Cómo elegir al pediatra para tu hijo

1,813

Agencia Latina de Noticias de Medicina y Salud Pública|Pediatría y Familia

El control médico del recién nacido comienza en los primeros instantes de vida, tan pronto como su cabecita sale al exterior, y en un ambiente especialmente dispuesto para tal fin. El pediatra en ese momento es un especialista: el neonatólogo.

Sólo así pueden detectarse precozmente las complicaciones, de manera que sea posible actuar de inmediato para intentar solucionarlas. Éste es el ámbito de la prevención, en el que han de participar tanto los médicos como los propios padres.

Conoce lo que hace el pediatra

El Pediatra es el especialista médico que estudia al niño y sus enfermedades. El término procede del griego paidos (niño) y iatrea (curación), pero su contenido es mucho mayor que la curación de las enfermedades de los niños, ya que la pediatría estudia tanto al niño normal como al enfermo.

Los pediatras están especialmente entrenados para tratar y coordinar las necesidades de salud de su hijo(a) además de los siguientes asuntos:

  • Crecimiento y desarrollo
  • Enfermedades
  • Nutrición
  • Vacunas
  • Lesiones
  • Acondicionamiento físico
  • Comportamiento
  • Problemas emocionales o familiares
  • Dificultades en el aprendizaje y otros problemas escolares
  • Prevención y tratamiento de abuso de drogas
  • Acoso y maltrato infantil
  • Pubertad y otras inquietudes relativas a la adolescencia
  • Televisión, internet y otros medios de comunicación.

¿Cómo elegir al pediatra de mi hijo?

Un buen pediatra siempre debe estar disponible para atender a unos padres preocupados.

El profesional de salud que tenga a su cargo la salud del pequeño de la casa, debe ser un médico preparado, competente y sobretodo que comprenda las necesidades y miedos de los niños.

Guía de recomendaciones:

Investigue a fondo. Pida referencias a otros doctores, familiares, amigos, parientes y compañeros de trabajo. Cuando alguien le recomiende un pediatra, haga las siguientes preguntas acerca de ese doctor:

  • ¿Tiene todas sus licencias y certificaciones al día?
  • ¿Está al tanto de los últimos avances en la medicina pediátrica?
  • ¿Habla el pediatra con los niños y no sólo con los padres?
  • ¿Qué tan servicial y amistoso es el personal del consultorio?
  • ¿Cuál es el tiempo promedio de espera hasta que el niño esté atendido por el pediatra en una cita programada?
  • ¿Cómo maneja el consultorio las emergencias? ¿Atiende a los niños lo más pronto posible?
  • ¿Hay algo acerca del pediatra o el consultorio que le molesta?
  • ¿Le gusta  a su niño ese pediatra?
  • ¿Cuál es el horario de consultas?¿Hay citas o están disponibles en la noche y los fines de semana?
  • ¿Hay alguien que cubra la atención de emergencia si su pediatra no está disponible?
  • ¿Cuál es el mejor momento para llamar a hacer preguntas rutinarias?
  • ¿Hay un servicio telefónico que conteste cuando la consulta está cerrada?

No espere hasta que su hijo se enferme o hasta que necesite un chequeo médico para elegir al pediatra. Aunque se haya mudado recientemente, esté cambiando de seguro médico o vaya tener un bebé, es mejor buscar un pediatra tan pronto como sea posible.

Visite el consultorio
Una vez que tenga una lista de pediatras, es recomendable que visite cada consultorio médico. Fíjese si la sala de espera está limpia. Observe si el personal del consultorio es servicial y amistoso.

Siga sus instintos
Después de su primera visita con el pediatra, hágase está pregunta: ¿Me escuchó con atención el pediatra, contestó mis preguntas y mostró interés? Por encima de todo, pregúntese si le agrada y le inspira confianza. Si su instinto le dice que “no”, hable con el siguiente pediatra de su lista.

