardín, hay un montón de cosas que puedes hacer. La mayoría de los niños se sorprenderán de ver crecer una zanahoria o una papa o ver como se abren los brotes de frijoles. Sé creativo e involucra objetos cotidianos como un carro de juguete viejo, una matera rota o una vasija pintada a mano para sembrar tus alimentos.

Otras cosas a tener en cuenta: sé coherente, evita las distracciones (como la televisión y juguetes), sé persistente y trata de estar relajada durante esta fase. Puede que también tengas que ser astuta para obtener “cosas buenas”. Importante: nunca te rindas y siempre ofrece alimentos saludables. Una vez que comienzas con la comida chatarra no hay vuelta atrás.

Si la dieta es acompañada y supervisada por el pediatra los resultados podrían ser favorables.

Los hábitos alimentarios de la familia determinan lo que tu niño aprenderá y disfrutará comer. A continuación te presentamos algunas maneras para que puedas limitar la grasa y el colesterol en tus dietas:

  • Mantenga frutas y verduras frescas a la mano.
  • Sirva cereales y panes integrales.
  • Consuma leche y yogur descremados. Escoja quesos con poca grasa, por ejemplo.
  • Incluya alimentos con almidón (patatas, pasta, arroz) en sus comidas.
  • Evite aderezos con mucha grasa y muchas calorías, como mantequilla, margarina, crema agria o salsas. En lugar de ellos use requesón con hierbas, parmesano rallado o yogur con poca grasa.
  • Sirva carnes magras, como pollo, pavo, pescado, cortes de res magros (hamburguesas magras, lomo, filetes, bola de lomo, bistec de lomo, etc.) y cortes magros de cerdo (solomillo, lomo, chuletas o jamón). Elimine la grasa visible y la piel de las aves.
  • Elija margarina y aceites vegetales (canola, maíz, oliva, girasol y soya).
  • Elija barras de frutas congeladas, pastel de ángel, yogur congelado bajo en grasa en lugar de postres cremosos.
  • Cuando cocine use aceite vegetal en aerosol para reducir la grasa adicional.
  • Utilice técnicas para cocinar con poca grasa como lo son el asar, hornear, escalfar, a la parrilla o al vapor cuando prepare carne, pescado y aves de corral. No use margarina o mantequilla cuando prepare o sirva verduras.
  • Sirva sopas o caldos de verduras. Elija leche descremada cuando haga sopas cremosas.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Cita con tu especialista: El ABC de la lactancia Materna

La lactancia materna es el proceso por el que la madre alimenta a su hijo recién nacido a …