¿Por qué son importantes las fontanelas del bebé?

Redacción Pediatría y Familia

Al nacer, los bebés tienen sus huesos blandos y frágiles para facilitar el crecimiento del esqueleto. Esto incluye a los huesos del cráneo y en particular a la fontanela, un área muy delicada que se ubica en la frente del bebé y que a los padres asombra y asusta. Por lo general, la primera reacción de los nuevos padres al sentir el hueco característico de la frente de los recién nacidos es de miedo y fragilidad. Sin embargo, no es la única fontanela presente en el niño.

En los recién nacidos se reconocen 2 fontanelas palpables: un rombo detrás de la frente de aproximadamente 3 cm, llamada fontanela mayor y la otra, un triángulo sobre la nuca conocida como fontanela superior. Pero, también existen 4 fontanelas más aunque no sean perceptibles a simple vista.

De acuerdo con la ciencia, las fontanelas -también llamadas puntos blandos- son las separaciones que existen en el cráneo de los bebés, con el fin de facilitar el paso de la cabeza por el canal de parto. Es decir, es una medida biológica para evitar daños en el cerebro del bebé durante el nacimiento. Estas aberturas se cierran gradualmente a medida que el pequeño crece y para los 12 – 18 meses, ya estarán totalmente cerradas.

Estas suturas están compuestas por tejidos membranosos y flexibles que se endurecen a medida que el bebé crece. Como su función principal es proteger el cerebro del niño, contrario a lo que se cree, no suponen un grave riesgo de lesión para los pequeños. Aún así, también pueden ser indicadores del estado de salud del niño si éstas cambian repentinamente.

Humira – 300

Las fontanelas como indicador de enfermedades infantiles:

Hundimiento de las fontanelas: A menudo son el primer indicador de deshidratación en el bebé. Esto sucede cuando el niño presenta episodios de diarrea y vómito que no logran ser controlados. En estos casos, es vital la asistencia a emergencias pues un episodio de diarrea puede llegar a ser mortal en los recién nacidos y bebés.

Abultamiento de las fontanelas: Cuando aparece este signo, es una señal clara de un aumento en la presión craneal del niño. Este síntoma debe consultarse con un médico de inmediato, ya que se necesitan medidas clínicas para liberar la presión y evitar lesiones cerebrales con consecuencias futuras para el pequeño.

Cabe recordar que las fontanelas se cierran en los niños a diferente edad. A menudo, la mayoría de niños las cierran alrededor de los 2 años. En caso de que tu bebé cumpla esta edad y todavía no tenga sus fontanelas cerradas puede deberse a la falta de vitamina D.

 

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Bebés
Los comentarios están cerrados.

Lea también

¿Sabes los beneficios del juego para tu hijo?

Redacción Pediatría y Familia Es importante incentivar al niño a que juegue. Ya que el jue…