3 consejos para tratar heridas en los niños

Por: Redacción Pediatría y Familia

Durante la etapa de crecimiento resulta inevitable que su curiosidad e ingenio les produzca lesiones leves. Puede que inicialmente, el sangrado, el dolor y el llanto nos alerten como padres o cuidadores de estas situaciones. Sin embargo, a veces no le prestamos la suficiente atención porque creemos que son dolencias que sanan, generalmente sin ningún tipo de intervención.

Pero, lo cierto es que a los consultorios pediátricos se remiten varias preguntas para saber cómo actuar en estos casos, dependiendo del tipo de lesión y de la profundidad de la misma. Con el fin de mejorar la atención oportuna a los más pequeños, en este artículo resolvemos algunas de las dudas más frecuentes, especialmente para evitar infecciones y otro tipo de complicaciones de salud en los niños.  De acuerdo con la Asociación Americana de Pediatría (AAP), estas pautas pueden ser aplicadas en pequeños de cualquier edad.

3 dudas resueltas sobre el tratamiento de lesiones infantiles

1. ¿Cuál es la mejor forma de tratar una raspadura o corte? 

Lo primero que se debe hacer en estos casos es detener el sangrado. Esto se logra apretando con una gasa limpia y esterilizada durante -máximo- 10 minutos. No se debe interrumpir este primer paso, ya que se prolongará más la hemorragia inicial. Luego de este tiempo se debe lavar la herida con agua y jabón, pero en caso de que el niño manifieste mucho dolor, se puede sumergir el área afectada en agua tibia. Cuando la herida ya esté limpia, se debe secar muy bien, aplicar una crema antibacteriana y cubrir la herida hasta que haya sanado por completo.

2. ¿Cómo puedo saber si la herida necesita puntos de sutura?

Estas son las pautas que entrega la AAP para reconocer si una herida en niños requiere de intervención médica:

– Si son cortes que atraviesan toda la piel o una gran extensión (1,30 cm), se recomienda asistir a emergencias para que el pequeño reciba la atención más adecuada.

– Si se trata de una lesión profunda, abierta o en un área sensible -si se habla de una zona estéticamente afectada- consulta al pediatra para saber si es necesaria su intervención.

– Las pequeñas raspaduras o cortes – a pesar de que a veces se manifiestan con grandes hemorragias- no necesitan de este tipo de suturas. Con una buena crema antibacteriana, la herida sanará por sí sola en un lapso de 2 a 4 semanas.

3. ¿Qué puedo hacer para reducir la cicatriz que deja la herida? 

Es importante saber que -aunque la piel de los niños sana más rápido- la piel del niño nunca quedará igual. Si el niño necesita puntos de sutura, los pediatras cuentan con un equipo especial que se utiliza en estos casos. Pero, dentro de los aspectos que se deben tener en cuenta como ayuda para reducir la visibilidad de una cicatriz destacamos los siguientes:  adecuada protección solar, masajes en el área de la cicatriz y el uso de hojas o geles de silicona, ya que hidratan la zona y la aplanan poco a poco.

¡Esperamos que estos consejos te sean útiles! Recuerda que ante cualquier duda o anomalía lo que debes hacer es consultar a tu médico primario.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más en Niños
Los comentarios están cerrados.

Lea también

La verdadera razón de por qué los niños hablan en sueños

Somniloquia o cuando el niño es capaz de hablar mientras duerme. Algunos niños y adultos h…