Claves importantes para cambiar el pañal del bebé

Redacción Pediatría y Familia

Los bebés son seres maravillosos, llenos de ternura y amor. Si bien todas las madres y padres esperan con ansias el nacimiento y conocer a su pequeño, el primer asunto que los inquieta tiene que ver con la higiene del bebé. Concretamente, con el cambio de pañales.

Por fortuna, los tiempos han cambiado y en esta también gratificante labor, los padres cada vez toman un rol más activo. Atrás quedó la época en la que era una tarea exclusiva para las madres y abuelas. De hecho, muchos pediatras afirman que en estos momentos, el papá puede estrechar los vínculos con su bebé.

Por eso, si hablamos de una familia primeriza o de madres y padres asustados para realizar esta tarea, en Pediatría y Familia presentamos algunas claves importantes que convertirán a este proceso en una tarea sencilla e incluso divertida para el bebé.

Humira – 300

Pasos para un cambio de pañal fácil y rápido:

1. Asegúrate de tener listo el lugar en el que cambiarás el pañal de tu bebé. Es decir, que esté libre de objetos que puedan lastimar al bebé o contaminarse. En este paso inicial también es fundamental que cuentes con todos los implementos necesarios: pañitos húmedos, cambiador, pañales limpios y crema, en caso de necesitarla.

2. Con el bebé acostado boca arriba, quita el pantalón o falda a tu bebé, si es que está usando este tipo de prendas. Luego, procede a desabrochar la parte inferior de su body y de paso, desabrocha las cintas adhesivas que mantienen el pañal cerrado y únelas entre ellas. Todavía no es el momento de quitarle el pañal que ya está sucio.

3. Identifica si tu bebé ha hecho popó. Este paso aunque sea desagradable es muy importante porque en caso de que así sea, debes limpiar al bebé tanto como sea posible con el pañal sucio. Después de hacer esta limpieza, es el instante en que se retira el pañal sucio, se dobla y se deja a un lado.

4.Después, toma los pañitos húmedos y termina de limpiarlo. Revisa en sus muslos, la parte inferior de la espalda y entre las piernas. Para limpiar los genitales del bebé, el proceso depende del sexo. Si es un niño, levanta primero sus piernas para iniciar la limpieza por sus genitales, luego aseas las nalguitas. Si es una niña, la limpieza se realiza de adelante hacia atrás y termina en las nalguitas.

5. Con un bebé limpio e impecable, levanta sus nalguitas y sus piernas. De inmediato, coloca el pañal limpio debajo de él. Lo más importante es que el pequeño quede en el centro del pañal. En este punto, desliza la parte delantera bajo las caderas del niño.

6. Antes de ajustar el pañal, revisa que la parte de atrás también haya quedado sobre la cadera. En caso de que no sea así, puedes ajustar el pañal deslizándolo hacia el lado que sea necesario. Retira los protectores de las cintas ajustables y abróchalas al pañal, sin que quede el bebé muy apretado o muy liviano.

¡Y listo! no es necesario nada más para que tu bebé se mantenga fresco y limpio. Recuerda que una higiene adecuada previene infecciones o la temida ‘pañalitis’, una irritación que aparece en las nalguitas y piernas del bebé cuando permanece largo tiempo con el mismo pañal.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Bebés
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Los primeros meses de vida de tu bebé

Por: Carmen L. Baez Franceschi M.D., FAAP, M.B.A. Pediatra Sin duda alguna una de las expe…