La AAP brinda más herramientas a pediatras para ayudar a niños con dificultades de aprendizaje

170

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

Con el creciente número de niños afectados por las condiciones complejas y crónicas que pueden afectar el aprendizaje, la Academia Americana de Pediatría (AAP) pone de manifiesto formas de salud del estudiante y el bienestar pueden afectar el rendimiento escolar – y cómo los médicos pueden ayudar a los pacientes que luchan en la escuela.

Itasca, IL – Cuando un niño se enferma, un pediatra diagnostica la enfermedad y recomienda tratamiento. Lo que está sufriendo es el progreso del niño en la escuela, según un nuevo informe de la AAP, los pediatras también pueden desempeñar un papel importante en la determinación de la causa y ayudar a apoyar el éxito del niño.

El informe clínico de AAP, Niños en edad escolar que no progresan académicamente: consideraciones para los pediatras brinda a los pediatras más herramientas para ayudar a los niños con dificultades psicológicas y de aprendizaje o problemas médicos complejos que pueden descarrilar.

He visto lo miserables y desesperados que se sienten los niños cuando se quedan atrás o fallan en la escuela. Nuestro objetivo es utilizar nuestros recursos como pediatras para ayudar a identificar por qué el niño tiene dificultades y ofrecer opciones realistas para ayudarlo a tener éxito en su educación“,

dijo Arthur Lavin, MD, FAAP, coautor del informe clínico y presidente del Comité de AAP sobre Aspectos Psicosociales del Niño y salud familiar. 

La AAP describe la variedad de problemas de salud y factores complejos e interrelacionados que pueden contribuir a la “disfunción académica“. Estos pueden incluir disfunciones cognitivas, dificultades y trastornos emocionales, trastorno del espectro autista, adversidad o trauma, estrés en relaciones importantes dentro y fuera del hogar, déficit de atención y enfermedades físicas.

Cada niño es un individuo complejo, y la falta de progreso académico es a menudo un síntoma de problemas complejos que deben abordarse con cuidado. Pueden aparecer como problemas neurológicos, emocionales o de comportamiento, o diferentes combinaciones de ellos“;

dijo la neuropsicóloga infantil Celiane Rey-Casserly, PhD, coautora del informe. 

Los pediatras ya trabajan con las familias para ayudar a los niños a alcanzar su máximo potencial académico de muchas maneras mientras monitorean la salud y el desarrollo del niño. 

Así mismo, pueden detectar exposiciones a toxinas ambientales como el plomo y asesorar a las familias sobre medidas de seguridad, como usar cascos de bicicleta para evitar lesiones traumáticas en la cabeza.

Crear un plan de acción para controlar los síntomas de un niño puede ayudarlo a funcionar mejor en la escuela. En otras ocasiones, las referencias para evaluaciones psicológicas y educativas de enfermedades tales como  trastornos del desarrollo neurológico y del lenguaje, discapacidades de aprendizaje e intelectuales, o problemas de salud emocional pueden ayudar con el diagnóstico y las estrategias para abordar las necesidades del niño“,

dijo Laura McGuinn, MD, FAAP, coautora del informe y ex miembro del Comité de AAP sobre aspectos psicosociales de la salud infantil y familiar.

Para finalizar, la APP considera que trabajar junto con la familia, la escuela y otros proveedores en el hogar médico del niño puede construir un plan para ayudar a los niños con dificultades académicas complejas a alcanzar su máximo potencial.

aap.org

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Ciencias Médicas busca reducir la cifra de niños con quemaduras

De cara a la celebración del mes de la prevención de quemaduras, el Programa de Emergencia…