El Pediatra, más que un médico es un amigo en el futuro

Para que la tarea del pediatra sea realmente eficaz es fundamental que tanto el pequeño como sus padres lo consideren como un amigo, alguien en quien se puede confiar y al que se puede tratar sin reservas ni temores. Los padres han de apreciar que el pediatra sabe no sólo escucharlos sino también explicarse, y no han de dudar en reclamar su atención cuando piensen que es necesario.

Es fundamental que el niño sepa que no tiene nada que temer cuando visita a su médico: nunca debe amenazarse al niño, como castigo, con “ir al doctor para que te pongan una inyección“, ni hacer comentarios de este tipo.

Las visitas al Pediatra

No basta con acudir al pediatra tan sólo cuando se piensa que el niño está enfermo.  Las visitas de control, que se hacen sin que aparentemente resulten indispensables, proporcionan una valiosa información, pues permiten acumular los datos necesario para poder evaluar el estado del niño y su evolución particular.

Su historia clínica cobra, así, la máxima importancia si en algún momento se detecta un problema porque contiene una información que puede resultar fundamental para conseguir un diagnóstico certero y para determinar la mejor manera de proceder.

¿Cuál es la frecuencia de las visitas?

CALENDARIO DE ATENCIÓN EN SALUD PREVENTIVA

Después del nacimiento del bebé, la siguiente consulta debe ser entre 2 y 3 días después de llevar al bebé a la casa (para niños que están siendo amamantados) o cuando el bebé tiene 2 a 4 días (para todos aquellos bebés que han sido dados de alta del hospital antes de los 2 días de haber nacido). En el caso de padres experimentados, algunos médicos demoran la consulta hasta 1 o 2 semanas de edad.

En la primera visita al pediatra, el médico realizará un examen de fondo del niño, es decir lo analizará y lo evaluará detalladamente para constatar presencia de anomalías y a la vez la evolución del crecimiento y el estado nutricional del niño.

  • Desde Recién Nacido a los 6 meses una vez al mes.
  • De los 7 meses hasta el año cada dos meses.
  • Desde el año hasta los 3 años cada tres meses.
  • A partir de los tres años una vez al año.
  • En resumen:

¿Cuándo lo debes llevar al pediatra?

  • Al primer mes
  • Al segundo mes
  • A los 4 meses
  • A los 6 meses
  • A los 9 meses
  • Al primer año
  • A los 15 meses
  • A los 18 meses
  • A los 2 años
  • A los 3 años
  • A los 4 años
  • A los 5 años
  • A los 6 años
  • A los 8 años
  • A los 10 años
  • Cada año hasta cumplir los 21 años.

Además de estas consultas, llame y consúltele al pediatra en cualquier momento en que su bebé luzca enfermo o cuando usted tenga alguna preocupación acerca de la salud o desarrollo de su hijo.

Es importante estar pendiente de su crecimiento

Se presta atención especial a si el niño está cumpliendo con las pautas del desarrollo normal. La estatura, el peso y el perímetro cefálico se registran en una curva de crecimiento que el médico llevará junto con la historia clínica del niño. Esto puede ser un buen punto de partida para la conversación acerca de la salud del niño.

Pregúntele al pediatra sobre la curva del índice de masa corporal (IMC), que es la herramienta más importante para identificar y prevenir la obesidad.

La visita médica típica de un niño sano proporciona información acerca del desarrollo normal, dieta, cuidado general, inmunizaciones, últimas enfermedades infecciosas que están en el ambiente y otros consejos e información importante para los padres. Se presta atención especial a si el bebé ha cumplido con los hitos normales en su desarrollo. La altura, el peso y la circunferencia de la cabeza son registrados en un gráfico que el médico conserva con la ficha del niño.

Revisado por: Héctor D. Nieves, MD Pediatra, Ex-Presidente Sociedad Puertorriqueña de Pediatría y Daisy Quirós, MD, Pediatra, Presidenta Academia Médica del Sur

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 3 Promedio: 5)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

A mayor exposición a pantallas, menor desarrollo infantil

Entre más tiempo pase tu hijo menor de 5 años frente a la pantalla de un dispositivo elect…