Es invierno…¿Estás usando el asiento de seguridad correctamente?

*Con información de la Asociación Americana de Pediatría

Cuando nos encontramos en la época más fría del año, no es usual notar que se generan nuevos riesgos producto de diferentes factores. Uno de ellos -aunque cueste creerlo- es el uso incorrecto del asiento de seguridad, un hecho que pone en riesgo la vida de los pequeños, ya que no sobra decir que estas sillas están diseñadas para protegerlos de lesiones severas en caso de accidentes.

El riesgo principal, tal y como se describe en la web HealthyChildren.org, se relaciona con el instante de la colisión entre automóviles. En estos casos, los rellenos o acolchados se aplanan o se aplastan por la fuerza, dejando un espacio extra (adicional) bajo las correas. El niño puede deslizarse (salirse) entre las correas y ser lanzado del asiento de seguridad. Por ello, con el fin de orientar a los padres y prevenir situaciones indeseadas, la Asociación Americana de Pediatría ha dado a conocer una serie de recomendaciones que a continuación entregamos a nuestros lectores.

¿Cómo mantener al pequeño seguro en su asiento de seguridad?

    • Almacene el portador del asiento de seguridad dentro de su casa cuando no lo esté usando. Mantener el asiento a una temperatura ambiente reduce la pérdida del calor del cuerpo del niño cuando está en el automóvil.
    • Prepárese con anticipación. Si tiene planes de salir de su hogar con su bebé en las mañanas de invierno, va a necesitar tiempo para prepararse y ensamblar, y puede que su bebé no quiera cooperar mucho con usted. Además, conducir bajo condiciones invernales  requerirá que reduzca la velocidad y tenga mucha más cautela.
    • Ajuste las correas del arnés del asiento de seguridad. Aunque su niño parezca estar cómodamente arropado en el asiento de seguridad, varias capas pueden dificultar que ajuste las correas lo suficiente.  Si puede pellizcar las correas del arnés del asiento de seguridad, debe ajustarlas con más firmeza para que queden cómodamente ceñidas al pecho del niño. Vea la ilustración que acompaña este texto.
    • Mantenga una bolsa de emergencia en su automóvil. Tenga mantas extras, ropa seca, sombreros o gorros y guantes, así como alimentos no perecederos en caso de que se presente una emergencia en la carretera o si su niño se moja durante una salida en la época de invierno.
    • Ponga un abrigo o una manta sobre las correas. Puede poner una manta sobre las correas del arnés o colocar el abrigo de invierno del niño al revés (sobre las correas abrochadas del arnés) una vez que él o ella tienen ajustado el cinturón. Algunos padres prefieren artículos de ropa tales como abrigos tipo poncho o chaquetas (chamarras) con cremalleras a los lados de esta manera se pueden voltear hacia adelante y ponerlas sobre el arnés. Tenga presente que la capa superior debe ser fácil de poner y de quitar, de esta forma su bebé no se calienta demasiado una vez que el automóvil esté caliente.
    • Recuerde, si el artículo no venía con el asiento de seguridad, no ha sido sometido a pruebas de colisión y puede ser un obstáculo para brindar protección durante una colisión. Nunca utilice piezas de un saco de dormir u otro accesorio para cochecitos en el asiento de seguridad.

 

  • Vista a su niño con varias capas delgadas de ropa. Comience con capas ajustadas primero, como leotardos o mallas y monos de manga larga. Después añada pantalones y un prenda caliente como un saco o una camisa de tejido térmico. Su niño puede llevar una chaqueta (chamarra) delgada de vellón o forro polar encima. Cuando la temperatura está muy fría, la ropa interior larga y abrigada es otra capa adecuada y una buena opción. Por lo general, los bebés deben llevar puesto una capa o prenda más que los adultos. Si usted lleva un gorro de invierno y un abrigo, su bebé probablemente necesita un abrigo, un gorro y una manta.
  • No olvide el gorro, los guantes o mitones y las medias o botines. Estas prendas ayudan a mantener a los niños calientes s​in interferir con las correas del asiento de seguridad. Si su niño se chupa el pulgar, puede optar por guantes sin dedos (cortados) o tenga un par de mitones extras a la mano —una vez que están mojados enfriarán a su niño en lugar de calentarlo.
  • Use una cubierta para el asiento de seguridad SOLAMENTE si no queda una parte de ésta debajo del bebé. Nada debe quedar por debajo del cuerpo del bebé o entre su cuerpo y las correas del arnés. Cerciórese de dejar la cara del bebé descubierta para evitar que el aire quede atrapado y se vuelva a respirar. Muchos minoristas o comerciantes tienen en su inventario ofertas de productos agrupados que NO son seguros para usar en el asiento de seguridad. Sólo porque está en los estantes de los almacenes no significa que sean seguros.

 

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Conoce
Los comentarios están cerrados.

Lea también

Menopausia precoz y posibilidad de embarazo

Por: Redacción y Pediatría Existe un mito muy popular relacionado con la menopausia precoz…