Los mejores colores para la habitación del bebé

543

Los científicos han demostrado que los colores tienen efectos sobre nuestro comportamiento y nuestras emociones. Aunque los colores no se pueden tocar, ni escuchar, ni oler, las sensaciones que transmite a cada individuo son diferentes. Por esa razón, los especialistas en cromoterapia, conocida como terapia del color, recomiendan el uso de ciertos colores para la habitación de bebés y niños.

A la hora de elegirlos, es importante recordar que cada color tiene su propio espectro, luz y energía.

Sin embargo, la pregunta es… ¿cómo saber cuáles son los más indicados? Aquí te dejamos algunas sugerencias:

Naranja vigoroso

Este es el color del fuego, la alegría y la felicidad. Dentro de sus efectos positivos están la estimulación del apetito, la caridad y la tolerancia a todos los seres de la naturaleza. En cromoterapia, por ejemplo, se utiliza para eliminar miedos y curar estados depresivos y obsesivos. Además expresa placer, presencia de luz y mucha, mucha fiesta. También ayuda para superar la timidez y estrechar relaciones.

Amarillo entusiasta

El color amarillo es ideal para la habitación de un niño pero no se aconseja para un bebé, pues tienden a llorar más en habitaciones pintadas de este color. Es uno de los colores más cálidos y su luz está presente en todas partes, por lo que hace los espacios más amplios y los llena de buenas vibraciones. Los efectos positivos del amarillo son los siguientes; estimulación del aparato digestivo, aumento de la capacidad intelectual y alivio de dolores musculares o hepáticos. Además, sube el ánimo y ayuda a liberar el estrés.

Verde primaveral

Desde la antigüedad, el color verde está asociado con el medio ambiente, la esperanza, la fertilidad y la primavera. Sus vibraciones crean mayor actividad cerebral, calma el estado de ánimo tenso y reduce todo tipo de tensión. Estar cerca de este color, acelera procesos de desintoxicación en el cuerpo humano. Por otro lado, es uno de los colores ideales para el descanso, de acuerdo con los especialistas en cromoterapia.

Azul sosiego

El azul es uno de los colores más poderosos y es uno de los más beneficiosos para los menores. Las sensaciones inmediatas que transmite están relacionadas con el descanso, la tranquilidad y la paz. Es muy recomendado para los niños que presentan dificultades para dormir, disminuye los dolores de cabeza y reduce cualquier enfermedad estomacal. Gracias a sus efectos relajantes, se considera un color sedante porque disminuye el apetito y reduce la presión sanguínea.

Violeta intuitivo

Expresa misterio, saca la intuición y eleva la capacidad intelectual. Es un color relajante y, por lo tanto, que indica ausencia de tensión. Puede significar calma, autocontrol y dignidad. Por ese motivo, en terapia de color se utiliza para tratar problemas de circulación, crisis nerviosas y angustias.

Blanco estimulante

Este color es el estado básico de la luz, el que crea a todos los demás colores. En cromoterapia, se considera al blanco como el color más estimulante, ya que desarrolla la creatividad, activa a las ondas cerebrales y hace que los espacios se vean más amplios y purificados.

Por supuesto, en este listado no están todos los colores que se usan en decoración infantil. Tampoco indican que sean una regla universal que se deba seguir. Lo primordial es crear espacios para que el bebé o el niño se sienta a gusto, disfrute de sus juegos y ocurrencias y comprenda que ese es su lugar en el hogar.

 

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Cargue Artículos Más Relacionados

Mira además

Células madres, posible clave para el tratamiento del autismo

Las células madre podrían ser la clave para tratar a los niños. Actualmente el autismo es …