Recomendaciones de los pediatras para un colecho seguro

Estos son los consejos que dan los expertos de la Asociación Española de Pediatría para evitar el riesgo de muerte súbita del lactante si practicamos colecho.

Aunque los beneficios del colecho para favorecer el vínculo emocional entre padres e hijos están más que demostrados, si no se practica siguiendo unas ciertas pautas de seguridad, este puede incrementar el riesgo desíndrome por muerte súbita del lactante (SMSL).

Por eso, el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEP) y el Grupo de Trabajo de Muerte Súbita Infantil  han elaborado un documento con las siguientes recomendaciones para bebés de menos de 6 meses:

La forma más segura de dormir para los lactantes menores de seis meses es en su cuna, boca arriba, cerca de la cama de sus padres. Existe evidencia científica de que esta práctica disminuye el riesgo de SMSL en más del 50%.

Humira – 300

La lactancia materna tiene un efecto protector frente al SMSL y, por otro lado, el colecho es una práctica beneficiosa para el mantenimiento de la lactancia materna, pero también se considera un factor que aumenta el riesgo de SMSL por lo que no debe ser recomendado en:

  • Lactantes menores de tres meses de edad.
  • Prematuridad y bajo peso al nacimiento.
  • Padres que consuman tabaco, alcohol, drogas o fármacos sedantes.
  • Situaciones de cansancio, especialmente de cansancio extremo, como el posparto inmediato.
  • Colecho sobre superficies blandas, colchones de agua, sofá o sillones
  • Compartir la cama con otros familiares, con otros niños o con múltiples personas

Hábitos de sueño saludables    

Como madre o padre reciente, seguramente esta es una de tus preguntas más apremiantes. Abajo encontrarás unas pautas generales sobre cuántas horas de sueño necesita un niño a varias edades. Pero es muy importante tener en cuenta que cada niño es diferente: algunos necesitan más o menos sueño que otros.

De los tres a los seis años.

A los 3 años, los niños suelen dormir una siesta de una horita, y por la noche necesitan de 10 a 12 horas de sueño para sentirse descansados. A partir de los cuatro años, muchos ya dejan de dormir la siesta. Depende mucho del carácter y de las necesidades de cada niño.

De los seis a los nueve años.

Durante estos años, los niños necesitan aproximadamente 10 horas de sueño durante la noche. Es importante que antes de que los niños se vayan a la cama, disfruten de un momento en privado con sus padres para conversar, compartir secretos, cuentos o música. Es una buena forma para prepararles para el sueño.

De los 10 a los 12 años.

A estas edades, los niños sólo necesitan alrededor de 9 horas de sueño durante la noche. Todo dependerá de cómo esté de relajado o cansado.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Bebés
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Niños diabéticos no necesitan una dieta rigurosa

Jean Mitchelle Vélez Especial para Pediatría y Familia A  diferencia de otras enfermedades…