Este es el método acampada para dormir al bebé

Redacción Pediatría y Familia

Para facilitar la adaptación del bebé a las horas nocturnas, a lo largo de la historia se han creado alternativas para que tanto padres como bebés puedan tener noches de sueño sin complicaciones. Por supuesto, con el avance de las diferentes especialidades de la medicina, no todas las opciones se consideran viables hoy en día. En parte, debido a las repercusiones físicas y psicológicas que se manifestaban en los bebés.

Sin embargo, en contraposición a este tema han surgido innumerables alternativas para que los padres revisen. De esta manera, pueden elegir la que consideran más adecuada para su bebé y su estilo de crianza. Por otro lado, no está de más recordar que la respuesta efectiva a uno u otro método, varía en cada niño.

Dentro de estos métodos para acostumbrar al pequeño a dormir, uno de los más novedosos y exitosos es el método de acampada, una táctica diseñada para habituar al pequeño a la separación de sus padres durante la noche. En esta técnica, los padres permanecen cerca de la cuna del bebé mientras duerme, pero no establecen contacto físico con él.

¿Cuál es la novedad de esta técnica?

Como su nombre refiere, el método de acampada es una opción paulatina para hacer que el bebé duerma solo. El primer paso es acostarlo en su cuna cuando el bebé muestre los primeros signos de cansancio. Los padres pueden permanecer en la habitación del pequeño, cerca a la cuna mientras el niño concilia el sueño. En caso de que el bebé no logre quedarse dormido, los padres pueden arrullarlo en voz baja o acariciar su mano o rostro.

Humira – 300

Este proceso se realiza durante la primera noche. Desde la segunda noche, los padres se alejan un poco más de la cuna, intentando calmar al bebé con susurros, canciones o hablando al bebé. El contacto físico se disminuye casi por completo. Poco a poco, la ubicación de los padres debe distanciarse hasta acompañar al bebé en su rutina de sueño solamente desde la puerta.

Los pediatras afirman que esta es la manera más natural que las familias adoptan. Es un mecanismo que además tiene beneficios para el bebé y para la madre. Algunos estudios realizados a este método demostraron que los bebés concilian mejor el sueño y las madres reducen la probabilidad de sufrir depresión. Además, es una manera de desarrollar en los niños el concepto de autocontrol, necesario para fortalecer la independencia del pequeño.

¿Qué esperas para ponerlo en práctica?

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Bebés
Los comentarios están cerrados.

Lea también

¿Cómo debes alimentar a tu hijo después de los 6 meses?

Redacción Pediatría y Familia Hoy en día los especialistas aconsejan a los padres a  no al…