Las tabletas y los teléfonos inteligentes no son para los bebés

4,655

Servicio de Noticias de Pediatría y Familia.com

A muchos bebés y niños pequeños les encanta sobremanera jugar con la tecnología de pantalla táctil ¡y no es de extrañar! Las pantallas táctiles brindan gratificación instantánea con imágenes geniales, movimientos y sonidos que apelan a sus sentidos.

Lógicamente, muchos padres se emocionan con esta tecnología interactiva porque han escuchado, en su mayoría en anuncios mediáticos, que los bebés pueden aprender números, palabras y conceptos.

Sin embargo, “hasta la fecha no existe ningún estudio de investigación que haga la conexión entre las tabletas o los teléfonos inteligentes y el aprendizaje infantil”.

Ya sea durante los viajes en automóvil o durante la espera en el consultorio del pediatra, es común que los padres les den a sus niños pequeños un teléfono inteligente, una computadora portátil o tableta.

Para los padres, estos dispositivos hacen el papel de niñeras, y con cientos de aplicaciones disponibles para niños pequeños, tienen un creciente atractivo para los pequeños. ¿Existen ventajas potenciales o algún detrimento para los bebés expuestos a estas pantallas interactivas? Reiteramos, no se han realizado estudios de investigación, así que no existe todavía evidencia científica.

Para los niños más grandes, los elementos interactivos les permiten aprender conceptos tales como causa y efecto y secuencia pero, los bebés todavía están atravesando por un desarrollo crítico del cerebro y los efectos a largo tiempo son desconocidos.

Nuestra posición

En lo que se refiere al  tiempo frente a una pantalla, la American Academy of Pediatrics (AAP) tiene una posición muy clara:

“La AAP recomienda eliminar por completo el tiempo frente a una pantalla para los niños menores de 2 años, ya que podría estar ligado a retrasos en el aprendizaje del lenguaje“.

Es importante hacer la observación de que así como los televisores, las computadoras y las tabletas, los teléfonos celulares también tienen pantallas.

Lo que sabemos acerca de las pantallas digitales en cuanto a los bebés

Numerosos estudios han demostrado que los niños aprenden mejor de las experiencias reales que del tiempo que pasan frente a una pantalla, especialmente las actividades que tienen que ver con el movimiento y el de las acciones.

Desafortunadamente, cuando al uso de las tabletas, los teléfonos inteligentes y las computadoras se le suma el tiempo que pasan viendo televisión, se estima que en promedio un niño de 12 meses de edad está expuesto hasta 2 horas al día frente a una pantalla.

Valor del juego activo

Aunque parezca atractivo que un bebé aprenda los conceptos de “arriba” y “abajo” o “parar” e “ir” mediante el uso de la tecnología, no se puede reemplazar la experiencia real de cuando su niño está participando físicamente en el mundo a través del  juego.

“La exploración activa desarrolla la coordinación entre los ojos y las manos, la percepción visual y las destrezas motrices finas, cada una de estas no puede ser abordada de la misma forma en una pantalla bidimensional”. 

Es de suma importancia que los bebés aprendan nuevos conceptos mientras se relacionan o interactúan con personas reales y objetos.

“Construir, escalar, pretender, golpear, apilar o amontonar y manipular son todas experiencias sensoriales motrices tridimensionales que no pueden ser replicadas en una pantalla”; concluyen expertos.

Redacción Pediatría y Familia

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Tres trucos para acertar en la talla del calzado

Es importante que recuerdes que a diferencia del pie del adulto, el pie del niño lleva una…