Hijos de padres fumadores perciben nicotina de 150 cigarrillos

Redacción Pediatría y Familia

Alrededor del mundo, los estudios sobre los efectos perjudiciales del tabaco continúan. Pese a que en pleno siglo XXI las personas adictas al cigarrillo o al tabaco no disminuyen, cada vez se diseñan espacios para que el humo contaminante no afecte a personas no fumadoras. Estas medidas legales se toman en muchos países del mundo, debido a que el tabaco genera graves problemas de salud.

Sin embargo, a pesar de las numerosas alertas sobre esta dañina sustancia, muchas personas todavía no son conscientes de los daños que pueden ocasionar a los niños. Por ese motivo, en España se llevó a cabo un estudio científico para analizar los riesgos y dificultades de salud de los pequeños con padres fumadores.

Las alarmantes conclusiones se publicaron en la revista ‘Prevención del tabaquismo’ del Área de Tabaquismo de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). Se espera que estos resultados sirvan para llamar la atención de hogares con integrantes fumadores para que cambien su estilo de vida a uno más saludable.

Humira – 300

En este estudio científico, los especialistas afirman que bebés o niños -fumadores pasivos- se ven expuestos a cantidades de nicotina que equivalen a fumar entre 60 y 150 cigarrillos anuales.

De acuerdo con los investigadores que hicieron este estudio, los factores que más afectan a los niños son su peso y superficie corporal, es decir, su estatura. Si se habla de bebés, los riesgos y consecuencias son mayores ya que en los primeros meses y años de vida, el menor pasa el 80% del tiempo en su hogar.

En la investigación elaborada por la SEPAR, los doctores recopilaron datos sobre las consultas pediátricas para niños entre 0 y 3 años hechas en los hospitales de Madrid . Con el fin de obtener el mayor número de datos posibles, participaron 150 menores y sus familias. De este total, el 43,3% estuvo permanente expuesto al humo y cigarrillos.

Según la publicación “Un 37% de los padres, un 26% de las madres y un 46% de los cuidadores principales se declararon fumadores. Entre las mujeres, un 19% fumó durante la gestación”.

Clínicamente, la exposición constante al humo de tabaco ambiental se conoce como (HAT). Si se trata de niños, las consecuencias inmediatas en la salud puede ser un incorrecto desarrollo del sistema respiratorio, propensión a enfermedades como asma, bronquitis o neumonía e infecciones de otorrinolaringología. Además, en el futuro, podría propiciar el hábito en el niño.

Humira – 300
Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Bebés
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Niños diabéticos no necesitan una dieta rigurosa

Jean Mitchelle Vélez Especial para Pediatría y Familia A  diferencia de otras enfermedades…