No papás, no es bueno que los niños usen zapatos heredados

331

Cuando se tienen hermanos o primos mayores heredar los zapatos es algo habitual. Pero esta práctica conlleva ciertos riesgos, tal y como advierten desde el Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV).

  • “El principal problema radica en que muchas veces nos parece que un calzado está nuevo y en realidad, no lo está, advierte Pilar Nieto, presidenta del ICOPCV. Y esto puede favorecer que el niño que hereda los zapatos acabe modificando su forma de caminar.

ALTERACIONES EN EL PIE POR HEREDAR ZAPATOS

El problema más común, según la experta, es que la plantilla interior puede haberse adaptado al pie del primer niño que lo utilizó, aunque sea mínimamente, y esto afectará al siguiente”.

  • Así, hay veces que los más pequeños notan molestias que no saben describir. En estos casos, “en lugar de decirlo, comienzan a modificar la posición de su pie encogiendo los dedos, por ejemplo, lo que afectará a su marcha y al correcto desarrollo del aparato locomotor”, explica la podóloga.

Encoger los dedos para adaptarlos al calzado puede hacer que el niño no camine correctamente

Pero alterar la forma habitual de caminar no es la única posible consecuencia de usar zapatos estrenados por otra persona.

  • Hacerlo de forma inadecuada puede causar, también, deformidades en los pies, así como patologías derivadas de un mal apoyo.
  • No hay que olvidar, tampoco, que aumenta el riesgo de contagio por hongos y que pueden aparecer rozaduras debidas al desgaste previo del calzado.

CÓMO APROVECHAR BIEN EL CALZADO

Pero todo esto no es sinónimo de que los más pequeños de la casa no puedan heredar calzado bajo ningún concepto. Cuando los zapatos o deportivas se han usado tan solo tres o cuatro veces pueden aprovecharse siempre y cuando se tengan en cuenta una serie de precauciones. El ICOPCV recomienda…

  • Confirmar que, pese a su poco uso, no tienen ninguna deformidad.
  • Tampoco deben presentar pliegues en el empeine ni desgaste en la puntera o el talón.
  • Como precaución, lo ideal es desinfectar el calzado y cambiar la plantilla interior del mismo.

ACUDIR AL PODÓLOGO CADA AÑO

Aunque la aparición de ciertos trastornos en el pie (como los callos o los juanetes) son más comunes a medida que sumamos años, los niños también pueden presentar alteraciones (como los pies zambos, planos o cavos) que, si se detectan a tiempo, son más fáciles de corregir o combatir.

  • A partir de los 4 años es muy importante realizar revisiones anuales con un podólogo para confirmar que su evolución es óptima y aplicar cualquier tratamiento correctivo, si es necesario, con la mayor celeridad posible porque a esas edades esto es clave para la futura salud de sus pies”, remarca esta experta.

Hacerlo después del verano es lo ideal

Desde el colegio de podólogos valenciano apuntan que llevar a cabo la revisión tras el verano es muy recomendable por dos motivos.

  • Primero, porque permite detectar infecciones en los pies, como las causadas por el virus del papiloma o los hongos, que son más frecuentes en la época estival.
  • Segundo, porque en verano suele darse una mayor tendencia al crecimiento, y en la revisión podológica anual se puede evaluar si el desarrollo del esqueleto es correcto y recomendar el calzado más adecuado en cada caso, de cara a la vuelta al cole.

SEÑALES DE ALERTA QUE NO HAY QUE DEJAR PASAR

Independientemente de acudir a la revisión anual, hay señales que pueden indicar que el niño tal vez presenta alguna alteración podológica. Los expertos del ICOPCV remarcan que hay que fijarse sobre todo en los siguientes:

*Si los niños se caen a menudo, quieren descalzarse continuamente, caminan de puntillas, con los pies hacia dentro o hacia fuera, nos están manifestando signos que pueden alertar de algún tipo de problema en los pies o las piernas.

Fuente: Saber Vivir

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Todo lo que debe saber sobre los dolores de crecimiento

En sí mismo, el crecimiento no es una etapa dolorosa. Sin embargo, algunos niños aseguran …